CARTAS DE AMOR DE 0 A 10

Esta novela de Susie Morgenstern, publicada en la colección roja de El barco de vapor (a partir de 10 años), es una obra sencilla apropiada para 6º de Primaria o 1º de la E.S.O., estructurada en dieciséis breves capítulos titulados con un nombre propio. 

El protagonista, Ernesto, tiene precisamente esos años y vive recluido con su abuela paterna, quien se hizo cargo de él al fallecer su madre y desaparecer su padre. Su vida aburrida y monótona se circunscribe a un único recorrido, desde su casa al colegio, ida y vuelta diaria. Pero un día una explosión de vitalidad llega a su clase en forma de alumna nueva, Victoire, que le hace descubrir los aspectos emocionantes de su alrededor y las sutilezas de la convivencia. Y todo cambia a partir de ahí.

En esta historia tienen cabida las coercitivas relaciones familiares y las extrañas reacciones de algunos adultos que involucran a sus propios hijos; pero, sobre todo, es un alegato a favor de la amistad y de la superación de las dificultades (y en consecuencia una velada crítica contra el hermetismo, el inmovilismo y la cerrazón).

Aunque muchas cosas me iban pareciendo increíbles según las iba leyendo: la incomunicación que supone la ausencia de teléfono en un hogar del siglo XXI, la falta de rebeldía del chico ante la vida anodina que lleva (lectura, estudio, poca charla en casa y ninguna distracción, ya que por no tener no tienen ni un televisor, además de carecer de amigos de su edad), el que nunca haya pisado un supermercado, la casualidad que “resuelve” el problema del padre ausente, la facilidad de la abuela para amoldarse a los cambios…; a la larga se me ha hecho una agradable lectura, y no sólo por su facilidad para ser digerida, sino también porque la relación de los niños nos engatusa con su inocencia febril. Y nos engancha, sí, como las carantoñas sin malicia y dulces de la infancia. Como si nos picara la curiosidad ante ese mundo desconocido, igual que a Ernest:

“Era como si su primer nacimiento no hubiese sido el de verdad; con una madre muerta, un padre desaparecido, una abuela asustada, Germaine triste y él adormilado, era como un Bello Durmiente que esperaba que la Princesa le hiciese renacer”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: