LOS ENGAÑOS DEL IDIOMA

Y yo me pregunto por qué lo llaman “recorte” cuando quieren decir sexo, sexo duro, de riesgo, y no con la prima del pueblo a la que no tratamos y sólo esporádicamente vemos, sino con todos nosotros, los primos de la nación, a los que nos dan “fútbol” – el opio moderno- para que no fumemos en pipa; a los que nos dicen “bésame” como si nos ofrecieran su chepa para pasar nuestro cupón -por si nos diese suerte-  al tiempo que nos ponen la zancadilla y nos muestran el culo, su peludo culo con ladillas, regodeándose. ¡Sorpresa!

Y recuerdo el poema de Baltasar de Alcázar en que la moza con una aguja en los labios insta al joven a besarla. ¿No se repetirá la historia? ¿No lograremos burlar al burlador, dejarle con las posaderas al aire y sus decisiones inválidas?

La picaresca española está en otras manos, lejos del pobre que medrar quisiera. El humilde, el parado, el laborioso andan pidiendo a gritos la cabeza de alguno de esos que azotan con su guante blanco al prójimo para dejarlo en cueros. Añoran el tópico del burlador burlado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: