CITAS QUE ME IMPACTARON (en verso)

De Pedro Calderón de la Barca en El gran teatro del mundo:

  • Aun una comedia vieja / harta de representar, / si no se vuelve a ensayar / se yerra cuando se prueba. / Si no se ensaya esta nueva, / ¿cómo se podrá acertar?

De Jaime Gil de Biedma:

  • Para saber de amor / para aprenderlo / haber estado solo es necesario /  y es necesario cuatrocientas noches / con cuatrocientos cuerpos diferentes / haber hecho el amor. / Que sus misterios, / -como dice el poeta- son del alma / pero un cuerpo es el libro en que se leen. 

De Ana Merino en La voz de los relojes:

  • ¿De dónde soy? / Soy de lo que leo.
  • Mi vida se hizo frágil al saberse mortal.
  • Porque el mar es la vida / de los que naufragamos.
  • Bordeo tantas cosas cada día / que me asusta / mi afición a los abismos.
  • Hay señales que son el testamenteo / que nadie escribirá / al final de una curva.
  • El inventor de las metáforas / siembra una semilla venenosa / que germina en poema / o agoniza en locura después de muchos años.
  • Café descafeinado / para una vieja loca / que se inventa la vida de los muertos / leyendo lápidas.
  • Pasamos de largo, / (…) tu respiración es un hilito fino/ de aire evaporado.
  • El aire quiebra las ramas, / se viste de tormenta, / y nos roba el ritmo / de la respiración acompasada.
  • Y la ansiedad me agota / porque sé que al final / ningún tiempo me espera.
  • Habrá que acostumbrarse / a nuestra condición frágil y efímera / para ser dignos del tiempo y la vejez.
  • La memoria la costruyen / abismos, (…) / ese pensamiento amargo / de contrabando y olvido, / que surge cuando soñamos / y la vida nos desata / sus nudos de realidad.
  • La niñez siempre encuentra / las lecturas prohibidas.
  • No he nacido / para nada necesario.
  • Las rupturas / se disfrazan de minúsculos espejismos.
  • Dentro de mí sólo habita / un desencanto gris / de poniente perpetuo.

De Los perros románticos de Roberto Bolaño:

  • Dejarás atrás las imágenes del dolor y del laberinto  /y olvidarás. / Pero en aquel tiempo crecer hubiera sido un crimen.
  • La poesía entra en el sueño / como un buzo en un lago. (…) La poesía entra en el sueño /como un buzo muerto /en el ojo de Dios.
  • Día revestido con las potencias de la voluntad, / aterido y fijo en un barrizal que acaso no sea /de este mundo, descalzo en medio del sueño que se mueve / desde nuestros corazones hasta nuestras necesidades, / desde la ira hasta el deseo: cortina de juncos /que se abre y nos ensucia y nos abraza.
  • Eso es lo que quiero chuparte, me dijo una noche. / ¿Qué, Lupe? El corazón.
  • El reencuentro sólo les devuelve / la certidumbre de su unión.
  • Un amor breve como el suspiro de una cabeza guillotinada, /La cabeza de un rey o un conde bretón, / Breve como la belleza, /La belleza absoluta, /La que contiene toda la grandeza y la miseria del mundo / Y que sólo es visible para quienes aman.
  • Sus ojos que son como el libro / de geografía ideal: / los mapas de la pesadilla pura.
  • A veces el sueño es tan monótono. / Rincones, regiones desconocidas, pero del mismo sueño.
  • Si miramos con rayos X la casa del paciente / veremos los fantasmas de los libros en estanterías silenciosas /o apilados en el pasillo o sobre veladores y mesas.
  • La memoria del fracaso / convertida en la memoria / del valor.
  • En hoteles que parecían organismos vivos. / En hoteles como el interior de un perro de laboratorio.
  • Había visto a la muerte copular con el sueño / y ahora estaba seco.
  • Un valor innombrable e inútil, bien cierto, / pero reencontrado en los márgenes / del sueño más remoto, /en las particiones del sueño final, / en la senda confusa y magnética / de los burros y de los poetas.
  • Sin importarme el dolor / o el esfuerzo que he de hacer / para seguirte. / Porque contigo puedo atravesar / los grandes espacios desolados / y siempre encontraré la puerta / que me devuelva / a la Quimera, / porque tú estás conmigo, / Musa.

De José Antonio Muñoz Rojas:

  • No pesa el corazón de los veloces (A una ciclista).

De Wislawa Szymborska

  • Ningún día se repite, / ni dos noches son iguales, / ni dos besos parecidos, / ni dos citas similares.
  • Una cosa no acepto./ Volver a ese lugar./ Renuncio al privilegio / de la presencia. // Te he sobrevivido suficiente / como para recordar desde lejos.
  • Soy la que soy, / casualidad inconcebible / como todas las casualidades. / Otros antepasados / podrían haber sido los míos / y yo habría abandonado /otro nido…
  • Una de esas muchas fechas / que ya no me dicen nada.// A dónde fui ese día, / qué hice, no lo sé./ Si en los alrededores se hubiera cometido un crimen,/ no tendría coartada.

De Ovidio:

  • La noche es nodriza de todos los pesares

De Goethe:

  • La noche es la mitad de la vida.

De P. Salinas:

  • “Toda el alma para ti”, / murmuras, pero en el pecho / siento un vacío que sólo / me lo llenará ese alma / que no me das. / El alma que se recata / con disfraz de claridades / en tu forma del espejo.
  • Tú vives siempre en tus actos.
  • Tengo que vivirlo dentro, / me lo tengo que soñar.
  • Yo no necesito tiempo / para saber cómo eres: / conocerse es el relámpago. (…) El que te busque en la vida / que estás viviendo, no sabe / más que alñuisiones de ti, / pretextos donde te escondes.
  •  Qué alegría, vivir / sintiéndose vivido.
  • Lo que eres / me distrae de lo que dices. (…) / Yo no miro adonde miras: yo te estoy viendo mirar. / (…) Y no quiero ya otra cosa /más que verte a ti querer.
  • Me debía bastar / con lo que ya me has dado. / Y pido más, y más.
  • ¡Qué paseo de noche / con tu ausencia a mi lado! / Me acompaña el sentir / que no vienes conmigo. Los espejos, el agua / se creen que voy yo solo.
  • No quiero que te vayas, / dolor, última forma / de amar. (…) Y mientras yo te sienta, / tú me serás, dolor, la prueba de otra vida / en que no me dolías.
  • … por los campos del tiempo que vivimos. / No puede haber un puente / tan breve como éste, (…) / Por lejos que se esté si digo: “tú”, / si dices tú, se pasa invariablemente, de mí a ti, de ti a mí.
  • “A ti te escojo, a ti, entre todos” / como lo dice el rayo o la fortuna. / Un sueño me eligió desde sus ojos.
  • Me haces falta en la vida / porque no eres el pan / nuestro de cada día.
  • Esta vida, columpiándose, / no es vida, dulce es retraso / de un morir que no perdona.
  • El paraíso está debajo / de todo lo supuesto, lo sabemos. / Lo supuesto es la vida y es el mar.
  • ¿Por qué pregunto dónde estás / si no estoy ciego, / si tú no está ausente?

De Mario Benedetti (en Insomnios y duermevelas):

  • Cuando el cuerpo se enferma / y el alma sigue entera / no es para preocuparse / brava es la viceversa / cuando el alma se enferma / y el cuerpo sigue entero.
  • Y en mi frente se posa un desespero / hasta que me despierta / el pescozón del día.
  • Se vive allende / el tiempo es gratis / (…) allá estarán los que me piensan
  • La música será siempre de otros / otros que por la noche me rodean / hasta enhebrar la aguja del insomnio.
  • Siempre me hartaron las palabras gordas / con las basta hinchazón de sus vocales / me quedo con los verbos jabalina / y el canto de algún gallo tempranero.
  • Nunca el silencio es tal silencio / vuelan / entre sus sombras que todo la callan / ternuras y pasiones como éstas / que te consagro en el silencio mío.
  • Y si un pájaro vuela en sus palabras / es porque el corazón abrió la jaula.

De  Luis Rosales:

  • No lloro lo perdido, Señor, nada se pierde.
  • Verte es saber tu destino.
  • La gris hipocresía con su andar de galápago
  • Considérate vivo y ponte en cura.
  • Cuántas personas hay en el mundo que no pueden creer, / y llevan en los ojos un ataúd.
  • Tu mirada descubre lo esencial;  / la unidad que mantiene la entereza / del agua al caminar, la ligereza / del mundo en su lenguaje matinal.
  • … me nacen arañazos cuando espero.
  • … hay personas que viven como teniendo invitado a su corazón.
  • … aún me sigue tirando de la lengua enseñándola a andar.
  • Las personas que no conocen el dolor son como iglesias sin bendecir, / como un poco de arena que soñara en ser playa, / como un poco de mar.
  • … me miráis quizás para lacrarme.
  • El día de hoy será tu herencia, lo que trabajes el día de hoy será tu herencia y nada más / porque todo se logra y se pierde en un día.
  • … yo era tan sólo un muerto eventual.
  • La vida es un milagro gratuito.
  • … hay que llorar como quien da limosna, / (…) hay que hablar a los sordos interiores, / a los agonizantes de palabra y de obra.
  • … y la facilidad es descreída, (…) / nos dice la experiencia que quien consigue fácilmente cuanto quiere, / suele tener un aborto de corazón, / y le sobra la vida, porque no sabe ya que hacer con ella.
  • La ausencia pesa tanto que es preciso convertirla en espera, / apaciguarla / igual que se hace un torniquete sobre el brazo para evitar la sangre.
  • La prensa con su ayer momificado.
  • Lo malo es el dolor que la calumnia suele causar con su inyección de frío.
  • … voy a aprender a hablar a la medida.
  • La dignidad sostiene más que la resignación.
  • … la edad que se va haciendo disuasoria.
  • El aislamiento es duro pero alivia: / nadie se juzga responsable mientras se siente aislado.
  • La extrañeza es una asignación que nos va a acompañar durante toda nuestra vida.
  • Hablar sinceramente es una forma de castración pero tienes que hablar.
  • … quien elige empieza a suicidarse.
  • Hay que prestarle al mundo una atención distribuida.
  • Para entender el mundo me he incorporado en su mudanza.
  • La libertad nos junta, la independencia nos aísla.
  • Hay personas tan claras que las escuchas antes de verlas, / se hacen patentes sin hablar/ y su rostro parece contar algo, / (…) y además hay personas tan vivas que siempre que nos hablan nos despiertan.
  • “Nada me ha engañado tanto como mi sinceridad;” / si eres sincero, mientes, pero eso importa poco, / la mentira es tan tuya, / porque nos pertenece de otro modo: / quiero decir que la verdad es de las cosas y la mentira es sólo nuestra, / pues aunque nunca es necesaria, siempre es necesitada. / Lo importante es la vida que nos engaña siempre, / y su verdad nunca coincide con la nuestra.
  • El principio es el fin; / la primer impresión nunca se acaba.
  • El recuerdo es un traje que nos queda siempre corto.
  • Los muertos difieren en su capacidad de permanencia, / algunos son demasiado veloces, / y hay que decirlo sin tapujos: / algunos  muertos son efímeros, otros son pesimistas y otros  son muertos diferidos.
  • … fue mi licenciatura como aprendiz de muerto.
  • La juventud está esperando siempre una llamada que nadie le va a hacer.
  • Las palabras suelen ser un tejado de dos aguas.
  • … en todo juicio estás mirando siempre desde el mismo perfil /y aun el elogio tiene su pequeño esqueleto de calumnia. / Ahora bien cuando escribes enjuicias y la escritura hace más rígida la expresión.
  • La pérdida más trivial le dejaba el mirar tropezón.
  • El terrorismo ha demostrado que hay algo intranquilizador en la justicia reivindicativa, / la violencia es contraproducentes, / pero es un sucedáneo tan económico de la guerra civil, / que su interés por muy alto que sea siempre esa mortizable.
  • Ya se sabe que hay guerras que finalizan sin terminar.
  • … cuanto menos le entieneden más le admiran.
  • Tal vez no dicen lo que piensan, pero dicen lo que imaginan, / tal vez no dicen lo que creen pero dicen lo que quieren creer, / tal vez no son injustos, ni desagradecidos, puesto que al fin y al cabo al inocente no le deben nada, / el inocente estorba y nada más como a veces estorba el mirar en el ojo, / pues nos hace elegir interminablemente entre cegar y recordar.
  • El lenguaje es compendiador y por eso consigue lo que quiere, / compendiar es mentir, / y una sola palabra, generalmente una mentira, suele llenar de sombra el mundo. / Por consiguiente olvida cuanto sabes, / la historia universal de la mentira se funda en el olvido, / y siempre llega un día en que la propia voz empieza a repugnarnos, pues en virtud del desmemoramiento / nuestra voz contribuye también, a ese divorcio general entre la vida y las palabras…
  • Si callas lo que callas, te calumnias, si dices lo que piensas, te falseas.
  • Quien no tiene defensa acaba por matar.
  • La delación es incansable porque tiene la vida asegurada.
  • … tienes que inventariar todos los muertos que ha causado en el mundo la mirada antagónica.
  • … yo estaba tiritón y era por algo: / quedarse frío es el anuncio de un castigo.
  • Nadie sabe hasta dónde puede llevarle la obediencia.
  • El dolor es una instantánea que  totaliza nuestra vida.
  • Un hombre circunspecto casi nunca es alegre.
  • Para vivir no pido garantías (…) / la vida es sólo una advertencia.
  • La vanidad que ponemos en nuestro amor es una forma de onanismo.
  • El asombro nos deja en la mirada un desmoronamiento sin orillas.
  • La plenitud te llena pero no te acompaña.
  • Un rostro alegre siempre te está enseñando algo.
  • Es justamente en el arranque del amor cuando da un hombre su medida.
  • Los amantes quieren ponerle al tiempo un cinturón de castidad
  • Elegir es nacer pero el nacer y el elegir se acaban
  • La herencia no prescribe.
  • La duda es una quemazón que causa el humo y no la llama, / y quien duda se quema sin arder.
  • … y se me vino el mundo abajo al mirarlo reír, / con esa risa franca que parece levantarse la falda, / para enseñarlo todo.
  • El silencio tiene don de lenguas.
  • El movimiento se demuestra andando, / (…) al dialogar es el oído quien da el paso adelante.
  • El método supone la insistencia, / una insistencia sin pretensiones de orientar a la persona…
  • … el mar recuerda el nombre de todos sus ahogados…

De Fernando Abascal (en Los poemas ásperos):

  • Esas extrañas y necesarias / concordancias: los otros, nosotros (Concordancias III).
  • Nietzsche exigía a los que practican el arte venerable de la lectura el saber volverse silenciosos y pausados. Nuestra época bulliciosa e hiperactiva, soporta mal el silencio y la lentitud. El filósofo desconfía de los lectores modernos. Un caracol lee sobre la hoja de una berza.

De Lorca:

  • El escándalo temblaba / rayado como una cebra. (De Canción del mariquita)

De José Emilio Pacheco:

  • Quiero tomar la palabra, anguila fugitiva entre las manos.
  • Es la miniaturización del terror la araña.
  • Todo lo que protege es también abismo (de El hombre-bala) .
  • El gran tema del mundo es la venganza”, por eso: “La vida sólo avanza gracias al conflicto / La historia es el recuento de la discordia que no termina nunca.
  • Dios es dos: / la luna y el sol, la tierra y el mar, el aire y el fuego. // O es dos en uno; la lluvia/ la planta, el relámpago / el trueno.
  • A la parte de mí que me da miedo / la llamaré demonio.
  • Ya somos todo aquello / contra lo que luchamos a los 20 años.

                

De Isaac Manuel Cuende en Poesía de superficie: 

  •  Cada uno que pasa por tu lado / lleva un libro escrito a sus espaldas / y tú no sabes nada de ese libro.

De Miguel Hernández:

  •  Yo sé que ver y oír a un triste enfada / cuando se viene y va de la alegría.

De Quevedo 

  • Vive para ti solo / si pudieres / pues solo para ti / si mueres mueres. 

De Antonio Palud en Poemas para huir de la poesía

  • El poeta es un títere de palo / que llora lágrimas de plata / fríamente insensible / mientras lanza palabras a la hoguera, / pues quiere desprenderse de todo lo imperfecto / en su sueño de loca perfección. (…) /Es un estético homicida, / un santo inquisidor que prende fuego a las palabras, / un asesino de las letras que no encajan en su texto.
  • Texto, prostíbulo de letras.
  • El gorrión como un buzo / atraviesa el océano de aire.
  • La poesía es una joroba de palabras / que le ha nacido a la escritura, / la poesía no sirve para nada (…) /El poeta es, al fin y al cabo, / sólo el pariente pobre de las letras.
  • Las tijeras del oleaje roen las rocas.
  • Negras letras, / pequeñas cucarachas atrapadas / por el blanco exacto, / la mortal telaraña del papel.
  • El sol es un samurai / que se suicida en la sierra…

De Nicanor Parra en Poemas y antipoemas

  • El autor se da a entender a estornudos.
  •  Aquellos eran los momentos en que ponía en práctica mi  celebre método onírico / que consiste en violentarse a sí mismo y soñar lo que se desea.
  •  Como un globo que se desinfla mi alma perdía altura

 De Luis Alberto de Cuenca:

  • “La noche había sido muy larga y muy oscura. / Quería oír tu voz. Que tus dulces palabras /me trajeran un poco de calma. Que el cariño / que sentías por mí viajara por teléfono, / hacia mi corazón maltrecho y derrotado. / Quería oír tu voz y oí la de tu amante.”   (en “La llamada” de El hacha y la rosa)
  • ¿Morderá el polvo al fin tanta / melancolía?  
  •  Agag, rey de Amaleq, fuerte guerrero, / recién vencido -y perdonado- dijo / para sí, arrodillando las palabras, / como quien rinde culto a la derrota…
  • Hay ojos muy hermosos con ojeras excelsas / (…) supervivientes de edades / más gloriosas (de Afrodita Mercenaria).

De Eduardo Mazo,  en Autorizado a vivir (Epigramas)

  • Lo malo de la muerte / es que, casi siempre, / nos encuentra viviendo.
  • Te prefiero puta / antes que nostálgica de otro hombre.
  • ¿Quién de los dos ha mentido más? / ¿Tú, que jamás lo has dicho, / yo, que jamás lo he escrito?
  • ¡La felicidad! / ¡Vaya hipérbole!
  • Mientras te extraño / crecen las injusticias.
  • Un dictador es un hombre tan solo, / que para defenderse de tantos enemigos / se rodea de tantos fanáticos.
  • Si un amigo te pregunta que tal te va, / contesta: “bien” (lo harás feliz) / si te lo pregunta un enemigo, / contesta: “bien” (lo harás sufrir).
  • ¿Dónde estará amontonado / tanto tiempo perdido?
  • Sólo el mar / desflora la piedra. // Equidistante a la nada / está todo.
  • ¿Qué quieres? ¿ser mi amiga / después de haberte ido? / Me pides demasiado: / soy fiel a mis amigos.
  • Sólo una vez te quise: siempre.
  • Seré claro: / ¡Estoy harto de esforzarme / en no pensar en ti !

De Alberto Descorial en Es indudable otoño en sus señales:

  • Sabemos los mendigos que la suerte / depende de los buenos corazones. / Conocemos los hipos de la muerte //  en cunetas sin otras oraciones / que las que dice el agua cuando vierte. / Nosotros y vosotros: los gorriones”.
  • (…) porque todos los besos son furtivos.

De Baudelaire en  Las flores del mal :

  • Tres mil seiscientas veces cada hora el Instante / susurra : “¡Acuérdate !” (El reloj).
  • En el amor busqué un sueño olvidadizo; pero / para mí, el amor es sólo colchón de agujas” (La fuente de sangre).
  • Para el niño, ansioso de mapas y estampas, / el Universo es igual a su apetito inmenso. / ¡Ah, cuán vasto el mundo a la luz de las lámparas! / ¡y cuán pequeño a la luz de los recuerdos ! (…) // Pero los verdaderos viajeros son aquellos que se van / por irse ; seres de corazón ligero, parecidos a los globos. (…) /¡Esos cuyos anhelos tienen forma de nubes.
  • Y tanto me humillaron el corazón / la primavera y el verdor / que a una flor castigué / por la insolencia de la Naturaleza (Ala mujer demasiado alegre)
  •  Suaves son mis besos, como los de las libélulas / que a los lagos transparentes rozan al anochecer, / y los besos de tu amante sólo te dejarían huellas / igual que las carretas o las rejas de arados 
  • ¡Apaguemos la luz, pronto, / escondámonos en las tinieblas! (El examen de medianoche)
  • Sé que tu corazón, hechido / de viejos y desarraigados amores, / sigue llameante como una fragua, / y que en tus sentimientos habita / un cierto orgullo de condenado (de Madrigal triste).
  •  Al sueño le tengo miedo, igual que a un enorme hoyo.
  •  Yo, de tanto abrazar nubes, / tengo quebrados los brazos. // (…) mis ojos ya agotados sólo ven / recuerdos de soles. (en Las quejas de un ícaro)

13 comentarios

  1. Paco Arbillaga said,

    octubre 18, 2015 a 10:14 am

    Gracias por aportarme frases que me hacen pensar, que me hacen vivir.

    • octubre 18, 2015 a 12:00 pm

      De nada, Paco. Y gracias a ti por visitar mi blog
      Me gusta que esta selección de citas que me impactaron sea del interés de más gente.

  2. leogilmur19 said,

    julio 15, 2015 a 10:58 pm

    Un agradecimiento más por esos versos tan sugerentes.

  3. noemardi said,

    octubre 28, 2013 a 4:02 pm

    Muy buena seleccion de frases.. Saludos desde Milan.

  4. Isabel Campelo Torre said,

    marzo 19, 2011 a 9:25 pm

    Me ha gustado mucho Elena…. La verdad es que muchos no los conocía, pero…. Has incluído a Mario Benedetti, que me encanta….Yo habría incluido alguna frase de “Desde los Afectos”, “La gente que me gusta”….
    Seguiré leyendo…. Gracias por compartirlo

    • marzo 19, 2011 a 11:17 pm

      Gracias a ti, Isabel, por leerlo.
      La verdad es que cito lo que más me ha atraído de lo que he leído. Por supuesto, no intenta ser un compendio cerrado ni completo, lo voy ampliando según los fluctuantes derroteros que toman mis lecturas. Benedetti también me encanta a mí.
      “Te quiero” me encandiló de adolescente en la voz de Nacha Guevara. “La gente que me gusta” es una sucesión de ideas con las que parece que me hubiera leído el pensamiento. “Hagamos un trato” es la vida misma (hace mil años, yo escribí uno que era un reflejo de su musicalidad, un “benedettito” que diría José Hierro). “No te rindas”, “El otro yo”, etc. ¡es tanta su producción magnífica! Hasta lo que le atribuyen y no es suyo (estoy pensando en “Yo no te pido” en la voz de Milanés) es bellísimo.

  5. *Andy* said,

    agosto 28, 2010 a 1:14 am

    me encantan estos gragmentos, este: Es la miniaturización del terror la araña; lo tendría completo???? me encanta, Gracias!!!!

    • *Andy* said,

      agosto 28, 2010 a 1:15 am

      Fragmentos* =D

    • agosto 31, 2010 a 11:32 pm

      Estos son fragmentos que por la razón que sea me llamaron la atención en una primera lectura de la obra o autor en cuestión. No quiero someterme a la obsesión analítico-bibliográfica de los expertos en literatura y, por eso, no añado datos como la editorial con la fecha de impresión ni la página en que lo hallé y, claro, luego se me olvida. Seguro que buscando en google esa frase entrecomillada aparece el texto completo en alguna de las bibliotecas virtuales.
      En cualquier caso, gracias a ti por tu lectura.

  6. Las chicas de oro said,

    abril 9, 2010 a 11:44 pm

    Aquí estamos de nuevo. Totalmente de acuerdo con Nuria. Buena selección.

  7. Nuria said,

    abril 9, 2010 a 11:41 pm

    Verdaderamente sugerentes.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: