¿VER PARA CREER O CREER PARA VER?

Esta pregunta seguro que nos la hacemos todos alguna o muchas veces de una forma u otra. Así surgieron estos versos, un poco irónicos y metaliterarios y con un cariz ecológico:

¿VER PARA CREER O CREER PARA VER?

Examino las hojas de los árboles

y siento la dulce exuberancia

del erótico verde y su excitada

penumbra entrelazada.

Y pienso: el mundo estuvo,

seguramente, un día, muy bien

hecho. Dechado de virtudes

familiares y defectos pequeños

que el convivir diario torna

un roce. Igual que mis amigos,

siempre a la altura de lo que

sus fuerzas les permiten.

Mi projimío, que diría Mario,

no es ajeno, sino el puro reflejo

de cuanto de mí emana.

Y veo que el mundo está bien

hecho, como dijo Guillén,

a pesar de los pesares, pese

a quien le pese y pese a todo.

Anuncios

2 comentarios

  1. Ave canora said,

    octubre 29, 2010 a 8:42 pm

    A mí Guillén no me mola mucho, pero Mario (es Benedetti ¿no?) me encanta. Como la mujer-árbol de la foto (¿una Dafne de photoshop o una curiosidad natural?) a punto de saltar al aire, vibra la esperanza en estos versos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: