EL TAO TE KING DE LAO TSE

TAO TE KING, el “libro de 5.000 palabras” o  Libro del Tao y del Té -que es la base del Taoísmo, sabiduría oriental a medio camino entre la mística y lo práctico- es sinónimo de una profunda doctrina pese a su brevedad, y resulta a un tiempo misterioso y diáfano, paralelístico y paradójico (como toda literatura altamente religiosa), plagado de proposiciones condicionales y una función apelativa cuyos símiles aluden a lo cotidiano para que su enseñanza llegue mejor. El autor de esta especie de Biblia china es Lao Tse, de quien cuenta la leyenda que nace como un anciano ya –de ahí su nombre que significa “viejo filósofo”- hacia el S. V o VI a. C., nacimiento milagroso tras llevarlo en su seno su madre durante 82 años, que era virgen como la de Jesús y la de Buda.

Según el Taoísmo el mundo está regido por dos fuerzas opuestas (el ying y el yang) y complementarias, la tercera fuerza o Tao es el principio conciliador de los otros dos o espíritu universal con que se forman todos los seres del mundo (es una fuente insondable, el “recipiente vacío que nunca se puede llenar”). Sus mensajes van en la línea de un ecologismo que identifica lo humano con la Naturaleza, el influjo omnipresente del espíritu, la doctrina de la “no-acción” o “no-interferencia”, la importancia de mantener la simplicidad original de la naturaleza humana y un ritmo natural de la existencia, y advierte del peligro del gobierno demasiado activo si interfiere en la vida sencilla del pueblo. Sus lecciones de humildad, quietud y calma, se enfrentan a la locura de la fuerza, el orgullo y la autoafirmación.

El Taoísmo enfatiza lo que es natural y espontáneo en el hombre, frente a la insistencia del Confucianismo en los aspectos sociales, organizativos y rituales de la vida. Pero las dos perspectivas han configurado el carácter chino, su sentido del equilibrio. Así, el gobierno del Sabio “mantiene vacíos los corazones y llena los vientres, debilita las ambiciones y fortalece los huesos, de modo que el pueblo se purifique de sus pensamientos y deseos y los astutos no traten de interferir (…) gracias a la acción sin actos todos pueden vivir en paz”. Sus enseñanzas (cuyos ecos se rastrean en escritores posteriores como Ovidio o Descartes) nos aportan el grado de reflexión y universalidad que a las mentes occidentales arrítmicas nos hace falta, y da importancia a lo que la tiene, el Universo eterno porque “no vive para sí” y al hombre Sabio, que “Ve su persona como algo accidental, y así su persona se conserva”:

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

 

  • El Sabio conduce sus asuntos sin actuar, predica la enseñanza sin hablar. Todas las cosas se manifiestan, él no las rechaza.  Les da vida, pero no se apodera de ellas. Actúa, pero no se apropia. Realiza su tarea, pero no se atribuye ningún mérito. Y precisamente porque no se atribuye ningún mérito, el mérito no se le puede arrebatar”.“El Sabio no tiene opiniones ni sentimientos propios, / sino que hace suyos las opiniones y los sentimientos del pueblo”. “El Sabio lleva un tosco vestido / y oculta el jade en su pecho”. “El Sabio se conoce, pero no se exhibe. Se ama a sí mismo, pero no se alaba. / Prefiere la gentileza a la fuerza”. “El Sabio / evita el exceso, / evita la extravagancia, / evita el orgullo”. (El Sabio no) “se aferra a nada, y por eso nada pierde”. “Así, el Sabio reina sobre el pueblo / rebajándose en sus palabras”.
  • “Si no se exhibe lo deseable, el corazón del pueblo no se alterará”
  • “El universo es como un fuelle: está vacío, pero es inagotable. Cuanto más se le hace trabajar, más produce. El exceso de palabras agota a la inteligencia. Es mejor aferrarse a lo esencial”
  • -El hombre superior es como el agua. / El agua beneficia a todas las cosas / y no compite con ellas. / Habita en los lugares humildes que todos desdeñan. / Por ello está cerca del Tao.”
  • “Enorgullecerse de la riqueza y el honor / es echar las semillas de la propia caída. Retírate cuando tu trabajo esté terminado.”
  • “Engendrar, alimentar, / engendrar sin apropiarse, / actuar sin tomar posesión, / ser guía de los hombres sin ejercer la dominación: / ésta es la Virtud oculta”.
  • “El retorno a la raíz es Reposo”.
  • “Los mejores soberanos, el pueblo apenas sabe que existen (…) Con los mejores ocurre que una vez que han terminado su obra / el pueblo dice: ‘Lo hemos hecho nosotros mismos’”.
  • “Ceder  es conservarse íntegro. / Doblarse es enderezarse. / Estar vacío es llenarse. / Consumirse es renovarse. / No tener nada es poseer. / Tener en abundancia es desorientarse”
  • “La Naturaleza dice pocas palabras”
  • “El que no tiene suficiente fe / no será capaz de obtener la fe de los demás”
  • “El hombre sigue la ley de la Tierra; / la Tierra sigue la ley del Cielo; / el Cielo sigue la ley del Tao; el Tao sigue sus propia ley”.
  • “Lo pesado es la raíz de lo ligero; / lo quieto domina lo agitado”. “en la acción apresurada, se pierde el autodominio”
  • “Un buen corredor no deja huellas”.
  • “El hombre bueno es el maestro del malo. Y el malo es la lección del bueno”
  • “El mundo es un Recipiente Sagrado / que no se puede manipular. Quien lo manipula lo estropea. / Quien lo agarra lo pierde”.
  • “El lugarteniente se coloca a la izquierda, / el general se coloca a la derecha. / Esto quiere decir que la guerra se considera como un funeral (…) Una victoria debe celebrarse con el rito funerario”
  • “El que sabe dónde detenerse para reposar / sabe evitar el peligro. / El Tao es en el mundo / como el gran río o el mar al que fluyen los arroyos”.
  • “El que conoce a los hombres es inteligente. / El que se conoce a sí mismo es sabio”.

  • El Gran Tao “fluye por todas partes” “Precisamente porque no pretende ser grande, / su grandeza se realiza”. “Lo usas, y nunca se agota”. Es la “Simplicidad original sin nombre / que carece de deseo. / La ausencia de deseos produce el reposo. / Y el mundo se pacifica por sí solo”. “El Tao las engendra, / la Virtud las nutre, / la materia les da forma, / las circunstancias las completan” (a todas las cosas). Pero ojo: “Las engendra y no las posee, / las ayuda y no se las apropia, /es superior pero no las controla. / Ésta es la Virtud oculta”. – El Tao “es semejante a la acción de tensar un arco. La parte superior baja u la inferior sube”.
  • “Lo tierno y débil vence a lo fuerte”.
  • “El hombre de justicia superior actúa, y lo hace persiguiendo una finalidad”.
  • “El hombre noble habita en lo sólido / y no en lo diluido. / Habita en el fruto/ y no en la flor”.
  • “La nobleza necesita el apoyo del hombre común / y lo eminente tiene su fundamento en lo bajo”.
  • “Desmonta las partes de un carro, / y no queda carro. / Es mejor retumbar como las rocas / que tintinear como el jade”
  • “La virtud superior parece vacía como un valle. / La pura blancura parece manchada.” “El gran espacio no tiene ángulos. / El gran talento necesita mucho tiempo para madurar”. “La gran Forma no tiene contorno”.
  • “A veces se gana perdiendo, / y se pierde ganando”.
  • “El hombre violento morirá de muerte violenta”.
  • “Lo más blando del universo / atraviesa lo más duro. / Lo que no tiene forma penetra en lo que no presenta ningún resquicio. / Por esto conozco el beneficio de la no-acción” y de la “enseñanza sin palabras”.
  • “¿Qué se ama más: la fama o la propia persona?”, “¿Qué mal es mayor: la pérdida o la posesión?” 
  • “La mayor perfección parece imperfecta (…) Lo más recto parece tortuoso. (…) El movimiento vence al frío, pero la quietud vence al calor. / La calma y la quietud son la norma del universo”.
  • “No hay mayor maldición que la falta de contento. / No hay peor mal que el deseo de posesión. / Por eso el que sabe contentarse siempre estará contento”
  • “Cuanto más lejos se va, / menos se sabe. / Por eso el Sabio conoce sin viajar, / comprende sin mirar, / realiza sin actuar.”
  • “El que puede ver lo pequeño es clarividente, / El que se mantiene en lo débil es fuerte”
  • “Lo que está bien plantado no se puede arrancar”. “¿Cómo sé que el mundo es así? / Por lo que hay en mí”.
  • “El que es rico en Virtud / es como un recién nacido”, “su vitalidad está intacta”. “Conocer la armonía es conocer lo Eterno”, “Intensificar el movimiento de la vida es de mal agüero. / Controlar el aliento es fortaleza. / Crecer con exceso es decaer. (…) Y lo que es contrario al Tao pronto perece”.
  • “El que sabe no habla; / el que habla no sabe”, “suaviza los bordes, / deshaz los enredos”.
  • “Se gobierna un reino con la Norma, / se lucha en la guerra con lo excepcional, / pero el mundo se conquista con la no-acción”, “Cuanta más habilidad técnica tienen los hombres, / más cosas extrañas producen”.
  • “La desgracia se apoya en la dicha, / y la dicha se esconde en la desgracia (…) Lo normal se vuelve anormal / y lo bueno se vuelve siniestro”. “Por eso el Sabio es recto, pero no cortante; / es íntegro, pero no hiere; / es honesto, pero no altanero; / es brillante, pero no deslumbra”
  • “Ser frugal es estar prevenido”, “Esto es tener firmes raíces, fuerza profunda, el camino hacia la inmortalidad y la visión duradera”
  • “Gobernar un gran reino es como freír un pececillo”. “Un gran reino debe ser como las tierras bajas, / hacia las que confluyen las aguas del mundo, / y debe ser la Hembra del mundo”. “Unos vencen abajándose, / otros, permaneciendo bajos”.
  • “Realiza la no-acción. / esfuérzate en el no-esfuerzo. / Saborea lo sin-sabor”
  • “Aborda lo difícil cuando todavía es fácil”. “Los grandes problemas del mundo / hay que abordarlos cuando todavía son pequeños.” “Al que promete a la ligera / a menudo le costará cumplir lo prometido. (…) Por eso el Sabio lo considera todo difícil, / y por eso nunca halla dificultades”
  • “Lo que está quieto es fácil de asir. / Lo que aún no es manifiesto es fácil de evitar (…) / Ocúpate de las cosas antes  de que se presenten. / Cultiva el orden antes de que irrumpa el desorden”.
  • “Aprende a desaprender”.
  • “Es preferible ser huésped que anfitrión. / Es preferible retroceder un pie que avanzar una pulgada”.
  • “Saber que no se sabe es tener una noble intuición. / Pretender saber y no saber es una enfermedad del espíritu”. Hay que reconocer carencias, humildad.
  • “Vencer sin luchar” (es el camino del Cielo), “responder sin hablar, / atraer sin llamar, / conseguir resultados sin trazar planes”. “La Red del Cielo es inmensa y de anchas mallas, / pero no deja escapar nada”.
  • “Ocupar el lugar del ejecutor / es como manejar el hacha del maestro carpintero. / El que maneja el Hacha del maestro carpintero / rara vez deja de herirse las manos”.
  • “Lo tierno y lo flexible son los compañeros de la vida”. “Lo grande y fuerte está debajo. / Lo tierno y débil está arriba”.
  • “No hay nada más blando y débil que el agua, / pero nada la supera en vencer a lo duro”, “Lo débil vence a lo fuerte”. “Las palabras verdaderas parecen falsas”.
  • “Las palabras verdaderas no son gratas”, “El hombre bueno no discute”, “El hombre Sabio no es un erudito”, “El Sabio no acumula”.

Vaya cantidad de reflexiones, máximas y sentencias en un mínimo de palabras ¿eh?, seguro que con cualquiera de ellas podríamos estar un buen rato meditando y dándole vueltas y no acabaría de aportarnos ideas con sus múltiples matices. Es lo que tiene la verdadera filosofía, que se multiplica en la mente de los otros. Y la que yo considero buena puede estar al alcance de quien quiera acercársele, y no ha de ser hermética e intransferible.

 

Anuncios

2 comentarios

  1. Elena said,

    julio 5, 2010 a 4:35 pm

    Équilicua. Son pura sabiduría oriental.

  2. Ave canora said,

    junio 28, 2010 a 9:34 pm

    Uhhmmm, qué armonía traslucen estos versículos, suena a música celestial, jeje, del dios que sea.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: