I CONCURSO DE MICRORRELATOS

Escribiendo

Como sabéis, ideé un concurso para incitaros a escribir y a leer lo que otros escriben. Tenéis las bases en la entrada anterior:

https://elenacamachorozas.wordpress.com/2015/10/24/concursar-para-escribir-redactar-para-compartir-leer-para-vivir/.

Enredando por la red, he visto varios artículos interesantes (los enlaces de ABC  y de Manu Espada: “Diez microrrelatos en menos de 72 palabras” y el blog La espada oxidada, respectivamente,  he comprobado después que no se abren o no se ven, pero los dejo porque -copiando de nuevo su dirección  en la barra de google- suelen aparecer):

Como parece que aún estáis un poco reticentes o tímidos, ahí dejo el primero, uno mío. Podéis juzgar:

CITA A SORDAS

Le pregunté si quedábamos. Él me respondió que tal vez. Deseé no habérselo preguntado. Imagino que pensaba cómo llevar a cabo su método de seducción. De todos es sabido que hacerse de rogar acrecienta el interés. Sin embargo yo, que fui tarde a la escuela, no estuve a la altura de sus expectativas… Cuando quiso concretar la cita, otro ya me había contestado afirmativamente.                                                                            

                                                                           Elena Camacho Rozas

Por fin os animáis:

PRIMER DÍA EN LA ESCUELA:

Siempre soñé con esto para mí. Y aunque no lo conseguí para mí mismo, lo logré para mi hijo. Ante nuestros ojos se alza esta grandiosa escuela de sueños, espléndida, para guiar la imaginación del orgullo de mi vida. Un niño, aún, pero que algún día dejará atrás su inocente sonrisa para triunfar donde su padre no fue capaz. Un niño, aún, pero que algún día estará a la altura de su nombre. Máximo.

                                                                             Iván Lus

UNÁMONOS

-Te voy a contar un secreto -susurró-: desata los nudos de la garganta. Hazte notar. Mi filosofía de vida es: ¡desahógate!, deja de ahogarte, de ahotar tus palabras, tu poder.
>>Recuerda: yo estaré allá adonde vayas, contigo. Tú y yo formamos uno, y si conseguimos que todo el mundo pierda el miedo a hablar y muestres su mensaje; si logramos que cada persona sea escuchada, todos formaremos una voz. Seremos uno. Y juntos tendremos poder.

                                                                             Minnie Peacock

UN GIRO:

Y él, que sólo quería acostarse con ella, terminó escuchando sus problemas, secando sus lágrimas y acariciándole el pelo. Él, que sólo quería tocar su cuerpo, acabó llevándola de la mano por la calle. Él que sólo quería lío de una noche, se convirtió en fanático de sus besos, de su aroma, de ella. Pasó de querer comérsela, a querer comerse el mundo con ella.

                                                                           Laura Palomo de Pablos

INVISIBLE

Allí estaba ella, rodeada de los llantos de sus seres amados, y de la tristeza de sus conocidos. Allí estaba ella recibiendo los abrazos de los cuentos de su vida, breve pero intensa. Allí estaba ella, con temor al futuro incierto que la aguardaba, un alma en pena. Allí estaba ella, tranquila. Y, ¿por qué no iba a estar tranquila en su propio funeral? Después de todo nadie podía verla. ¿Quizás porque nadie quería verla?

                                                                            Iván Lus

LOBO SOLITARIO AÑO 2038

Estoy montado en la nave espacial que va a llevar por primera vez seres humanos a habitar el planeta Marte. Sé lo que me espera allá si llegamos sanos y salvos, el no volver a ver el planeta Tierra, que ha quedado expuesto totalmente, y bien merecido, a las vicisitudes de lo que se venía revelando hasta la saciedad: el cambio climático. Fui elegido porque no me ha quedado familia y así no sufriríamos mutuamente.

                                                                             Antonio Ortuño Casas

BOSQUE SECRETO 

En esta tarde otoñal, cálida, plomiza, me adentro nuevamente hacia mi bosque secreto. Cierro los ojos lentamente, comienzo a caminar sobre la hojarasca que entona una ronca melodía. Siento como me acaricia la brisa que proviene del mar no muy lejano, escucho el dulce cántico de algún pajarillo despistado. En pocos segundos pierdo la noción de la realidad, descubriendo mi libertad interior, esa que sólo unos pocos sabemos encontrar porque aún poseemos sueños e ilusiones…

                                                                           Ana Bedia Andrés

FELICES

Uno y otro también, y así todos los días, pasaban y pasaban y yo feliz como ellos. Eso creía yo y con eso me bastaba. Ahora puedo decir lo mismo también todos los días, pero no puedo vivir del recuerdo.

                                                                             Antonio Ortuño Casas

NATURALIDAD

Más allá de la ignorancia ella pecaba de muchas virtudes. Inocencia, pureza, humildad, combinación con la cual lograba escapar siempre de la razón, aunque ésta estuviera rodeada de engaño, opresión y envidia. Lo hacía con notable indiferencia, que había aprendido siendo diferente.

                                                                              Antonio Ortuño Casas

TE AMO:

Primera persona del singular, presente de indicativo del verbo amar. Dos palabras, cinco letras. Millones de sentimientos. Puedo gritarlo, susurrarlo o simplemente pensarlo. Puedo demostrártelo día a día, o puedo tenerlo callado durante toda mi vida. Puedo ser el amor de tu vida o simplemente un simple amor pasajero. Pero yo, TE AMO. ¿Me oyes? Te amo.

                                                                            Laura Palomo de Pablos

EN LAS NUBES:

Y fue cuando la profe dijo: “Te toca salir a la pizarra”, y todos aquellos maravillosos pensamientos, que revoloteaban sin un lugar fijo donde asentarse, se esfumaron dejando aquel lugar vacío, desnudo, sin un sitio adonde aferrarse para poder afrontar ese reto y poder decir: “Ja, puedo hacer dos cosas a la vez”.                                              

                                                                              Laura Patricia del Val

SIN ESE RECUERDO, SOY FELIZ

Recuerdo los caramelos antes del horror. Pero este se escapó de mi mente atormentada. Así que no encuentro una razón para sufrir. Mas la lección no olvidaré. No confiaré en extraños ni aceptaré sus regalos, pues la malicia sabe esconderse en cualquier sonrisa. No sé lo que ocurrió, ni quiero saberlo, y por ello acepto que por alguna cósmica razón, aquel febrero solo tuvo veintisiete días. Así es como sigo adelante, y como soy feliz.

                                                                               Iván Lus

 

 

13 comentarios

  1. diciembre 31, 2015 a 1:46 pm

    UNÁMONOS

    -Te voy a contar un secreto -susurró-: desata los nudos de la garganta. Hazte notar. Mi filosofía de vida es: ¡desahógate!, deja de ahogarte, de ahotar tus palabras, tu poder.
    >>Recuerda: yo estaré allá adonde vayas, contigo. Tú y yo formamos uno, y si conseguimos que todo el mundo pierda el miedo a hablar y muestres su mensaje; si logramos que cada persona sea escuchada, todos formaremos una voz. Seremos uno. Y juntos tendremos poder.

    Minnie Peacock

    • enero 5, 2016 a 1:35 pm

      Hola, Minnie, gracias por participar, aunque has entrado en la convocatoria por los pelos (se acababa el 31 de diciembre).
      Acabo de colgar tu micro en la entrada principal. Feliz 2016.

  2. Adrián Martín García said,

    diciembre 21, 2015 a 5:11 pm

    Elena tu microrrelato es un poco rarín jeje

  3. Zobu said,

    diciembre 17, 2015 a 5:22 pm

    A ver cómo se hace para escribir.

    • diciembre 20, 2015 a 10:01 pm

      Hola, Zobu. Es muy fácil. Basta con que te animes y le eches imaginación y corrección lingüística. Cuando tengas tu microrrelato, lo escribes igual que has hecho este comentario. No olvides que debe llevar un título y tu nombre real.
      Saludos

      • Zobu said,

        diciembre 21, 2015 a 4:49 pm

        Gracias Elena ¬¬ ejem ¡GrAcIaS!

  4. Laura said,

    noviembre 7, 2015 a 10:28 am

    UN GIRO:

    Y él, que sólo quería acostarse con ella, terminó escuchando sus problemas, secando sus lágrimas y acariciándole el pelo.
    Él, que sólo quería tocar su cuerpo, acabó llevándola de la mano por la calle.
    Él que sólo quería lío de una noche, se convirtió en fanático de sus besos, de su aroma, de ella.
    Pasó de querer comérsela, a querer comerse el mundo con ella.

    Laura Palomo de Pablos

  5. Angel Zupa said,

    noviembre 2, 2015 a 10:17 pm

    Muchas gracias Amiga!!

    Excelente reflexión., en Italia a veces decimos Oggi e Oggi e domani e un altro giorno.

    Como el tema de José Luis Perales ¡que pasará mañana!.

    Cordiales y Afectuosos Saludos.

    Angel

    • noviembre 3, 2015 a 1:24 pm

      Gracias, Ángel.
      Me parece un refrán muy sonoro y equiparable a este nuestro: “Hoy es hoy y mañana Dios dirá”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: