PALABRAS ENVENENADAS

Palabras envenenadas.jpg

Palabras envenenadas de Maite Carranza no solo es Premio Edebe de Literatura Juvenil 2010 sino una novela amena, de fácil lectura, que nos hace sumergirnos en la problemática de los abusos sexuales.

Se estructura en tres partes, la primera titulada La chica que veía Friends, la segunda titulada A oscuras y la tercera El mal de Molière. Cada una de ellas se subdivide en diferentes capítulos titulados con el nombre de alguno de los personajes principales: Salvador Lozano, un policía a punto de  jubilarse que tiene la espinita clavada de no haber podido resolver el caso de la desaparición que aparentaba ser un asesinato de Bárbara Molina; Nuria Solís, madre de la desaparecida y cuya vida dio un vuelco brutal porque se siente estigmatizada y cree que, en gran parte, la culpa fue suya por haber sido demasiado permisiva con ella; Bárbara Molina, quien en algunos episodios en primera persona nos relata su calvario, ya que no está muerta como se cree sino atrapada en un zulo y a merced de su captor; y Eva Carrasco, su ex mejor amiga tras diversos desencuentros.

Por medio del relato de unos y otros vamos conociendo a los personajes sobre los que recaen las sospechas: su noviete, un pijo que solo aspira a divertirse;  sus tíos, una pareja muy moderna y liberal; un profesor especial que enamora a muchas de sus alumnas…

El título alude al poder de las palabras para herir con o sin voluntad de hacerlo, y a cómo lo que se propaga hace daño tanto si es verdad como si es falso.

Me parece una novela más que aconsejable y no solo para la juventud.

Algunas citas son:

  • Un rumor es como una mancha de chapapote.
  • Cargará para siempre con el remordimiento por haber sido tolerante, que es y ha sido una forma bonita de rebautizar la inconsciencia.
  • Elizabeth se ahorra el dolor y vive en una asepsia permanente de juventud eterna. Sin hijos, sin padres, sin responsabilidades. Juega a novia enamorada, a chica de pandilla, a tía simpática, a estudiante traviesa, a aventurera de verano. Y le va bien. Por eso no mide las palabras y de vez en cuando se va de la lengua y deja caer palabras envenenadas que corren por las venas, como un cáncer maligno, hasta llegar al corazón y matarlo.
Anuncios

LOS LIBROS LUCIÉRNAGA

Los libros luciérnaga de Leticia Sánchez Ruiz es una de esas novelas que se lee del tirón, y no tanto por su estilo literario (aunque también, a pesar de algunos errores) como por su trama, en la que se entrecruzan dos historias principales —y alguna más secundaria— separadas por 50 años.

Medio siglo antes, una biblioteca arde en mitad de la noche; medio siglo después, un personaje peculiar, emprendedor, alocado, fugitivo y bohemio, llamado Ulises Font, intenta investigar sobre ese pasado al tiempo que retoma unos lazos familiares perdidos treinta años atrás por razones equivocadas. Su hermano, el librero, que vive junto a su atractiva mujer y a su hijo, un tanto raro e insociable, parece apocado, pero supo sacrificarse como pocos, hasta el punto de que ha preferido perder el aprecio de uno de sus seres más queridos que admitir que lo que hizo fue hecho por el bien de quien le desprecia.

La Vieja Ciudad en que se desarrolla gran parte de la novela puede ser cualquier ciudad. Y en otro lugar, una muchacha escribe maravillosos relatos mientras se deja someter a la opinión de su pareja y maestro, que de alguna forma abusa intelectual y emocionalmente de ella. Además, un joven se reencuentra con su pasado y acaba por entender su presente al acudir al entierro de su abuela.

Esas historias, aparentemente independientes, se van entrelazando al correr de la trama, al descubrir los personajes que hay algo enigmático y remoto que les concierne y que no conocen todo aquello de lo que descienden. Por eso, esta novela acaba enseñándonos que las raíces de una persona inducen a un amor a largo plazo, lo mismo que la rareza de un libro puede llegar a provocar un amor de coleccionista.

Desde el primer momento, nos hacemos preguntas acerca de qué relaciona a unos con otros, pero solo hallamos extraños enigmas sobre los que conjeturar cómo resolver todos los hilos de esta trama, al tiempo que nos enamoramos de alguno de esos personajes.

Y una idea se repite: los libros, igual que las personas, tienen su encanto especial, muchas veces no por lo obvio sino por sus excentricidades. La metáfora que da título a la novela, y que recojo abajo como una de sus citas, resulta muy plástica y hermosa.

Libros luciérnaga

CITAS:

  • Los años no pasan solo por las personas, sino también por las ciudades. Solo que a las personas las hacen ancianas, y a las ciudades las rejuvenecen.
  • En ella vivían los caciques de antes y siguen viviendo los caciques de ahora. La vida es redonda como un maldito melocotón (pensamiento de Ulises en relación a una enorme casa, sede ahora del Banco de España).
  • Hay amores que son como un relámpago.
  • A la felicidad no se le deben (de) buscar motivos.
  • Y mi abuela se quedó junto a la puerta diciéndonos adiós con la mano mientras el coche se alejaba y su imagen por la ventana trasera iba quedando minúscula, como un puntito negro que marca el fin de un párrafo.
  • Los libros son como las personas, también se les quiere por sus rarezas.
  • A veces pienso que la curiosidad es uno de los motivos que nos permite seguir viviendo. Cuando la vida se pone muy jodida, uno no se revienta las sienes de un tiro únicamente por cobardía, también porque siente curiosidad de cómo van a acabar las cosas. Esa necesidad de leer hasta la última página.
  • La música era el artefacto que todos los pueblos del mundo usaban para acercarse a Dios, o como quisiesen llamarlo (…). Y a través de la música consiguen verlo. Con la música se escriben los signos para que se inflamen los corazones y la gente sienta que está junta, que pertenece a una patria. Con la música se duerme a los niños que sin palabras entienden y la música tararean los condenados para ahuyentar la tristeza. La música, que es una fuerza aún más poderosa que las palabras, encriptadas en idiomas de ortografías. Para entender la música solo basta estar vivo y no ser sordo.
  • En el amor, como en la guerra, nunca hay que desconfiar de un adversario pobre. Son los que consiguen desarmarte sin que te des cuenta. Porque su táctica es la guerrilla, ese goteo de ataques pequeños y constantes.
  • En un libro nada se echa a suertes. Ni siquiera los nombres de los personajes. Se llaman así por algún motivo, aunque las razones estén ocultas para el lector. Es uno de los hilos invisibles que el escritor va tejiendo.
  • Porque al miedo solo lo expulsa el terror (…). Que al abandono solo lo expulsa el olvido. Que a la decepción solo la expulsa el odio.
  • Con los años se había establecido una división casi perfecta: hay mujeres que abren las piernas como provocación, y las hay que las abren como refugio. Lucía pertenece a la segunda categoría, es a la que no pertenecían Marlene Dietrich, ni Anaís Nin.
  • El exceso no nos lleva a la sabiduría como decía el amigo William Blake (…) nos lleva únicamente a la fatiga. Un escritor excesivo siempre es un mentiroso.
  • De Nabokov y su Habla, memoria: La cuna se balancea sobre un abismo y el sentido común nos dice que nuestra existencia no es más que una breve rendija de luz entre dos eternidades de tinieblas.
  • De Paul Auster y la Ciudad de Cristal: Todo empezó por un número equivocado, el teléfono sonó tres veces en mitad de la noche y la voz al otro lado pregunto por alguien que no era él.
  • No le gustaba ir al grano. Siempre consideró las preguntas directas poco ventajosas porque se perdía más información de la que se ganaba. Las personas confesamos las cosas importantes sin darnos cuenta, hablando de cualquier otra cuestión, cuando no nos sentimos acosados. Pero con los adolescentes era distinto. Ellos aún no entendían los laberintos del ser humano. Ni siquiera los que ellos mismos llevaban dentro. Todo querían hacerlo muy deprisa y así había que tratarlos.
  • Cuando Lucía no sabía qué escribir, escribía las palabras de otros. Pero no lo hacía sobre los papeles, no fuera que algún día no soportara la tentación y cogiera prestada alguna que otra idea, aunque fuera sin querer. A veces asimilamos tanto lo que otros dicen que acabamos tomándolo como nuestro.
  • Pian era como la miel en los labios y la guindilla en la lengua: era látigo y cura, cuchilla y algodón, pistola y escudo.
  • Algún día escribirás tu libro luciérnaga. (…) todos guardamos en nuestro interior un libro luciérnaga. Algunos, los que tienen el privilegio o la paciencia de poder escribir, logran sacarlo. El resto, guardan para siempre la historia dentro de ellos. Pero aunque nunca se cuente, sigue brillando allí escondida. Muy pocos tienen las armas suficientes para sacar a la luz esa historia. Un libro luciérnaga es el que todos llevamos oculto en nuestras entrañas, y dentro nos continúa centelleando.
  • No es fácil que alguien a quien apenas conocemos nos cuente cosas que ignoramos sobre los seres que creemos más cercanos. Nos hiere el orgullo. Nos preguntamos por qué no confiaron en nosotros para contárnoslas o, simplemente, cuál fue el motivo por el que nunca nos interesamos.
  • Cuando uno llega a cierta edad no está para que le trastoquen la vida.
  • Entonces no sigo hablando. Es muy pesado que alguien vuelva a contarte una historia que ya has oído. En la vida hay demasiadas cosas que decir, como para caer en la repetición.
  • Padre decía que los libros luciérnaga son los que sobreviven. Los que flotan en una inundación, los que quedan después de una catástrofe, los que resisten a una guerra, a un expolio, a un derrumbe, a la mano de un censor…, a cualquier cosa. Dices que te gusta su nombre, pero realmente proviene de algo terrible.
  • Las palabras también son hogar. Pero no soporto los idiomas que me reducen para hablar con unos pocos. Me gustan las lenguas con las que puedas hablar con todo un continente. Si conoces el español puedes comunicarte con toda Latinoamérica, el francés con casi toda África y el inglés con casi todo el mundo. Pero, no te creas, tampoco soy defensor de ninguno de estos idiomas. La verdad es, y te lo digo en serio, que sufrí una gran decepción con el fracaso del esperanto. La verdadera maldición de la Biblia fue la de la torre de Babel, no la de expulsarnos del Edén, que para crearse paraísos propios  se inventaron los humanos.
  • Todos tenemos un pasado, pero no solemos darnos cuenta de que también somos el pasado de otros. No hay que alterar la barrera del tiempo.
  • Como decía Einstein (…), todos somos ignorantes, lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas. Hablar es la mejor forma de entender, Mundo. Unos te contarán cosas sobre las constelaciones, otros sobre los enigmas de Egipto o sobre la mejor forma de ordenar una vaca. Muchas veces aprendes más escuchando que leyendo. Las personas son la mejor biblioteca de la Historia.
  • Referido a lo que es un libro luciérnaga también: es el que siempre permanece dentro de ti. El que tiene escrita frases que a veces se te vienen a la mente y que de alguna forma no te abandona. El que nunca olvidas y te marca. Esa lucecita que eres brillando en la oscuridad cuando ya no ves nada.
  • Nada es al azar en un libro. Ni siquiera los nombres. El escritor es un dios muy controlador. No hay nada que se escapa a sus sentidos. Ni una hoja que descienda del árbol antes de que llegue el otoño ni un pie que se meta en un charco por descuido. Todo pasa por algún motivo.
  • Chaval, escarba en tu memoria. De niños vemos cosas que no sabemos relacionar.
  • También dice Borges (para quien los hombres y los astros vuelven cíclicamente): Al principio todo escritor es barroco, vanidosamente barroco, y al cabo de los años puede lograr, si son favorables los astros, no la sencillez, que no es nada, sino la modesta y secreta complejidad.
  • Un buen abrillantador jamás dejaría ver una de sus piezas hasta que estuviera reluciente.
  • Fue creciendo con esa mezcla justa que tienen los hombres con talento: con una combinación de hosquedad, sensibilidad y fervor (referido al personaje de Pian).

DÍA MUNDIAL DE LAS ENFERMEDADES RARAS 2018

Me pasa mi amiga Esther Cámara, presidenta de AEPPEVA, una nueva iniciativa para visibilizar las enfermedades raras. El sábado 24 de febrero en CREER, Centro de Referencia Estatal de Enfermedades Raras, sito en Burgos, tendrá lugar un espectáculo musical (Diego Galaz) y la IV Cadena humana para que las enfermedades raras sean tratadas como se merecen, se destine presupuesto, no se las invisibilice, se ayude a los enfermos y a sus familias…

Si estás leyendo esto, tal vez temas verte algún día como, de repente, algunos amanecieron. Tal vez conozcas a alguien en su misma situación. Tal vez seas consciente de que merecen ser oídos.  Tal vez sepas cómo darle mayor publicidad. Tal vez puedas echarles una mano o dedicarles un rato de tu vida. Tal vez.

https://reyournal.com/post/dia-mundial-de-las-enfermedades-raras-2018/ver

ALGUNAS CITAS DE LA GENERACIÓN DEL 27


acuarela-gil-roësset

Obra de Marga Gil Roësset

Rosa Chacel:

  • Es tan atroz lo que pienso de todos y de mí misma, que tal vez por eso me odian todos.
  • Sea como sea, coincidencias o plagios, ellos quedarán, sobrevivirán, y nosotros nos hundiremos.
  • ¡Por qué no seré de esas mujeres que hacen de su diario un confidente íntimo! Tal vez porque soy demasiado escritor.
  • Algo se había roto: un corazón se rompe más silenciosamente que un vaso de vidrio, no causa el estruendo con que se despide de la vida un objeto precioso: se va en silencio y deja silencio al desaparecer. Deja estupefacción porque no sólo ya no es lo que era, sino que ya no es lo que iba a ser…

 

Ernestina de Champourcín:

  • Eludir el camino que todos conocemos. Seguir hacia adelante ruta de los que intentan lo que nunca pensaron y se sienten felices porque hay algo distinto, porque se desvanece de pronto lo que sobra y no existe el vacío si queremos colmarlo.
  • Hay manos que triunfan al quedarse vacías y otras como puños que no conservan nada.
  • ¡Quiero escapar indemne del infierno que arde en la trama de tus besos sabios!
  • Los deseos se estrellan contra la inexorable inercia del silencio.

poema visual J de la Torre

Obra de Josefina de la Torre

María Zambrano:

  • Es posible llegar a destruir un orden y establecer otro, con la consiguiente aureola revolucionaria, en nombre de una tendencia conservadora.
  • El corazón es centro, porque es lo único de nuestro ser que da sonido.
  • Si se hubiera de definir la democracia podría hacerse diciendo que es la sociedad en la cual no sólo es permitido, sino exigido, el ser persona.
  • El arte parece ser el empeño por descifrar o perseguir la huella dejada por una forma perdida de existencia.
  • ¿Es de extrañar que el amor haya preferido casi siempre el derrotero poético al filosófico?
  • Si se hubiera de definir la democracia podría hacerse diciendo que es la sociedad en la cual no sólo es permitido, sino exigido, el ser persona.
  • La luz del pensamiento filosófico no es la luz viviente del sol, sino la claridad, principio de la vida según Platón, el teólogo de esta luz.
  • Amar es verse como otro ser nos ve.
  • Sólo en soledad se siente la sed de la verdad.
  • Un filósofo es el hombre en quien la intimidad se eleva a categoría racional; sus conflictos sentimentales, su encuentro con el mundo, se resuelve y se transforma en una teoría.
  • Escribir es defender la soledad en la que vivo.
  • No se pasa de lo posible a lo real, sino de lo imposible a lo verdadero.
  • Nadie enseña a nadie filosofía. El sistema es lo único que ofrece seguridad al angustiado, castillo de razones, muralla cerrada de pensamientos invulnerables frente al vacío. –
  • La luz ligera que envuelve las imágenes de los dioses ha prefigurado la luz impasible de la inteligencia.
  • Todo extremismo destruye lo que afirma
  • El que obtiene la unidad, lo obtiene todo
  • Si se hubiera de definir la democracia podría hacerse diciendo que es la sociedad en la cual no sólo es permitido, sino exigido, el ser persona.
  • Hay que dormirse arriba en la luz. Hay que estar despierto abajo en la oscuridad. Arriba en la luz, el corazón se abandona, se entrega. Se recoge.(…) pues se ha llegado allí, a esa luz, sin forzar ninguna puerta y aún sin abrirla, sin haber atravesado dinteles de luz y de sombra, sin esfuerzo y sin protección
  • Sólo en soledad se siente la sed de verdad
  • Un filósofo es el hombre en quien la intimidad se eleva a categoría racional; sus conflictos sentimentales, su encuentro con el mundo, se resuelve y se transforma en una teoría
  • Filosófico es el preguntar, y poético el hallazgo
  • Es posible llegar a destruir un orden y establecer otro, con la consiguiente aureola revolucionaria, en nombre de una tendencia conservadora.
  • La cultura es el despertar del hombre.
  • La razón como esperanza. Pero a costa de cuánta renuncia. Y quién le consolará al poeta del minuto que pasa, quién le persuadirá para que acepte la muerte de la rosa, de la frágil belleza de la tarde, del olor de los cabellos amados…
  • La primera realidad que al hombre se le oculta es él mismo
  • La luz del pensamiento filosófico no es la luz viviente del sol, sino la claridad, principio de la vida según Platón, el teólogo de esta luz.
  • Todo extremismo destruye lo que afirma.
  • La melancolía es una manera, por tanto, de tener; es la manera de tener no teniendo, de poseer las cosas por el palpitar del tiempo, por su envoltura temporal. Algo así como una posesión de su esencia, puesto que tenemos de ellas lo que nos falta.
  • No se pasa de lo posible a lo real, sino de lo imposible a lo verdadero.
  • La cultura es el despertar del hombre.
  • Hay que dormirse arriba en la luz. Hay que estar despierto abajo en la oscuridad. Arriba en la luz, el corazón se abandona, se entrega. Se recoge… pues se ha llegado allí, a esa luz, sin forzar ninguna puerta y aún sin abrirla, sin haber atravesado dint
  • El que obtiene la unidad, lo obtiene todo.
  • Las utopías nacen solamente dentro de aquellas culturas donde se encuentra claramente diseñada una edad feliz que desapareció.
  • La filosofía es una preparación para la muerte, y el filósofo el hombre que está maduro para ella.
  • Escribir es defender la soledad en la que vivo.
  • Si se hubiera de definir la democracia podría hacerse diciendo que es la sociedad en la cual no sólo es permitido, sino exigido, el ser persona.
  • El filósofo no se contenta con gustar de la vida, sino que quiere penetrar en ella, reduciéndola, haciéndola consciente, transparente a su razón.
  • Decir la verdad es imposible; o es nefanda o es inefable
  • La palabra de la poesía temblará siempre sobre el silencio y sólo la órbita de un ritmo podrá sostenerla.
  • Un filósofo es el hombre en quien la intimidad se eleva a categoría racional; sus conflictos sentimentales, su encuentro con el mundo, se resuelve y se transforma en una teoría.
  • Y la poesía pura fue a establecer, desde el lado opuesto del romanticismo pero con más profundidad, con más derecho, diríamos, el que la poesía lo es todo. Todo, entendamos, en relación con la metafísica; todo en cuanto al conocimiento…
  • ¿Es de extrañar que el amor haya preferido casi siempre el derrotero poético al filosófico?
  • La historia no es sino un diálogo, bastante dramático, por cierto, entre el hombre y el universo.
  • Filósofo es el que ya no se queja.

Gil Roësset

Obra de Marga Gil Roësset

María Teresa León:

  • Estoy cansada de no saber dónde morirme (durante su exilio).
  • Una patria, Señor, una patria pequeña, como un patio o como una grieta en un muro muy sólido. Una patria, para reemplazar a la que me arrancaron del alma de un sólo tirón.
  • Escribir es mi enfermedad incurable
  • Yo no quedaré (escribió en el último tramo del camino)Pero cuando yo no recuerde, recordad vosotros las veces que me levanté de la silla, el café que os hice, la indulgencia que tuve al veros devorar mi trabajo sin decirme nada, recordad nuestra pequeña alegría común, nuestra risa y las lágrimas que dolían o quemaban cuando nos sentíamos desamparados y solos.

 

Josefina de la Torre:

1)   ¡Mañana, horizonte en niebla,

fiel timón de mi fragata:

hace tiempo que me llegas

con las velas desplegadas!

 

2)     Me busco y no me encuentro.

Rondo por las oscuridades paredes de mí misma,

interrogo al silencio y este torpe vacío

y no acierto en el eco de mis incertidumbres.

No me encuentro a mí misma.

Y ahora voy como dormida en las tinieblas,

tanteando la noche de todas las esquinas.

3)  Qué desconsuelo escuchar

el corazón a destiempo:

unas veces tan deprisa

y otras, a veces, tan lento.

Yo no quisiera tener

el corazón tan incierto,

pues se me hace pequeñito

y se esconde muy adentro

como un reloj que no anda

y ándame loco en el pecho.

Mallo caligrafia

Pensamiento caligráfico de Maruja Mallo

Concha Méndez:

  • Y si miro hacia la sombra donde la luz se deshace, temo también deshacerme y entre la sombra quedarme confundida para siempre.
  • Como un último retrato, en nuestros ojos impresas lucirán nuestras miradas.
  • Eran verdes como un mar, con reflejos de alto cielo. ¡Qué bien sabían mirar! Unos ojos que recuerdo.
  • Tan sola no me has dejado, que estoy conmigo y me basta, igual que siempre lo he estado.
  • La vida es ciervo herido sin remedio, que las flechas le dan veneno y alas.
  • Quisiera tener varias sonrisas de recambio y un vasto repertorio de modos de expresarme.
  • Yo quisiera ¡y no puedo! Ser como son los otros, los que pueblan el mundo y se llaman humanos: siempre el beso en el labio, ocultando los hechos y al final… El lavarse tan tranquilos las manos.
  • Se repartió mi alma para formar tu alma. Y fueron nueve lunas y fue toda una angustia de días sin reposo y noches desveladas.
  • Mi corazón que es cuna que en secreto te guarda.
  • Ven a mí que vas herido que en este lecho de sueños podrás descansar conmigo.
  • El barco en que he de ir está en el puerto; a éste seguirá otro en que tú vayas. Te esperarán mis brazos, no sé en dónde… Tal vez en algún puerto… ¡En una playa!
  • Quisiera tener varias sonrisas de recambio y un vasto repertorio de modos de expresarme.
  • Yo quisiera ¡y no puedo! Ser como son los otros, los que pueblan el mundo y se llaman humanos: siempre el beso en el labio, ocultando los hechos y al final… El lavarse tan tranquilos las manos.
  • Brazos que te sujetaron para alejarte de mí, ¡a mí sí que me salvaron!

CARICATURA 27.jpg

Caricatura de los componentes de la generación del 27. ¿Dónde están las mujeres?

Federico García Lorca:

  • Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio.
  • Yo muchas veces me he perdido para buscar la quemadura que mantiene despiertas las cosas.
  • La poesía no quiere adeptos, quiere amantes.
  • Desechad tristezas y melancolías. La vida es amable, tiene pocos días y tan sólo ahora la hemos de gozar.
  • Como no me he preocupado de nacer, no me preocupo de morir.
  • Nada turba los siglos pasados. No podemos arrancar un suspiro de lo viejo.
  • La soledad es la gran talladora del espíritu.
  • Hay cosas encerradas dentro de los muros que, si salieran de pronto a la calle y gritaran, llenarían el mundo.
  • Los pueblos son libros. Las ciudades periódicos mentirosos
  • El teatro es poesía que se sale del libro para hacerse humana.
  • El español que no ha estado en América no sabe qué es España
  • He visto que las cosas cuando buscan su curso encuentran su vacío.

 

Gerardo Diego:

  • Como un guante famélico el día se me escapa de los dedos.
  • La guitarra es un pozo con viento en vez de agua.
  • Yo no soy responsable de que me atraigan simultáneamente el campo y la ciudad, la tradición y el futuro; de que me encante el arte nuevo y me extasíe el antiguo; de que me vuelva loco la retórica hecha, y me torne más loco el capricho de volver a hacérmela -nueva- para mi uso personal e intransferible.
  • Mis pensamientos son montes, mares, selvas, bloques de sal cegadora, flores lentas.
  • Y tantas mariposas distraídas han fallecido en tu mirada que las estrellas ya no alumbran nada.
  • Así te quiero, en límites pequeños, aquí y allá, fragmentos, lirio, rosa, y tu unidad después, luz de mis sueños.
  • La poesía es el lenguaje incorruptible.La sorpresa del trigo de Maruja Mallo.jpg
La sorpresa del trigo de Maruja Mallo

Jorge Guillén:

  • Nadie más. El resto es selva.
  • Cuando uno pierde la esperanza se vuelve reaccionario.
  • Tu soñar me envolvía, soñado me sentí.
  • Y los ojos prometen mientras la boca aguarda.
  • Dormías, los brazos me tendiste y por sorpresa rodeaste mi insomnio.
  • Calor, amor. La historia tras la puerta.
  • ¿Habrá un fin al saber? Nunca, nunca. Se está siempre al principio de una curiosidad inextinguible frente a infinita vida.
  • La caricia adormece, y a una región conduce más cercana a la tierra, a su silencio y sueño, bien tendidos, dichosos.
  • Ya te lo decía yo. Era imposible el olvido. Fuimos verdad. Y quedó.
  • Sus caricias son sueños, entreabren la muerte, son lunas accesibles, son la vida más alta.
  • ¡Qué alegría ser así dos historias en un cuento!.
  • La soledad no es tan triste. Ser es también no haber sido.
  • La memoria, malla a malla, me cubre armando su mundo. Interior, mi noche calla. En tu recuerdo me hundo.
  • La esperanza es el flujo de la vida. Cuando no hay lugar para la esperanza, es cuando surge la muerte.

Caretas maripos Mallo

Máscaras de Maruja Mallo

Rafael Alberti:

  • La libertad no la tienen los que no tienen su sed.
  • Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros y que hay puertas al mar que se abren con palabras.
  • (…) Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros y que hay puertas al mar que se abren con palabras.
  • Y el mar fue y le dio un nombre y un apellido el viento y las nubes un cuerpo y un alma el fuego.
  • Tú no te irás, mi amor, y si te fueras, aún yéndote, mi amor, jamás te irías.
  • Seriamente, en tus ojos era la mar dos niños que me espiaban, temerosos de lazos y palabras duras.
  • Ciudades sin respuesta, ríos sin habla, cumbres sin ecos, mares mudos.
  • La vida es como un limón, que te tiren a la mar exprimido y seco.
  • La juventud es solo un momento, pero encierra una chispa que se lleva en el corazón para siempre.

+ 27

Luis Cernuda:

  • Allá, allá lejos; donde habite el olvido.
  • No es el amor quien muere, somos nosotros mismos.
  • Si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.
  • No hace al muerto la herida, hace tan sólo un cuerpo inerte.
  • Tú, verdad solitaria, transparente pasión, mi soledad de siempre, eres inmenso abrazo.
  • El mar es un olvido, una canción, un labio; el mar es un amante, fiel respuesta al deseo.
  • Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío.
  • Escucha el agua, escucha la lluvia, escucha la tormenta; esa es tu vida: líquido lamento fluyendo entre sombras iguales.
  • Todo lo que es hermoso tiene su instante, y pasa.
  • Porque en la vida no hay más realidades que éstas: un destello de sol, un aroma de rosa, el son de una voz; y aun así de vanas y efímeras son lo mejor del mundo, lo mejor del mundo para mí.
  • El deseo es una pregunta cuya respuesta no existe.

Pedro Salinas:

  • Tú vives siempre en tus actos.
  • Yo no necesito tiempo / para saber cómo eres: / conocerse es el relámpago. Qué alegría, vivir / sintiéndose vivido.
  • Lo que eres / me distrae de lo que dices.
  • Me haces falta en la vida / porque no eres el pan / nuestro de cada día.
  • Estimo en la poesía, sobre todo, la autenticidad. Luego, la belleza. Después, el ingenio.

Roësset

Obra de Marga Gil Roësset

Manuel Altolaguirre:

  • Era mi dolor tan alto que la puerta de la casa de donde salí llorando me llegaba a la cintura
  • Huyo del mal que me enoja buscando el bien que me falta. Más que las penas que tengo me duelen las esperanzas
  • En mis labios los recuerdos. En tus ojos la esperanza. No estoy tan solo sin ti. Tu soledad me acompaña
  • Mi soledad consciente mira las hermosuras inútiles del mundo
  • Yo y mi sombra, ángulo recto. Yo y mi sombra, libro abierto.
  • Déjame que sea tu noche, que enturbie tu transparencia. ¡Déjame ver tu hermosura!
  • La poesía es mi principal fuente de conocimiento. Me enseña el mundo, y en ella aprendo a conocerme a mí mismo. Ella nos hace unánimes, comunicativos.

 

Vicente Aleixandre:

  • Existir es vivir con ciencia a ciegas
  • Cuerpo feliz que fluye entre mis manos, rostro amado donde contemplo el mundo, donde graciosos pájaros se copian fugitivos, volando a la región donde nada se olvida».
  • La poesía es comunicación. Algo que sirve para hablar con los demás hombres.
  • Olvidar es morir.
  • Saber es alentar con los ojos abiertos. ¿Dudar? Quien duda existe. Sólo morir es ciencia.
  • La poesía tiene que ser humana, si no es humana, no es poesía.
  • Unas pocas palabras, mientras alguien callase; las del viento en las hojas, mientras beso tus labios.
  • Ni siquiera la prueba de lo absurdo de sus sospechas podrá consolar al celoso, porque los celos son la enfermedad de la imaginación.Maruja-Mallo-15.jpg

Emilio Prados:

  • Se levantan los muertos. Detrás la vida sigue. ¡Preparad la batalla!
  • La noche, perseguida, se entró por mi ventana y era a la noche misma, a quien yo perseguía.

Dámaso Alonso:

  • Tal vez sea verdad: que un corazón es lo que mueve el mundo
  • El estudio de la poesía -es decir, del arte verdadero- tiene que empezar por una intuición y terminar con una intuición.
  • Protesta, ¿Contra qué? Contra todo. Es inútil quererlo (referido al poemario Hijos de la ira) considerar como una protesta especial contra determinados hechos contemporáneos. Es mucho más amplia: es una protesta universal, cósmica, que incluye, claro está, todas esas iras parciales.

 

Las Sinsombrero 1

Las Sinsombrero

PARA SABER MÁS:   

Las Sinsombrero: las mujeres de la Generación del 27.

https://algundiaenalgunaparte.com/2015/10/20/las-sinsombrero

https://www.lassinsombrero.com/

http://syllabus.es/blog/tag/las-sinsombrero/

http://amotinadas.blogspot.com.es/2017/03/

 

CITAS VARIAS EXTRAÍDAS DE MIS LECTURAS (PRENSA DIARIA O SEMANAL, REVISTAS COMO QUO, CALENDARIOS…):

De nuevo con mi vieja inclinación. Hay tanta gente brillante que expresó antes lo que siento o pienso yo ahora que es fácil acudir a sus palabras.

Como he dicho mil veces, siento devoción por las citas, a menudo, máximas, greguerías o aforismos que llenan de luz, de amor o de sorpresa nuestras vidas. Ahí van otras tantas:

Resultado de imagen de imagen citas

  1. Bienaventuranza popular: Bienaventurados los que se ríen de sí mismos porque nunca les faltará motivo de que reírse.
  2. Refrán popular español: El envidiado se da el atracón, y el envidioso padece la digestión.
  3. Theodor Fontane: Los libros tienen su orgullo. Y su soberbia es tan grande, que si los prestas, no vuelven nunca.
  4. Simone de Beauvoir: Encanto es lo que tienen algunos hasta que empiezan a creérselo.
  5. G. Bohn: El desprecio desbarata las injurias más pronto que la venganza.
  6. Mateo Alemán: No hay maestro como el ejercicio.
  7. San Agustín: Hay que aprender cosas útiles más bien que cosas admirables.
  8. John Ruskin: Educar a un niño no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía.
  9. Juan Luis Panero en “La Duce en Piazza Cavour”: Que nuestras voces roncas de tantas carcajadas / y tu rostro de magia, de pasión y de farsa, / nos expliquen un poco este absurdo destino, / este extraño conjuro que afirma que aún vivimos.
  10. John Wilmot Antes de casarme tenías seis teorías para educar a los hijos. Ahora tengo seis hijos y ninguna teoría.
  11. Doug Larson: El gato podría ser el mejor amigo del hombre, pero nunca se dignaría a admitirlo.
  12. Bill Daña: Me habían dicho que el amaestramiento es un proceso difícil en los gatos. No lo es. El mío consiguió amaestrarme en dos días.
  13. Gastón Baquero: Parece que estoy solo pero llevo en derredor un mundo de fantasmas.
  14. Juan Luis Panero en Cristal de otoño: la vida como un cristal manchado, / trasparente cristal la solitaria muerte.
  15. Leonardo da Vinci: Quien no condena al mal lo está alimentando.
  16. Antonio Muñoz Molina como elogio al placer de leer a propósito del libro de Alberto Manguel Historia de la lectura: Uno no lee para aprender, ni para saber más, ni para escaparse. Uno lee porque la lectura es un vicio perfectamente compatible con la escasez de medios, con la falta de esa audacia que otros vicios requieren, y, más importante todavía, con la absoluta pereza.
  17. La Bruyére: Una larga enfermedad entre la vida y la muerte hace que la muerte resulte un consuelo tanto para los que mueren como para los que se quedan.
  18. Víctor Hugo: En la montaña el turista viene a buscar un panorama, el pensador encuentra un libro inmenso.
  19. Cervantes: De gente bien nacida es agradecer los beneficios que reciben.
  20. La Bruyére: Si la pereza es la madre de todos los vicios, la carencia de espíritu es el padre. El que no ha sido puesto a pringar por la buena y la mala suerte puede como el soldado que no ha visto nunca el enemigo.
  21. Pushon: La cobardía pregunta ¿no es peligroso? La conveniencia pregunta ¿será político? La vanidad pregunta ¿será popular? Pero la conciencia pregunta: ¿será correcto?
  22. Boileau: Nada hay más bello que los verdadero.
  23. Séneca: En ciertas cosas vale más ser engañado que desconfiar.
  24. Epicteto: En vez de llenar tu casa con muebles suntuosos, por vano amor al lujo, cuídate de amueblar tu alma con la liberalidad y la justicia.
  25. Maquiavelo: De la misma manera que se necesitan las leyes para conservar las buenas costumbres, estación necesarias para el mantenimiento de las leyes.
  26. Montaigne: El hombre debe aprender a soportar pacientemente lo que no puede evitar debidamente.
  27. Séneca: La mente tardan olvidar lo que le ha llevado mucho tiempo aprender.
  28. Tomas Fuller: El hombre sabio, incluso cuando calla, dice más que el necio cuando habla.
  29. Clarence Darrow: La primera mitad de nuestras vidas la estropean nuestros padres, y la segunda mitad nuestros hijos.
  30. San Levenson: La razón por la que los abuelos y los nietos se llevan también es que tiene un enemigo común.
  31. John Jaden Dryden: La obra de teatro debe ser una imagen justa y viva de la naturaleza humana.
  32. Gandhi: Sólo cuando la religión penetra en su vida, puede llamarse a uno religioso. La religión no es un vestido que uno se pone o se saca.
  33. Molière: Fácilmente nos dejamos engañar por aquellos que amamos.
  34. Schiller: Cada uno, visto de uno en uno, es tolerablemente inteligente y razonable; si todos forman un cuerpo, al momento os saldrán de todo ello un imbécil.
  35. Fenelón: Vale más tener el corazón alegre que la vida feliz. El corazón alegre suple a todo.
  36. Óscar Wilde: Es conveniente poner límites a la acción; pero no es conveniente poner límites al arte.
  37. Lejandro Vinet: La tristeza es la muerte del alma; la alegría es la vida.
  38. Joubert: El sentido común se acomoda al mundo; la prudencia trata de estar de acuerdo con el cielo.
  39. Cicerón: Estos son malos tiempos. Los hijos han dejado de obedecer a sus padres y todo el mundo escribe libros.
  40. Bill Cosby: Los seres humanos son las únicas criaturas de la tierra que permiten que sus hijos vuelvan al hogar.
  41. Charles Wadsworth: Para cuando un hombre se da cuenta de que su padre quizá tuviera razón, ya suele tener un hijo que piensa que él se equivoca.

Pdt.:

¡Seguiré con la afición! Y no es una amenaza sino la constatación de que hay pasatiempos que se recobran o se mantienen y nunca se olvidan.

¡NO LLORES, DESPIERTA!

la-llorona

La llorona de la chilena Marcela Serrano traba la leyenda de la madre que asesinó a sus hijos con la de Ella, una madre a la que a los pocos días de nacer se le dice que su hija ha muerto. Pero también es la historia de una lucha y un reencuentro, y de una determinación férrea en la que el universo femenino se presenta como el único ser por encima de las convenciones contra viento y marea. Y la de un regreso a los orígenes: la ciudad se presenta como un abismo, el pueblo pequeño como una promesa y el campo perdido como una pesadilla a la que luego se vuelve convertido en un refugio, ese es su itinerario de ida y vuelta. La vida es el devenir entre los sueños y las pesadillas que un terapeuta intentará explicar sin acierto a la protagonista. Entre ellos encontramos reminiscencias mitológicas, como la del Toro sobre el que escapa lo mismo que Europa.

Esta novela se estructura en cuatro partes con nombre de mujer, y un epílogo titulado Hoy, todas ellas escritas en los cuatro cuadernos que encontró en el centro penitenciario en el que la protagonista fue ingresada. La primera, Ella, consta de cuatro capítulos y nos relata la historia en primera persona de la narradora (cuyo nombre podría ser el de cualquier otra, dado que su antropónimo  -coincidente con el pronombre personal de tercera femenino- engloba a todas las mujeres), quien parece que se dirige a unos lectores ideales a los que se dirige con respeto (ustedes). Toda la obra es una especie de larga epístola, como la de Lázaro, en que se nos cuenta qué demonios hizo para acabar presa en un hospital psiquiátrico (como una de las treinta locas-presas, frente a las otras internas, las locas-locas) durante seis meses.

Esta mujer que podría ser cualquiera también es única, ya que destaca tanto en su familia como fuera de ella: deja el campo para ir al pueblo y mejorar, estudia secundaria con gran esfuerzo mientras trabaja, es reivindicativa y llega a hacerse popular. La locuaz Ella es la voz de los que no se resignan, heredera del orgullo materno pero no de su silencio, mientras que sus hermanos remiten a la historia reciente de su país (insurgentes que acaban por cruzar fronteras). Pero los hombres, en general, se nos presentan como meros trabajadores (padre, marido) que aceptan la vida tal y como les llega (la excepción sería la de los intelectuales convertidos en guerrilleros). Del hombre que no se queja y que no está a la altura, Ella se desentiende, precisamente por esto perderá a su marido.

Ella, no. Ella no se amilana. Cuando se enamora y conoce el paraíso de mano del filósofo al que llama su príncipe, no pierde tiempo al perderlo en autocompadecerse, ve el lado bueno, no se siente vacía sino llena por haber sido amada, él le ha dejado la reservas de amor necesarias para sobrevivir a otros cielos menos paradisíacos: “sabía que tarde o temprano la vida me mostraría su avaricia, pero confiaba en la reserva esa que el amor me había dejado”. Tampoco se arredra cuando se le dice que su hija ha fallecido mientras no estaban en el hospital y que la niña ha sido incinerada.

La novela representa también la historia de cómo la educación supone un salto de la vida miserable a la vida que se añora y de la que sólo disfrutan por cuna los insultantes ricos. Por eso a la protagonista le gusta pensar que grandes poetas tampoco habían llegado a la universidad y rodearse de mujeres fuertes, personajes que más que secundarios son principales en su vida. Ella primero trabaja en un restaurante donde tiene sus primeros amoríos, después en una especie de mercería, cuya dueña la tiene por nieta postiza, y más tarde en la ONG que funda junto a otras mujeres en ayuda a madres que han perdido sus hijos sospechosamente.

La segunda parte titulada Olivia y compuesta de tres capítulos, comienza con la decisión de Ella de no rendirse e investigar el caso. Para ello cocina pastelitos y cada día acude a venderlos fuera del hospital en donde dio a luz. Es así como conoce a esta alta abogada que da nombre a esta parte, impulsora de la ONG  y quien le recuerda a “su príncipe” porque ambos son la educación en persona. Ella, que aprende de todo su entorno y usa esos conocimientos (tenía un cuñado zapatero), la conoce al arreglarle un tacón que se le ha roto.

A pesar de que sabe que solo hay dos posibilidades: que su hija haya sido dada en adopción o vendida para el tráfico de órganos, Ella no desfallece. Poco después conoce a Jesusa, cuyo hijo es dado por muerto e incinerado en el mismo hospital, mientras Olivia empieza a investigar el historial de este (el número de niños muertos e incinerados en él), y juntas trazan un plan para destapar la trama.

Cuando se percata de lo que ocurre, que trafican con los niños de las mujeres a las que creen “pobres e ignorantes”, nos recuerda a los versos de Miguel Hernández esos que dicen que llegó con tres heridas (amor-muerte-vida): “El corazón me dio tres vueltas. Una por la rabia, otra por el miedo y la tercera por la pena”. Sin embargo, ella no se considera ni tonta ni pobre es “la puntada suelta” que han dejado los delincuentes. A partir de entonces, se dedican a abochornarlos a la entrada de otras maternidades con carteles que avisan a las madres de que roban hijos. Con las mujeres  sobre aviso, comienzan las denuncias. Y cuando uno tiene una causa, nada se le pone por delante.

Preciosa es la cita de William Blake: “¿De quién es ese fatal destino? ¡Creo que es mío! / ¿Por qué mi corazón zozobra? ¿Por qué vacila mi lengua? / Si tres vidas tuviese las tres daría por la causa / y me erguiría con los fantasmas sobre el reñido campo de batalla / ¡Preparaos, preparaos!”

Ella, alegre, agradecida, pacífica, ni se queja ni se resigna, y no se desmorona cuando escucha o lee “hablar en difícil”. Aborrece a las malas lenguas, como esas vecinas que la acusan de asesina. Es carismática, inteligente y empeñosa, por lo que Olivia la enseña y ella aprende cuanto puede (las palabras cultas del diccionario, la geografía de la capital, a hablar en público a base de práctica, a escribir) para hacerla crecer;si bien no quiere aconsejarla sobre vestuario porque no pretende cambiar su identidad. Tanto es así que Olivia llama a Ella “mi Elisa Doolittle”, aquella florista de los barrios bajos ingleses que se convierte en una especie de princesa, en la obra Pigmalión, del irlandés George Bernard Shaw.

Para Olivia uno de los mayores problemas de su continente es que todo él se desvanece entre militares, presos políticos, eliminación de las tribus originarias, guerras contra los insurgentes, huelgas de obreros o mineros y ahora con la desaparición de los recién nacidos. Por otra parte, la vida de estas dos mujeres se ve entrelazada por el azar como si alguien hubiera tejido alrededor de ellas una tela de araña. El príncipe de Ella se fue por razones políticas. Y Olivia reconoce que ella también tuvo su príncipe.

La tercera parte consta de otros tres capítulos y se titula Elvira, enfermera de la madre de Olivia (a la que agradece así el que la pagase los estudios) y que las ayudará en su cometido: mejorar su capacidad para enfrentarse a las entrevistas y presentarse lo mejor posible en la televisión o en la universidad en representación de muchas mujeres. Este nuevo personaje, que en realidad trabaja en un hospital psiquiátrico, será clave en su historia personal. Ella, Olivia y Elvira conforman los tres “pilares de la solidaridad”.

El azar de nuevo la lleva a conocer en un acto a la esposa del Ministro del Interior, momento en que reconoce en una de sus hijas a la hija propia. Su reacción la abocará al encierro. El infierno es una locura sin remisión y gracias a las otras mujeres conseguirá sobrellevar su ingreso, sobre todo a partir de que la nombren encargada de la biblioteca y cineteca del centro.

Entonces se obra el milagro: la niña secuestrada es a su vez secuestrada por unos guerrilleros a los que se la acabarán secuestrando para restituirla a la vida que no fue, a la vida primera, como una alhaja en manos de terceros antes de devolvérsela a quien le pertenecía, dirá Ella. Además se denuncian las detenciones ilegales y las torturas que sufren algunos detenidos. Y se descubre una coincidencia entre el abuelo paterno y la niña desaparecida que, junto a la foto de la casa de sus abuelos maternos, demuestra que hay cosas que no se pueden esconder.

La cuarta parte, también de tres capítulos, se titula Flor, quien acabará siendo una jefa de sedede la ONG  y es la artífice en gran medida de que la gente caiga en la cuenta de lo que ocurre. Que se confunda mudez (tenía un problema en el paladar que la impedía hablar) y sordera provoca que se convierta en una testigo clave de los hechos. No es ignorante porque un cura bueno la enseñó a leer y escribir. Tras la fuga, hay que decidir cómo no ser descubierta y le pedirá ayuda.

El epílogo, Hoy, nos devuelve al terruño, al campo en estado de gracia, cercano al beatus ille, a la vida sencilla del sembrar y ordeñar. Si bien nos preguntamos por la verosimilitud del final y tememos que se cumpla la profecía de la llorona cuando Ella, alocada, salvaje, irresponsable, ya no ve más riesgos que una segunda pérdida. En cualquier caso, la novela nos deja una querencia hacia ese personaje que cortaba cebolla para justificar su llanto.

¡Ojalá existiera el iluminador árbol de las verdades de la infancia de Ella!

Citas:

  • Descubrí que usar las palabras era como coser a ciegas, por eso me enamoré de ellas. Hilos con sonido.
  • Nuestros amores fueron como los misterios del Rosario: gloriosos, gozosos y, cómo no, dolorosos.
  • Si algo distingue al paraíso es que en algún momento deja de serlo, todos somos expulsados de allí, tarde o temprano.
  • Los Sueños debían recordarse para que no quedaran dentro del corazón formando nudos que luego provocarían dolor.
  • Pudor me daba que gastara tiempo en mí y se lo confesé. No es por ti, mujer, es por todas las personas como tú, es por mi país en el que invierto tiempo. Calladamente me pregunté: de haber detenido educación, ¿sería yo como ella?
  • Las mujeres pobres tienen pocas ocasiones de estar con otras conversando y haciendo cosas importantes. La amistad (…) la parecía el resultado natural. Éramos todas solidarias de la misma causa. Olivia pasó a ser el ángel guardián que algún dios bueno nos envió para velar por nosotras. Todas las tardes, camino a casa pensaba en una cosa: la educación. (…) la línea que divide al mundo, que determinaba nuestro pasado y el porvenir.
  • A pesar de las penas, creía que ser mujer era más divertido que ser hombre. Cuando me miró raro, le dije rapidito, como quien no quiere la cosa: nosotros tenemos hijos e ilusiones; los hombres sueñan poco.
  • Quizá la vida es así, dos verdades corriendo juntas como dos cauces paralelos que desembocan en un mismo río.
  • Sin verdad no hay castigo, dijo Olivia. Contesté: quiero que me mientas si eso me ayuda a sobrevivir. Como una potranca herida, daba mis últimos corcoveos. Inútiles. Ella creía en los países y en el futuro. Yo, en las necesidades de los que estamos vivos.
  • Me moría de frío. Las otras no. Por vez primera se me ocurrió que la temperatura del cuerpo estaba conectada con la lucidez mental.
  • Si te mientes cada día y finges indiferencia, llegara un amanecer en que te habrás vuelto indiferente. Prueba a hacerlo con paciencia.
  • Los que se aburren son casi siempre los que no tienen la capacidad de parir algún proyecto, por pequeño que sea, los que no creen en el día de mañana.
  • Construir la vida es más difícil que morir, me dijo Antonio, luego agregó: lo dijo un poeta ruso, no yo.
  • A cada minuto su propio afán.
  • Alimentar y abrigar. Los dos verbos que conjuga instintivamente la madre.

 

CITAS VARIAS (DE RECORTES DE PERIÓDICOS, DE CALENDARIOS Y LITERARIAS):

Las citas, cuando quedan esculpidas en nuestra memoria, nos sugieren pensamientos originales; además, despiertan en nosotros el deseo de leer a los autores de los cuales han sido tomadas. (Winston Churchill)

  1. El Escarabajo de Manuel Mújica Láinez:
    • Nada sobrepasa en angustia a un dios asustado.
    • Los dioses hemos fatigado al mundo, que sin embargo tenía hambre de dioses.
  2. José Emilio Pacheco(visita en http://amediavoz.com/pacheco.htm una breve antología de sus poemas):
    • Enseguida pensé que Dios es dos: / La luna y el sol, la tierra y el mar, el aire y el fuego.O es dos en uno; la lluvia / la planta, el relámpago / el trueno. //(…) / ¿Dios es el bien porque regala la lluvia? / ¿Dios es el mal por ser la piedra que mata? / ¿Dios es el agua que cuando falta aniquila /y cuando crece nos arrastra y ahoga?
    • A la parte de mí que me da miedo / la llamaré Demonio. / ¿O es el doble de Dios, su inmensa sombra? / Porque sin el dolor y sin el mal / no existirían  el bien ni el placer, / del mismo modo que para la luz / son necesarias las tinieblas.
    • Contraelegía: Mi único tema es lo que ya no está / Y mi obsesión se llama lo perdido / Mi punzante estribillo es nunca más / Y sin embargo amo este cambio perpetuo / este variar segundo tras segundo / porque sin él lo que llamamos vida / sería de piedra.
    • La gota es un modelo de concisión: / todo el universo / encerrado en un punto de agua.No tomes muy en serio / lo que te dice la memoria.
    • Del poema Presencias: ¿Qué va a quedar de mí cuando me muera / sino esta llave ilesa de agonía,/ estas pocas palabras con que el día, / dejó cenizas de su sombra fiera?
    • Un marine: Quiso apagar incendios con el fuego. /Murió en la selva de Vietnam / y en vano.
      1. Richard Whately: Enseñar a quien no tiene curiosidad por aprender de sembrar un campo sin ararlo.
      2. Derek Curtis: Si cree usted que la educación es cara, pruebe con la ignorancia.
      3. Otras citas sobre la educación puedes encontrar en: http://www.muyinteresante.es/cultura/arte-cultura/articulo/ocho-frases-sobre-educacion
      4. Observaciones sobre el plano-secuencia. Pier Paolo Pasolini:

      Es decir, el hombre se expresa sobre todo con su acción —no entendida en una mera acepción pragmática—, porque es con esa acción que modifica la realidad e incide en el espíritu. Pero esta acción suya carece de unidad, o sea, de sentido, hasta que no está acabada. Mientras Lenin vivía, el lenguaje de su acción era posible y, por lo tanto, modificable por eventuales acciones futuras. En suma, mientras tiene futuro, es decir una incógnita, un hombre no termina de expresarse. Puede haber un hombre honesto que, a los sesenta años comete un delito: dicha acción modifica todas sus acciones pasadas, y él se presenta entonces como alguien distinto de lo que siempre ha sido. Hasta que yo no esté muerto, nadie podrá dar un sentido a mi acción que, en cuanto momento lingüístico, es difícil de descifrar.

      Por lo tanto es absolutamente necesario morir, porque, mientras estamos vivos, carecemos de sentido, y el lenguaje de nuestra vida (con el que nos expresamos, y al que atribuimos la máxima importancia) es intraducible: un caos de posibilidades, una búsqueda de relaciones y de significados sin solución de continuidad. La muerte efectúa un montaje fulmíneo de nuestra vida: o sea, elige sus momentos de veras significativos (ya no modificables por otros posibles momentos contrarios o incoherentes) y los pone en sucesión, convirtiendo nuestro presente, infinito, inestable e incierto, y por lo tanto lingüísticamente no descriptible, en un pasado claro, estable, cierto y que, así, deja describir lingüísticamente (en el ámbito de la citada semiología general). Sólo gracias a la muerte, nuestra vida nos sirve para expresarnos.

  1. Ibsen: Ni felicitaciones ni amenazas distraen al hombre que sabe lo que quiere.
  2. Aforismo Keniata: Trata bien al mundo, pues no te pertenece, lo tienes otorgado en préstamo por tus hijos.
  3. Consejos a los jóvenes escritores de Charles Baudelaire: El odio es un licor precioso, un veneno más dulce que el de los Borgia, porque está hecho con nuestra sangre, con nuestra salud, con nuestros sueños y con los dos tercios de nuestro amor. ¡Es necesario ser avaros con él!
  4. Reinhold Niebuhr: Señor, concédeme serenidad para aceptar lo que no puedo cambiar, valor para cambiar lo que sí puedo y sabiduría para reconocer la diferencia.
  5. Nietzsche: El hombre solitario sufre tantas amenazas y vive con tantos miedos en este mundo que no tenido más remedio que inventar la risa.
  6. Jules Renard: Cuanto más se lee, menos se imita.
  7. Freud: Te dices a ti mismo: ¡Mira, aquí está el mundo que aparenta ser tan peligroso! Pero no es nada más que un juego de niños. Merece la pena hacer chistes sobre esta amenaza.
  8. Octavio Paz: Todas las culturas son cultura, todos los hombres son el hombre.
  9. Mentiras y disparates: A la luz del farol apagado /un mudo leía, /un sordo escuchaba, / un ciego miraba/ y a un calvo que había / los pelos de punta se le ponían.
  10. Décima de Francisco Gregorio de Salas referida a la veleta de una iglesia de San Miguel en cuya pala había una efigie del Santo sobre una figura del diablo al que amenazaba con una espada: Todos podemos creer /de donde los aires vienen,/ pues los dos que lo previenen/ muy bien lo pueden saber./ Sólo podrá suceder/ que el diablo mienta insensato; / pero el santo poco grato/ dirá, al ver su falsedad:/ Pícaro, di la verdad,/ mira que si no te mato.
  11. Denis Diderot: Dos cualidades esenciales en un artista: la moral y la perspectiva.
  12. Jean Jacques Rousseau: Si quitáis de nuestro corazón el amor de lo bello, nos quitáis todo el encanto de vivir.
  13. Séneca: Sólo venciéndote vencerás.
  14. Lao-Tse: El sabio disfruta de lo que tiene. El necio quiere más.
  15. Lao-Tse: Una espada que se afila sin cesar no conservará mucho tiempo su filo. Retirarse una vez realizada la obra: he ahí el tao del cielo.
  16. Cicerón: Solamente pueden unirnos los buenos sentimientos; el interés nunca ha formado amistades estables.
  17. Nietzsche: Donde empieza el Estado termina el hombre.
  1. Sai Baba: El deseo es una hoguera que arde con más fuerza cuando es alentado. Un deseo conduce a diez más y el hombre se agota tratando de satisfacer las exigencias de esa cadena de deseos.
  2. Edmund Burke: El mayor error lo comete quien no hace nada porque sólo podría hacer un poco.
  3. Martin Luther King: No me preocupa el grito de los violentos, de los corruptos, de los deshonestos, de los sin ética… Lo que más me preocupa es el silencio de los buenos.
  4. Montesquieu: Corriendo tras el placer no se alcanza otra cosa que el dolor.
  1. Telleirand: Dios nos ha dado el divino don de la palabra para poder ocultar nuestros pensamientos.
  2. Carlos Salomón: El hombre, en silencio, escucha/ el ruido de la guadaña. En La sed, Adonáis, 1951
    • De esta misma obra: La muerte va tras del hombre. / En su soledad le alcanza.
    • En el artículo de Elda Lavín titulado «Carlos Salomón: razones para una elección»: Vivir sin poesía -sin, en boca de Diego, “este puñado de autoprofecías”-  es la forma más  desamparada de la renuncia.
  1. Antonio Porchia: Nadie te ha dado nada por nada si nadie te ha dado el corazón, porque sólo el corazón se da por nada.
  2. Francis Bacon: Nos estimula tanto la conciencia de vida, cuanto la de muerte; lo mismo que la del azar que decide entre ambas.
  3. En la obra El hombre de los 40 escudos de Voltaire, aparece este dicho popular: Los frailes son los hombres que se reúnen sin conocerse, viven sin quererse y mueren sin llorarse.
    • En esta misma obra y en la línea de considerarlos desertores de la sociedad: Los frailes son parricidas que aniquilan a toda una posteridad.
    • También se les considera antipatrióticos, antihumanos, aburridos, inútiles con su reclusión -equiparable a una muerte en vida- y su vida contra natura y a costa de sus compatriotas a los que usurpa su riqueza: Aquel estado o situación del que puede decirse que si lo adoptase todo el mundo se acabaría la humanidad, debe condenarse, Y quien lo adopte causa a la especie que pertenece el mayor mal que puede hacerle.
    • También: En todo pleito, en toda contienda, en toda disputa, distingamos al agresor del agraviado y el opresor del oprimido. La guerra ofensiva es infame pero la defensiva es justa.
    • Y sigue: Es preciso escarmentar al delincuente, pero más que la horca le intimidan el trabajo forzado y la vergüenza duradera. (…) una buscado para nada sirve, y (…) las penas han de servir.

LIBRERÍA ANTUÑANO

IMG_20160615_143959772

 

Hola a todos:

Dos de mis hijitos literarios, ¡qué cursi me ha quedado!, jeje, están desde hace poco en la original librería Antuñano de Santander (ya antes estuvieron en Gil y Estudio). Vende también por Internet: http://masquelibrosantunano.com/. Aunque compruebo que solo aparece Versatilidad de la emoción y no Ars adivinatoriaTrizas y trazos, que también dejé en depósito.

Si no conocéis esta librería de viejo y de nuevo, con sabor auténtico y un rinconcito para charlar, leer y tomar infusiones raras, os aconsejo que paséis por ella, echéis un vistazo y os encandiléis con sus libros e, incluso, con los míos. Hoy toca un poco de publicidad.

 

IMG_20160615_144007160

IDEAS AJENAS, PENSAMIENTOS PROPIOS

Cuantos dichos, citas, proverbios… nos hacen ver con claridad lo que antes intuíamos entre brumas. Cuantos crecen con nosotros, a veces su influjo se desinfla, pero si eran interesantes acaban por salir a flote cuando menos lo esperamos para ayudarnos a navegar por tierras inhóspitas y parajes desconocidos de nuestra vida. A menudo el pensamiento ajeno toma carta de ciudadanía en nuestra visión del mundo y, agazapado o brincando, late bajo nuestra mirada y nuestra lengua. ¡Qué magníficas muletas las palabras!

Proverbio indio

  • La linterna de la experiencia solo alumbra al que la lleva (proverbio chino).
  • Llamamos destino a todo cuanto limita nuestro poder (Emerson).
  • Buscar significa tener un objetivo. Encontrar, sin embargo, significa estar libre, abierto, no necesitar ningún fin (Hermann Hesse).
  • Poca ciencia aleja muchas veces de Dios y mucha ciencia conduce siempre a Él (Bacon).
  • La sabiduría viene de escuchar, de hablar, el arrepentimiento (proverbio italiano).
  • Los problemas dan sabor a la vida y al pensamiento. Los problemas son bendiciones para ti. Un problema es un reto a la aventura (Shivananda).
  • en mis habitaciones quiero que se mezcle siempre mucho de cielo con un poco de tierra. Mi nido será pájaro, porque mis pensamientos y mis palabras tienen alas (Joubert).
  • El corazón del sabio no es ya suyo, pues él se coloca en lugar de todos los hombres (Lao Tsé).
  • Otros hombres viven para comer, pero yo como para vivir (Sócrates).
  • Según que el color del travertino manchego sea dorado o gris, o azulado o verdoso, la laguna parece un topacio, una perla, un zafiro o una esmeralda (bella descripción de Víctor de la Serna respecto a las Lagunas de Ruidera, entre Albacete y Ciudad Real, que me trae a la cabeza la vieja máxima: La vida es el color del cristal con que se mira).
  • No suele ser la riqueza de la virtud compañera (Alonso de Barros).
  • Todos hablan de progreso, pero nadie sabe salir de la rutina (E Girardin).
  • Mucha sabiduría unida a mediana santidad es preferible a mucha santidad con poca sabiduría (San Ignacio de Loyola).
  • La hacienda se gasta, la ciencia crece y es mayor estimación lo poco que el sabio sabe que lo mucho que el rico tiene (Mateo Alemán).
  • Es rico el que tiene bastante para hacer bien a los demás (Browne).
  • Afortunadamente no tenemos por qué parecernos a nuestros retratos (Anatole France).
  • Oír o leer sin reflexionar es una operación inútil; reflexionar sin libro ni maestro es peligroso (Confucio).
  • El rey debe tener presentes tres cosas: que gobierna hombres, que debe gobernarlos según la ley y que no gobernará siempre (Eurípides).
  • Jamás la hipocresía vino cubierta tanto con la verdad, que no mostrarse algún pequeño indicio, alguna puerta por donde su maldad se investigase (Cervantes).
  • Hay reproches que elogian y hay alabanzas que maldicen (La Rochefoucauld).
  • Familia que reza unida permanece unida (P. Peyton, EEUU).
  • No aflijas al afligido; que a las veces el que ha errado tiene enmienda consolado mejor que reprendido (Juan Rufo).
  • Para un cristiano hasta el sol que se pone sigue siendo resplandeciente (Juan XXIII).
  • Bástele a cada día su propia afán, el ayer ya no está en tu mano, con el mañana no cuentas, llena bien el hoy (San Mateo).
  • La buena reputación vale más que las grandes riquezas. La estimación tiene más alto precio que el oro y la plata (proverbio).
  • Ninguno es onza de oro para que agrade a todos (refranero).
  • Mejor es mover a risa que a escarnio (Petronio).
  • No hay virtud más eminente que el hacer sencillamente lo que tenemos que hacer (José María Pemán).
    • Proverbio árabe

MOTIVARSE PARA TRABAJAR

En estos tiempos de crisis, cualquier empuje es válido. Ahí van unas citas que nos convencerán, nos despertarán o, al menos, nos harán reflexionar. Lástima que no todos puedan agarrarse a ellas. Unos porque no desempeñan el trabajo de su vida; otros, porque están ninguneados, boicoteados, estresados o el -ado que corresponda en el que tienen; y un 25% de la población española porque ni siquiera poseen un hueco en el entramado laboral sobre el que echar pestes.

EVIDENCIAS

Confucio: Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida.

George Bernard ShawDichoso es aquel que mantiene una profesión que coincide con su afición.

PARADOJAS DE LA VIDA

Ogden Nash: Si no queréis trabajar, necesitáis trabajar para ganar suficiente dinero para no trabajar más.

Leonardo Da Vinci: He ofendido a Dios y a la humanidad porque mi trabajo no tuvo la calidad que debía haber tenido. 

Henry David Thoreau: Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde; ahora coloca las bases debajo de ellos.

Stephen Leacock: Soy gran creyente en la suerte, y he descubierto que mientras más duro trabajo, más suerte tengo.

Elbert Hubbard: Una máquina puede hacer el trabajo de 50 hombres corrientes. Pero no existe ninguna máquina que pueda hacer el trabajo de un hombre extraordinario.

Henry Ford: Pensar es el trabajo más difícil que existe. Quizá esa sea la razón por la que haya tan pocas personas que lo practiquen.

PERSEVERANCIA

Anna Pavlova: Nadie puede llegar a la cima armado sólo de talento. Dios da el talento; el trabajo transforma el talento en genio.

Franklin Delano Roosevelt: Siempre que te pregunten si puedes hacer un trabajo, contesta que sí  y ponte enseguida a aprender como se hace.

J.P. Sergent: El éxito no se logra sólo con cualidades especiales. Es sobre todo un trabajo de constancia, de método y de organización.

INTROSPECCIÓN

Boris Leonídovich Pasternak: El trabajo ayuda siempre, puesto que trabajar no es realizar lo que uno imaginaba, sino descubrir lo que uno tiene dentro.

IGUALDAD

Simone de Beauvoir: Mediante el trabajo ha sido como la mujer ha podido franquear la distancia que la separa del hombre. El trabajo es lo único que puede garantizarle una libertad completa.

RIQUEZA

Benjamin Franklin: El camino hacia la riqueza depende fundamentalmente de dos palabras:  trabajo  y ahorro.

FELICIDAD

Thomas Jefferson: No son las riquezas ni el esplendor, sino la tranquilidad y el trabajo, los que proporcionan la felicidad.

ESCLAVITUDES

Theidir Ninnseb: Cuando el hombre ya no encuentra placer en su trabajo y trabaja sólo por alcanzar sus placeres lo antes posible, entonces sólo será casualidad que no se convierta en delincuente.

Máximo Gorki: Cuando el trabajo es un placer la vida es bella. Pero cuando nos es impuesto la vida es una esclavitud.

« Older entries