Laura Casielles es una joven escritora asturiana galardonada con el XIII premio de poesía joven “Antonio Carvajal” por su poemario Los idiomas comunes.  Ahora que está desgraciadamente de moda el término migrante, podemos decir sin temor a equivocarnos que a la gente que viaja -tanto al que viaja por placer como a quienes sufren un viaje por la razón que sea (política, económica….)- parece dedicado especialmente este poemario. Cualquiera es un lector en potencia capaz de sacarle el jugo. Pero son los exiliados, refugiados, emigrantes, deportados, vagabundos, cosmopolitas… quienes disfrutarán y se verán reflejados en él.

Casielles

La estructura de esta obra (en que incluye quince citas muy interesantes) se subdivide en:
Preliminares (2 citas) + I parte (con una cita al comienzo y tres más encabezando algunos poemas) + II (1+1) + III (1+3) + IV (1+2). En cada parte hay un poema titulado Descentralizaciones, que por esta razón se numeran del I al IV. ¿Por qué repite este título? Para insistir en que el centro no siempre es lo único ni lo mejor. Por algo reivindica en Descentralizaciones (IV) otros influjos y orígenes, además de los archiconocidos grecorromanos.

Sus temas predominantes son la libertad, el amor y el viaje, sin perder de vista una cierta universalización tras la que subyace su ideología antiimperialista (ya que para ella toda la tierra es nuestro mundo) y contraria a cualquier tipo de xenofobia, racismo, clasismo, machismo e irresponsabilidad con el medio ambiente. Además valora los mitos, las leyendas y las curiosidades de civilizaciones y países que nos son ajenos a los “occidentales”. Su ideología salta a la vista y se propaga a través de cuanto escribe. Por ejemplo, el poema Geografía política está plagado de alusiones político-culturales; igualmente, Economía sostenible es un título alusivo a sus principios.

Si analizásemos uno a uno sus poemas, veríamos otros temas secundarios, pero la mayoría remite a alguno de los anteriores. Ejemplos:

  • En Ragazza alude a lo que se va perdiendo conforme uno va dejando atrás la infancia. De ahí el verbo repetido “recortar”, porque a la vez que aprendemos unas cosas desaprendemos otras como la inocencia o la espontaneidad.
  • En Alternativa nostálgica y falsa (a la manera de Perec) divide a las personas en diferentes tipos. Unos se sienten atados a sus raíces, otros las crean allá adonde van y algunos llevan sus raíces en sus propios corazones, por lo que ningún paisaje los limita.
  • Con la anáfora de una locución dubitativa en El miedo desconocido se llamaba así opone lo familiar a lo desconocido y provisional, porque precisamente lo que más tememos es lo que desconocemos.
  • Descentralizaciones  (I) nos muestra hechos paralelos en un tiempo simultáneo (o diverso) pero en distintos espacios. No importa que ignoremos quiénes son la mitad de los personajes mencionados o cuándo o dónde ocurrieron esos hechos. Lo que  queda claro es que la Historia de los vencedores, la de los grandes Hechos no son la verdadera historia, sino que esta se encuentra en la de las anécdotas. La historia que se escribe en minúsculas o se pasa por alto remite a la intrahistoria, ese término que heredamos de Unamuno.
  • El censo del Jordán nos recuerda el poema Rueda de Miguel Hernández. Ambos transmiten el deseo de que los hijos nos sobrevivan, nos superen, nos alarguen la vida sucedáneamente, que nos hagan crecer mientras nos consumimos, por medio de un presente atemporal.
  • Vindicatio originis, escrito a modo de relato dialogado entre “alguien” y el “consejo de sabios”, termina con la “sensación de que algo se estaba olvidando”, a la par que muestra qué valora más, si las golondrinas de paso o las especies autóctonas,
  • En Vecindario contrapone el “verdadero nombre” de la voz poética al nombre común con que la designan (“extranjera”) personas a quienes se dirige en 2ª p. plural.
  • En La historia interminable, hallamos la referencia mitológica en relación al contenido del poema.
  • En Google, encumbra a esta diosa de la modernidad y la relaciona con ciertas referencias mitológicas.
  • En Primera conjugación, el poema incluye una tesis final.
  • En Propuesta de enmienda, propone resolver los desacuerdos de una forma sencilla.
  • Gramática de la relatividad baraja dudas y certezas.
  • Golem alude a las palabras trampa, el idioma como un cepo. Nos insta a evitar o poner en tela de juicio los estereotipos.
  • Las mujeres que escriben diccionarios tienen la mano llena de notas nos comenta qué se propone buscar: idiomas sin palabras indeseables o sin palabras para designar lo que es malo.
  • Un ciudadano sospechoso trata de un tema vigente, reivindica la necesidad de no sospechar del diferente.
  • Con el título de Lo que dijo el Comandante de la revolución que soñamos (al escuchar hablar a los más sabios hombres del enemigo)  y el primer verso del poema parece que exige algo que al final se descubre muy distinto y que nos pone sobre aviso de los significados implícitos y figurados.
  • Haiku largo e inconcluso se asemeja a un apólogo, es decir, a un cuento con una enseñanza filosófica. En él un joven y un veterano interpretan de forma dispar el silencio que sucede a su conversación.
  • La vida en los márgenes  es un título que alude a la realidad de muchos desheredados de la fortuna.
  • La autora nos sugiere que debemos aprender de La levedad del pájaro, quizá para no creernos tan importantes.
  • En Habitus contrapone lo que se espera (predisposición, destino) y lo que resulta.
  • El dolor se convierte en generador en Génesis.
  • En Conjetura, llegamos a la conclusión de que mientras exista un árbol habrá esperanza.
  • Acción de gracias expresa ante todo agradecimiento.
  • En La certeza del agua, da testimonio de para quienes nacimos en el primer mundo nuestra sed es dulce (la podemos fácilmente sobrellevar o evitar).

En definitiva, Laura Casielles nos invita a replantearnos emociones, ideologías, relaciones entre las personas… con su fresca mirada al mundo, pertrechada de esas “gafas” con que descifra la realidad y de su particular “compañera de viaje”, la poesía.

Versos ajenos que a ella la ayudaron a vivir, con la certeza de que cada uno escoge los suyos, según comentó en una visita a mi instituto son:

  •  Sabe esperar, aguarda que la marea fluya
    —así en la costa un barco— sin que al partir te inquiete. Consejo de Machado.
  • Soy la que soy. Casualidad inconcebible como todas las casualidades. De la polaca Wislawa Szymborska.
  • Defender la alegría como una trinchera, de Mario Benedetti.
  • La hospitalidad es el amor que no espera nada a cambio, tantas veces expresada en formas diversas.

Y durante el coloquio posterior a su recital en esa misma visita, nos dio las claves para entender su poema Evolución: su origen está en una conversación íntima; así como las claves de interpretación de Conjetura, que cifró en las obras de otros dos autores: Si esto es un hombre de Primo Levi  y Decidme cómo es un árbol de Marcos Ana (preso político encarcelado por su ideología durante la dictadura franquista).