NUESTRO MUNDO AGONIZA UN POCO MÁS

Hay personas que sin conocerlas nos merecen confianza y apego. Yo no conocí personalmente a Miguel Delibes (¡otro Miguel para la historia de la Literatura!), pero desde niña sé de él: por alguna lectura obligatoria del colegio tipo El camino, a través de sus adaptaciones teatrales (Cinco horas con Mario, Las guerras de nuestros antepasados) o televisivas (La sombra del ciprés es alargada), o gracias a consejos paternos (La hoja roja). De los Libra nadie se libra, digo medio en broma medio en serio a mis amigos. Y él lo era…

Desde el 12 de marzo nuestro mundo agoniza un poco más, porque uno de los valedores de eso que los ecologistas han dado en llamar sostenibilidad se ha ido muchos años después que su esposa y musa Ángeles (cuya figura evoca en Señora de rojo sobre fondo gris); y quien por el expreso deseo de su marido de pasar la eternidad junto a ella, reposará junto a él en el Panteón de Hombres Ilustres, sin hacérsele suficiente la compañía de otros autores como José Zorrilla o Rosa Chacel.

Con el nombre de Un Mundo que agoniza se publicó el discurso que pronunció con motivo de su ingreso en la Real Academia de la Lengua en 1975 (originalmente El sentido del progreso desde mi obra). En él mostraba su credo vital y literario, un alegato contra el progreso mal entendido y los peligros de la sobreexplotación de los recursos naturales terrestres y marítimos, así como de la flora y de la fauna (por más que algunos se dejen llevar de los prejuicios y no le soporten por sus aficiones: la caza, la pesca, el toreo…), tal y como se observa en una lectura atenta de sus obras y como plasma en sus personajes. Su denuncia pretende hacernos partícipes de la conservación de la Naturaleza, como hombre de campo y serenidad, más que de ciudad y prisas (en él ésta a veces toma una presencia peligrosa que me hace pensar en La aurora de nueva York de Lorca). Tanto es así que varios de sus hijos son biólogos. Y con su primogénito Miguel Delibes de Castro ha escrito: La tierra herida: ¿qué mundo heredarán nuestros hijos?

Las orejeras nos hacen ver enemigos donde no los hay y nos imponen nuestras propias limitaciones. Voces hay que lo repudian por algunos aspectos de su ideología sin indagar en cómo buscó el origen de las rencillas sociales, criticó el poder injusto y sus decisiones arbitrarias (y no sólo cuando al frente de El Norte de Castilla huía de las censuras de Fraga), rechazó los abusos del latifundio y el clasismo (en Los santos inocentes es tan protagonista la degradación moral de una familia como la explotación a la que la somete el caciquismo de la Extremadura rural); y buceó en la psicología de los desprotegidos y de los marginados. Y practicó como nadie su amor a la tierra, sin nacionalismos ni servidumbres, sí con un oído único para el vocabulario que si no fuera por él se habría extinguido con la muerte de sus hablantes. Eso es hacer patria sin dañar al prójimo.

Este vallisoletano hijo de un cántabro de Molledo, que empezó como caricaturista y acabó siendo el director de El Norte de Castilla, ganador del Nadal, Premio de la Crítica y Premio Príncipe de Asturias (ex aequo con Torrente Ballester) y candidato al Nobel, fue conocedor en vida del cariño de muchos de sus compatriotas (alguno sí es profeta en su tierra) y obtuvo no sólo estos galardones sino otros muchos reconocimientos entre los que destacan la Cátedra Miguel Delibes o la creación de La Ruta del Hereje en su ciudad natal (¡habrá que hacerla!).

Para mí fue un intelectual de a pie, un narrador sensato que se ha merecido esta vida de la fama manriqueña que no habrá de ser efímera, y que nos sobrevivirá allá cuando nosotros nos hayamos convertido en compost o en un recuerdo con fecha de caducidad.

Puedes leer un artículo de opinión de Luis García Jambrina sobre Delibes en: http://www.publico.es/301288/referente/etico/maestro/literario

Acabo de leer otro artículo muy interesante sobre cómo Delibes ha marcado a toda una generación en: http://www.labitacoradeltigre.com/2010/03/12/la-mortaja-de-miguel-delibes/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: