ACTITUD DE ESCUCHA

Como las vacas mirando al tren que nunca se detiene, con ojos como platos, tan abiertos que ni un destello de luz podría penetrar por ningún poro. Como jamelgos dóciles, con la lengua flácida pero a la espera de su terrón de azúcar. Como lirones soñolientos, impávidos y mullidos, renunciando a dormir a expensas de no soñar. Cual Plateros grises en un día de lluvia mirando hacia el paisaje a través de unos cristales ahumados por el vaho…

Así la clase entera admira al profesor. Al que nadie osa preguntar. Al que nadie osa interrumpir. Al que nadie invitaría en una hipotética fiesta de graduación. Mientras él habla, ellos no escuchan. Mientras él sonríe, ellos tal vez piensan. ¿Cuándo acabará la tortura de esta mañana de invierno?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: