UNA NOVELA EPISTOLAR DEL SIGLO XXI

Contra el viento del Norte de Daniel Glattauer parte de un error: Emmi Rothner prentende darse de baja vía e-mail de la suscripción que tiene con una revista y se equivoca de dirección. De esta manera traba conocimiento con Leo Leike. Lo fortuito se responde con educación y la atracción inesperada hace que se entable entre ellos un dilatado diálogo lleno de humor, ternura, erotismo e inteligencia entre dos desconocidos, ella felizmente casada con un músico viudo mayor que ella y él deprimido aún por una relación anterior fallida (Marlene). Posponer el encuentro por temor a que las emociones se desvirtúen, se convierte en el reto de estos personajes con los que desde el primer momento el lector simpatiza.

El mundo actual y la vida diaria son el territorio más propicio para la realidad virtual con sus encuentros mágicos en los que tienen cabida las confesiones inauditas y los deseos reprimidos y secretos. Pero  lo cautivador se hace hiriente y los fantasmas huyen de los peligros de la carne, de la certeza de que la imagen que nos hacemos de la realidad nunca es superada por esta misma.

Carismáticos y atractivos ambos en el espacio virtual, conjeturan desde sus respectivas pantallas cómo es el otro: Emmi, vivaz, arrogante, enérgica, ágil, un tanto prejuiciosa con respecto al género masculino… Leo, tímido, cortés, certero, encantador, franco, sensual y sensible.

Juegan al encuentro y desencuentro durante algo más de un año distribuido en diez capítulos, y las dos veces que están a punto de re-conocerse, ppiiuufffffff, la existencia cotidiana o el juego del ocultamiento y preservación de la íntima apariencia se impone. Sin embargo, la rutina siempre acaba siendo mala compañera, y la sombra de la infidelidad se diluye en los espectros de las vidas que pertenecen a diferentes esferas. Las evasivas, la cancelación de las citas, se debe al temor a un mutuo desencanto. Para él los mensajes de ella representan esa segunda voz o voz interior; y para ella, la de él se ofrece como una “externalización”, una forma de fugarse de su mundo cotidiano. Para uno y otro sus mensajes supusieron un desahogo, para ambos acabará convertido en una necesidad imperiosa.

Tras esta lectura vertiginosa, espero hacerme pronto con Cada siete olas, la que promete ser su interesantísima segunda parte. 

Anuncios

3 comentarios

  1. julio 12, 2013 a 5:24 pm

    Hola!! Muy buena nota, me gustó. El género epistolar es muy interesante, particularmente porque nos mete mucho más en la psicología de los personajes.

    Yo lo conocí primero por los cuentos policiales y de suspenso que leía en antologías y que suelen usar esta tecnica para narrar distintos puntos de vista.

    Justamente yo también armé un humilde post donde reseño la novela epistolar.

    Si te interesa, te invito a leerlo y comentarme qué te parece:

    http://www.viajarleyendo451.blogspot.com.ar/2013/07/las-ventajas-de-ser-epistolar.html

    También, si quieren pueden seguirme en:

    https://www.facebook.com/sivoriluciano

    Subo notas de literatura, cine, humor y cultura en general.

    Muy buen blog! Saludos!!

    Luciano

  2. Gonzalodeberceo said,

    diciembre 23, 2010 a 11:56 pm

    Ya la he leído… y también la continuación “Cada siete olas”. ME ha gustado. Sobre todo porque cada día se confirma la teoría de que los dos grandes temas de la literatura son el amor y la muerte. Es una lectura muy fresca y ágil por la continuación de correos electrónicos. Tuve que leer la segunda parte… y le sobranpáginas. Hubiera sido mejor acabar la historia en un sólo volumen. Quizás se salve el final.

  3. Gonzalodeberceo said,

    diciembre 12, 2010 a 6:35 pm

    ¡Qué coincidencia! Lo tengo en mi lista de espera. Leí una reseña en QUÉ LEER y lo apunté. No por la originalidad del tema, sino por su realidad. Hoy en día, relacionarse a través de internet con desconocidos es muy frecuente y, desde el punto de vista literario, me parece una fuente de imaginación.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: