EL SEÑUELO

Preparamos una última cena. 23 de junio, 12:15, no importa el año. Tú, seguro de tu fidelidad a una costumbre. Yo, insegura de mi inalterable devoción por ti. Amigos sin un roce desde antaño y compañeros en el fatigoso trabajo de oficina. Ella, una foto apenas desvaída sobre el estante de los archivos inusuales. Complicidad sin límites. Una mirada… y ambos dispuestos a perder el culo por salvarnos, mutuamente, digo, ante el jefe poco operativo.

Aquella noche nos despedíamos porque yo marchaba a otro destino. Reía haciendo de tripas corazón y tú soñabas. San Juan, me dije, no pierdo nada. Y cumplí el rito. Salté hasta hartarme, -pedía que se obrara el milagro- sobre una fogatita improvisada en la acera del mismo restaurante del que por fin salíamos. Luego fueron las copas y las sucesivas despedidas: ¿Hasta cuándo?, Llama a la vuelta y quedamos, Hasta la vista, Te vamos a echar de menos…, y yo que ya los estaba echando.

Callejeros como gatos, sin cruzar palabras delatoras, mientras el reloj avanzaba, iba despidiéndome de los pocos que aún quedaban con los besos pudorosos de rigor. Marchó el penúltimo y tú, que habías aparcado a mi lado, encaminaste tus pasos vacilantes acompasándolos a los míos, con la lentitud de quien se sabe indefectiblemente abocado hacia la despedida…

San Juan cumplió. Y dimos gracias al cielo con el fervor pagano de nuestros cuerpos enlazados. Aquella noche nos amamos sin distancia, una y otra y otra vez. Y sin descanso supimos que habíamos roto nuestro acuerdo tácito. Ya no había vuelta atrás. Y no prolongaste tu indecisión ni mi agonía, porque es de cobardes no hacer frente a la hora señalada. A ella la querías desde antes, pero a ti, me dijiste, te quiero mucho más.

Anuncios

4 comentarios

  1. Rayco said,

    marzo 3, 2012 a 9:02 pm

    Me ha gustado Elena. Aunque más que un microrrelato esto es un relato corto.
    Sigue publicando!.

    • marzo 4, 2012 a 6:06 pm

      Gracias, Rayco. Seguiré haciéndolo, aunque sea de esta manera.
      En cuanto a lo de si es micro o relato corto, es posible que tengas razón. No me adapto bien a los géneros, que me parecen fronteras más o menos arbitrarias. Lo etiqueto así básicamente por la extensión, la atmósfera quizá sea menos intensa que la de un microrrelato…
      Espero que vuelvas por aquí. Elena

  2. Andrea Diezz said,

    septiembre 30, 2011 a 9:15 pm

    Me encanta Elena,es que me encanta 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: