MICRORRELATOS

 RESPETO MUTUO (desde la psicología de un maltratador)

Es imposible mirar a alguien a los ojos y pensar que lo odiamos, leí una vez, y me sigue haciendo meditar… Ahora te veo, miro tus ojos acuosos por el llanto, y ya no siento aversión hacia tu terror. En breves momentos, te exigiré perdón una vez más y tú me pedirás que sea ésta la última ocasión en que te levanto la mano. Y no te mentiré cuando te jure y te perjure que te quiero y que, si tú me respetas, yo habré de hacerlo igual hasta que la muerte nos separe.

EL FRÍO PASO DEL TIEMPO
¡Diantre, sí que pasa pronto el tiempo!
Verdad que me avisaron de que lo aprovechara, que se pasa volando y… de yo qué se cuántos tópicos más.
Pero nunca pensé que me despertaría, después del último sueño, aterida en una urna más fría que una lápida y lejos del jardín del camposanto en que, al fin y al cabo, el sol arrecia algunas tardes y crecen solidarios crisantemos de vívidos colores
 
VIOLENCIA DE GÉNERO
El niño y la niña y el joven y la joven. El alumno y la alumna y el padre y la madre y el profesor de baile moderno y la profesora de kárate. La abuela y el abuelo y el tendero del bazar y la tendera de la esquina. El amigo y su amiga con la amiga de su amigo. Y la directora de orquesta a la que van a oír y el director del coro con su (de ella) pianista -ista preferida y su (de él) violinista -isto solista y el primer flautista y la flautista de Hamelín con Blancanieves y Negrosol y Campanillo con Petra Baguette y yo qué sé qué, sean vaca, toro o buey. Todo@s les seres humanes montades sobre un poni, una yegua, un caballo o un ciempiés (mientras una unicornia y un pegaso les ven y les ven y les veeeennnnnnnnnnn) aborrecen esta mediatización de la gramática consuetudinaria.
Ojo, balan las ovejas y hasta los carneros desde el vallecico, y no bbeeeee no bbeeeennnn tanta diferencia entre lo dispar, pero siguen balando, balan y se achantan. Y sigue el sexo doméstico, la vilencia domesticada y mal nombrada. Como las vacas mirando al tren, el género se multiplica estupefacto.
 
CÓDIGO SECRETO
¿En tu gadget o en mi Skiff Reader? ¿Con tu e-book o con mi iPad? ¿LCD (¡menos mal que el LSD está caduco) o tinta clásica?
Y yo que me quedé en el pleistoceno anterior al “¿Estudias o trabajas?”, escribo un SMS con casi all las letras xq soy muuuuuuuuu antigua, y cancelo la cita, bye, anq le nvío bbss x si pica y, byebye (pienso: “¡ojalá que hasta pronto!”), espero una carta traducida de su puño y letra mientras leo un diccionario bilingüe de informática aplicada al ciberdiarioytecnológico vivir.

 

TERTULIA ONÍRICA

Ana María piensa en Max Brod pensando en un Kafka bailarín y susurrante para salvaguardar el sueño del padre de su amigo. Ciego y todo, Borges habría descrito los pasos sigilosos con maestría propia de un coreógrafo de la pluma, piensa Shua. Y tanto piensa que sueña que está despierta pensando… que llega a creérselo, mientras se aflige porque no llega nadie a su encuentro, y la tertulia acabará languideciendo como si se tratase de los efectos del vapor etílico en medio de un mal sueño.

 
CORAZÓN CUCHÉ
Asesino confeso, ladrón reconocido, columnista de la calumnia, periodista de corazones infartados y de tripas repletas de delicatessen, decidió golpear reiterada e intermitentemente con el guante blanco de sus invectivas al amante de su mujer el día en que este se atrevió a reprocharle el abandono en que la tenía: que la ahogaba entre las cuatro asépticas paredes de la casa que en nada se parecía a un hogar, y que le estafaba sus ideas, vertidas puntualmente por él en sus artículos.
Falsificador  nato, el jurado popular le declaró inocente una vez más al acercarse al kiosco de la esquina para comprar la revista rosi-amarilla de los viernes.
Este viernes, por cierto, se aireará el siempre penúltimo episodio del odio entre bastidores de este líder de audiencias aplazadas de la papiroflexia del siglo XXI y la pareja nueva de su cero a la izquierda, esta costilla de Adán con ínfulas de hombre de pro y de libertad…
¡Ah!, no se olviden de comprarla.
 
 
EXCESO DE LIMPIEZA
Giraba y giraba el mundo sin parar. Me estallaba la cabeza. Sentía un peso de toneladas sobre mis sienes y percibía cómo la asfixia penetraba en mis pulmones con un vertiginoso  ritmo giratorio.
Cuando cerré los ojos por última vez, recordé haber puesto el programa corto y suave de la lana. Nunca creí que la puerta fuera hermética. Ni que al echar la ropa me caería en el tambor y éste me engulliría como un pozo sin fondo.

 

TELEGRAMA

Imposible asistir, excuso mi presencia. STOP. Problemas telegráficos. STOP. No envíen ya la invitación.

PUERTA CON PUERTA

Cierro los ojos. Aguzo el oído. Suena el ascensor. Se acerca el vecino. Suenan unas llaves. La cerradura se deja vencer. Intuyo unos pasos por el pasillo de al lado. El carraspeo se me antoja familiar. Las pisadas semejan el tic de un cerrajero. Tuerce hacia la alcoba.”Hola, mi amor”. Yo callo. “¿Qué tal te ha ido el día?” “Tirando”, miento, y me odio por no ser capaz de decirle la verdad. ¿Él no se dará cuenta de que una vez más se ha equivocado de puerta?

MUERTE POR ACCIDENTE (literario)

Escribía a 100 palabras por minuto, pero su mente pensaba a 200 por segundo. Se desbocó su corazón: se desnucaron sus ideas y se partió la columna vertebral del texto en el que trabajaba. Dirán unas palabritas en su honor en la tertulia de esta tarde.

METARRELATO

VERSIÓN CLÁSICA (La víctima se asusta)

Me miró con ojos desorbitados:
-¿Dónde, cuándo, cómo?

Le hice un gesto de asombro.

Ispahán era la meta de mi ruta.

VERSIÓN INVERSA (La víctima me asusta)

Lo miré con las cuencas de los ojos impresionadas:
-¿Dónde, cuándo, cómo se me ha podido olvidar una cosa así?

Me hizo un gesto de hastío mientras espantaba con su diestra mi estupor.

-No esperes a que llegue a Ispahán. Estoy cansado. Ejecútame ya.

EL CLIENTE DEL PSICOANALISTA

Un psicoanalista hacía terapia de grupo:

-A ver, usted, ¿cómo se siente?

-Triste, me siento triste y…

-A ver, ¿y usted?

-¿Yo?, cansado pero…

-¿Y usted?

-Aburrido por…

-¡Le toca! –señala al último.

-Estafado.

-¿Y eso?

-Me cuesta 50 € la hora de sesión y sólo me escucha 20 palabras. ¿A cuánto sale el vocablo?

EL VIAJE

“Tal vez sea mejor que se quede en casa” reflexionó en alto la abuela, mientras nos preguntaba adónde íbamos.

El abuelo –con la seguridad que dan los años de convivencia- se aferró a la pregunta de su esposa para insistir en que lo mejor sería permanecer entre las cuatro paredes  archiconocidas tras años de hipoteca y sudores.

La hija acarició su calva y apretó el manillar de su silla de ruedas para no volverse atrás. La decisión estaba tomada. El equipaje hecho. El pañal puesto. Las despedidas latentes.

Su mujer sospechaba de mí, que nunca fui su yerno favorito. El geriátrico estaba a pocos kilómetros y la plaza apalabrada.

CITA A CIEGAS

Me llamó por teléfono. No la conocía. Su voz era suave y melosa. Me embelesaba la melodía de su entonación, la cadencia de sus pausas, el balanceo sutil de sus titubeos… Y me dejé llevar de sus palabras. Aquel era el sonido de las promesas.

Podía escoger el color, la tersura se daba por consabida. Piel de melocotón, de kiwi, de berenjena.  El tacto amable ceñido al contorno de mi cintura y el premio que me aseguraba si cerraba el trato me decidieron. Llegaría urgente, el pago al contado. ¿Me habría precipitado?

Pasó el tiempo convenido, llamaron al telefonillo. Abría. Tardó aproximadamente un minutooo. Entre que bajaba, se abría, se cerraba y subía el ascensor, tuve tiempo de extraer los 100 euros del monedero.

Llamaron a la puerta. Recogí el paquete de Venta por catálogo. Rápidamente me lo probé: la camisa rayada azul marino, a juego con una chaquetita torera y un bolso de punto, me sentaba como un calcetín. El anorak de regalo –salvo por los “gastos de envío”- era una prenda graciosa sin más ínfulas.

No había sido amor a primera vista porque no lo había llegado a ver con antelación. Seguramente me lo pondría las suficientes veces como para sacarle el provecho suficiente.

VARIACIONES SOBRE LA MANZANA

I    ESCENA MITOLÓGICA

Primero llegó la manzana de la discordia. Del mismo modo que Adán decidió dejarse engatusar por su parienta y aquella fruta bíblica que Durero pintó con forma de manzana y viejos traductores confundieron; aquel trío soberbio formado por Hera, Atenea y Afrodita, la triada maldita, insistió en persuadir a Paris del bien que le prometía.

Después llegó la serpiente pirómana o la envidia de Hera y la displicencia de Atenea. Y con ellas vino el pecado original, el rencor y las disputas. Y ardió Troya como sólo sabe arder la maleza bajo la yesca.

Desde entonces revive la semilla del mal en la naturaleza muerta de los bodegones. Y la inocente Blancanieves se afana en hacer perdurar su asfixia y su letargo en los hombres en ciernes que aún están a tiempo.

 

II   ESCENA COTIDIANA

Esta mañana cojo una Granny Smith del frutero por despecho hacia una Golden y una Reineta que, retozonas, parecen poner en entredicho el vistoso, untuoso y acerado color verde triscón de la primera.

No le pelo su piel vistosa y engalanada, como si un hule de brillo la blandiese, y sacio la sed y la calentura en la fruta prohibida que -siempre inocente de sí misma, ajena y resbaladiza como las culpas compartidas que solemos sacudirnos cual polvo indeseable- se siente involucrada a duras penas en peleas y en pecados sin ser arte ni parte del problema.

Y me la como como como todo lo que engullo, con deleitación y entrega, para que mis jugos gástricos no tengan que esforzarse tanto en eliminar las partes inútiles de los alimentos, y para no gastar energía en balde. ¿Quién sabe cuándo podré necesitarla, si algún día salgo por fin del ahorro de esta cárcel?

 

III   ESCENA  FAMILIAR

El problema se hace diario en la cesta de la compra del ama de casa. De este modo se renueva sin solución. Indecisa, se deja tomar por la mano del frutero, meter en una bolsita, pesar y sopesar, y acaba acompañando -en otra bolsa con asas y mayor- a otras frutas y verduras que nunca fueron acusadas de nada, inocentes.

Éstas, con esa inocencia afilada de quien se sabe inmune a las preguntas, a las censuras y a los reproches, la miran insistentemente. Las miradas no cesan, fiscales y delatoras, no cesan los murmullos de reprobación y de inquina. Si las pepitas hablasen, si los tronchos se impusieran, si los rabitos fueran índices y sus pieles, lenguas mordaces…

Y acaba el viaje en una cesta de mimbre o en una barquichuela de metal brillante por cuyas rendijas se cuelan las uvas y las ciruelas. ¡Menudo viaje a ninguna parte! Si supiera…

Si adivinara siquiera que aún queda lo peor…

Y una mano la coge acariciadora y la frota en un trapo o la lava con la saña que emplea el cazador. De repente siente en sus carnes prietas el mordisco y se cierne sobre ella la devoración.

                                                      A las madres solteras de todas las historias

AMOR VEGETAL O HISTORIA DE DOS PLANTAS FANERÓGAMAS

Por un extraño proceso de polinización, los estilizados filamentos de su estambre mantuvieron en alto sus anteras. Así, un viento cálido les arrebató su polen para llevarlo hasta el pistilo equivocado, carpelo desprotegido y sediento. Tomó su estigma (para estigma de su condenación) el polvillo fecundante, que se fue introduciendo por su estilo con un estilo insuperable y alcanzó su ovario germinándolo. La angiosperma flor era monocotiledónea y hubo su embrión de protegerse con la única hoja de su madre.

-…Y tu padre ni siquiera sabrá de mi perdón. Una noche loca y ya ves, hija mía, otra flor en la vida con la misma fragilidad en sus pétalos y el mismo poder de perpetuarse     en sus raíces. ¿De qué sirve que yo te acaricie el tallo? El viento siempre sopla en dirección a un sexo y a un tiempo extraviados.

Anuncios

12 comentarios

  1. Ana Bedia Andrés said,

    noviembre 22, 2015 a 5:24 pm

    SUEÑO CUMPLIDO

    Sólo escuchaba el tosco sonido de mis crampones arañando el verglás, mis pensamientos se perdían entre la neblina. Mi respiración se aceleraba, intuía que la cima estaba próxima. La gélida brisa recorría cada centímetro de mi cuerpo, estremeciéndome. Atrás quedaban largas horas de escalada, frío, cansancio. Alcanzo su punto más alto. La niebla desaparece regalándome unas espectaculares vistas. Sin duda, la más deseada, la de tu sonrisa esperando mi sincero abrazo por nuestro sueño cumplido.

  2. Ana Bedia Andrés said,

    noviembre 22, 2015 a 1:32 pm

    Bosque secreto
    En esta tarde otoñal, cálida, plomiza, me adentro nuevamente hacia mi bosque secreto. Cierro los ojos lentamente, comienzo a caminar sobre la hojarasca que entona una ronca melodía. Siento como me acaricia la brisa que proviene del mar no muy lejano, escucho el dulce cántico de algún pajarillo despistado. En pocos segundos pierdo la noción de la realidad, descubriendo mi libertad interior, esa que sólo unos pocos sabemos encontrar porque aún poseemos sueños e ilusiones…

    • noviembre 22, 2015 a 1:55 pm

      Gracias, Ana, por compartir este Bosque secreto.
      Saludos, Elena

      • Ana Bedia Andrés said,

        noviembre 22, 2015 a 4:35 pm

        Gracias a ti por dejarme participar en tu blog. Mucha suerte!!
        Un saludo!!

  3. Ave canora said,

    octubre 29, 2010 a 2:47 pm

    Me gustan. Algunos son muy chulos. Seguiré paseándome por estos lares.

  4. Maena said,

    marzo 2, 2010 a 11:18 pm

    Vale, el tercero está bien… pero no me negaréis que el segundo es macanudo!!!

    • marzo 3, 2010 a 12:25 am

      Veo que le has pegado un buen repaso al blog. Me alegro, je, je. Me gustan los comentarios… Es un feedback interesante, creo que tiene que ser algo parecido a lo que siente un actor de teatro cuando es abordado por su público tras el espectáculo. No, en serio, espero seguir contando con tus visitas esporádicas y tus opiniones. Por cierto, lo de Ars está hecho (ya lo sabes), basta con que tenga un minuto de respiro para ello.
      Y en cuanto a lo de las “filias”, no sé si sabes a cuál se referían los anteriores (el del sicoanalista), al ir añadiendo entradas en días sucesivos cambian de posición (normalmente los últimos… se convierten en los primeros, sí). Tú supongo que te refieres al de Puerta con puerta ¿no?
      Seguimos en contacto cibernético (ya que no os dejáis caer por esta tierra).
      Hasta siempre y, si es posible, hasta pronto

  5. guillermo2323 said,

    febrero 13, 2010 a 9:50 pm

    Está dabuti el del sicoanalista
    ¿A que está chachi mi gravatar nuevo??

    • guillermo2323 said,

      febrero 13, 2010 a 9:51 pm

      De verdá q TA SUPR GUAAAYYYYYY el tercero.
      Aprueba ms comentarios!!! Y perdona por mi estilo SMS, las prisas…

      • febrero 22, 2010 a 12:12 am

        Gracias, chicos, por vuestros comentarios. Desde luego el tercero es el que más éxito está teniendo, ¿eh? El humor, siempre el humor, devaluando los malos modales y los sentimientos de derrota. Procuraré tenerlo en cuenta. El optimista no es simplemente el desinformado, sino el que se impone trabajar a diario -desde que levanta las persianas de los párpados hasta que cae rendido en la cama que lo acoja- un espíritu emprendedor y no derrotista. Es casi un mandamiento del milenio el intentarlo…

  6. Tocaya said,

    febrero 10, 2010 a 4:02 pm

    Me gustan mucho tus poesías. También tus marcapáginas. Y los microrrelatos son muy chulos. El tercero, el mejor.

  7. Santos said,

    febrero 10, 2010 a 3:58 pm

    Muy interesantes. Me gusta el tercero especialmente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: