¿CÓMO EDUCAR EN EL FEMINISMO?

Cómo educar en el feminismo

Chimamanda Ngozi Adichie es la autora de Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo, un pequeño ensayo que partió de la petición de una amiga suya que acababa de ser madre para que le enseñara cómo tratar a su hija para que fuera feminista. Chimamanda escribe una larga carta sobre el poder de la educación desde la más tierna infancia, en la que le da quince consejos, no por obvios menos interesantes, en que reivindica la igualdad, el respeto y el valor de la mujer y rechaza los estereotipos machistas.

Su primera premisa feminista es la de que cualquier mujer importa igual que un hombre, por lo que invirtiendo el mismo esfuerzo debería obtener los mismos resultados. Sus consejos o sugerencias instan a que la maternidad no coarte nuestra plenitud como personas, ya que no debemos disculparnos por trabajar y lo que es una tradición no quiere decir que sea lo mejor.

Una segunda sugerencia es la de que cuando dos personas tienen un hijo deben cuidarlo y criarlo juntos, y no hay que premiarles a ellos por hacerlo como si hicieran algo especial: puesto que ha sido una elección conjunta es un trabajo de ambos. En tercer lugar, hay que hacer ver a una hija que los roles de género son una solemne tontería (vestir de rosa a una niña, que sepa cocinar o juegue con muñecas y no con juegos más activos como los de tipo construcción…), porque todos esos roles enraizados en la sociedad muchas veces chocan con los verdaderos deseos individuales.

La cuarta sugerencia es que debemos evitar el peligro del feminismo light. La idea de la igualdad no es plena si se toma como algo condicional. En él, el poder del macho sigue ahí latente y ocurre cuando se emplean analogías en que la mujer siempre queda en segundo lugar: “Detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer”. Y lo argumenta con el caso de Theresa May en la prensa británica. Hoy en día, considera (y lo dice precisamente una nigeriana de 40 años) que la discriminación sexista —al menos del mundo en el que se mueve— es mayor que la discriminación racial.

En la quinta sugerencia, propone que a una hija se la enseñe ante todo a leer, lo que le ayudará a cuestionarse el mundo. Aprender y saber expresarse es una inversión para toda la vida. Y en la sexta, que se cuestione el lenguaje, ya que este es el depositario de prejuicios, creencias y presunciones, y muchas veces se dicen con buena intención palabras que están cargadas de connotaciones machistas. Pero tampoco hay que ceder a la jerga feminista abstracta (hablar de misoginia y patriarcado), sino poner cortapisas a los usos machistas habituales y concretos, e intentar evitar las etiquetas y explicar el porqué de ellas y cómo evitar caer en esas conductas. Y lo ejemplifica con la expresión igbo con que se recriminaba a las niñas que hacían algo infantil: “¿No sabes que ya tienes edad para buscar marido?”.

Los ejemplos, los valores sociales, los tópicos y las preguntas son los argumentos que más plantea Chimamanda en su ensayo. Por eso insiste en que no se debe hablar del matrimonio como un logro (prejuicios matrimoniales), ni dar por válido lo que lleva aparejado en determinados países (pérdida del propio apellido); en que no se ha de enseñar a la mujer a que guste, sino a que se guste, porque es imposible gustar a todo el mundo, pero con que una se guste a sí misma ya tiene mucha labor hecha y estará más cerca de la plenitud como persona; en que a las niñas hay que darles un “sentido de identidad” que les haga sentirse parte de un todo; que hay que animarlas a ser activas, para lo que practicar deporte es una buena idea; que el aspecto y la moral no van de la mano; que es conveniente rodearlas de mujeres admirables y de hombres buenos que no fanfarroneen; enseñarlas a “cuestionarse el uso selectivo que hace nuestra cultura (aunque hable de la suya es igual en la nuestra) de la biología como razón para las normas sociales”; y hablarles del sexo y del amor con claridad, de las ideas dañinas recubiertas de un humor frívolo, de la opresión, de la diferencia como algo completamente normal…

Una sencilla lectura para enseñarnos Mediterráneos por los que a veces nos negamos a navegar.

 

Anuncios

TANTOS TONTOS TÓPICOS

cubierta Topicos roja
En esta ocasión os recomiendo un ensayo de Aurelio Arteta sobre lo que esconden los lugares comunes o tópicos, todos ellos en gran medida peligrosos.

La obra —titulada Tantos tontos tópicos, con esa machacona aliteración de la “t” que suena como el tictac de un reloj o el martilleo de una herramienta—, se divide en dos apartados: Bajos de moral y Demócratas, pero no tanto.

La introducción cita estas palabras de George Orwell: mi lema es «grita siempre con los demás». Es el único modo de estar seguro. Y es que el tópico es eso, algo “que no dice nada nuevo a nadie”, que insiste en lo que cualquiera sabe, que se nos hace tan necesario como el aire porque nos acomoda al grupo, que con sus frases hechas nos hace partícipes del sentimiento de adicción (y de adición) a la mayoría. Pero también, y precisamente por eso, es “hijo de la pereza intelectual y hermano del prejuicio”.

Los tópicos, en realidad, delatan lo que pensamos y lo que mueve a la colectividad o a la sociedad en que vivimos, ya que vienen impuestos por el ambiente. Pero nosotros debemos responsabilizarnos también de lo que decimos porque, si los ponemos en circulación, les estamos dando de nuevo carta de ciudadanía. Quizá por ello Arteta habla de los tópicos prácticos, es decir, los morales y políticos, que conllevan unos efectos para nuestra vida, como si no fueran únicamente cuestión de palabras.

El apartado Bajos de moral comienza con la cita de Norman Manea: “¿Por qué continúas predicando, si sabes que no puedes cambiar a los malvados?”, le preguntaron al rabino. “Para no cambiar yo” fue su respuesta. Y luego hace una revisión de muchos de ellos, algunos de los cuales resumo:

  1. Eres un moralista expresa algo ético con la sombra de lo que no lo es. ¿Qué pasa por serlo?, ¿se condena la conducta ajena mientras uno se cree en posesión de la verdad?, ¿quiénes son los intransigentes? En la línea está Eres un aguafiestas. Un verdadero moralista tiene conciencia, es libre, distingue y elige, destaca el punto de vista moral antes que cualquier otro, pero no tiene por qué ser alguien que impone. Además, moralidad, respeto y justicia es el trípode sobre el que se sustenta que nadie es más que nadie.
  2. Déjate de filosofías o Cada cual tiene su filosofía alude a la coartada relativista. La filosofía nace del preguntarse, del asombro, de la admiración, bastante alejada de la falta de curiosidad del hombre que se contenta con cualquier respuesta, que se cansa de buscar. El filósofo examina y se cuestiona las palabras manidas y los frecuentados tópicos.
  3. Sé tú mismo le recuerda al “Llega a ser el que eres” del canto de Píndaro. La ética de la autenticidad no tiene que estar reñida con una ética correcta, lo contrario puede llevar a una perversión moral.
  4. Es una persona muy normal atribuye una definición rala cercana a la pereza mental. Cita a Nietzsche: “Opinión pública, pereza privada”, y anota un pensamiento de Adorno, quien denunció que “la normalidad es la enfermedad de nuestro siglo” para desvalorizar tal tópico. Y es que sentimos la necesidad de igualarnos como si esto fuera lo mejor, cuando siempre hay personas que pueden y deben dar lecciones al otro. Parece que quisiéramos buscar el asentimiento ajeno, mientras que la realidad es que todos somos anormales, cada uno a nuestra manera, y eso no es ni mejor ni peor. Ya dijo Camus: “El problema más grave que se plantea a los espíritus contemporáneos: el conformismo”.
  5. Mi cuerpo es mío… Es un eslogan tópico que conlleva un riesgo y un malentendido que se vuelve contra los que lo proclaman. Hay que fundar el derecho al aborto en argumentos más sólidos que el del “nosotras parimos, nosotros decidimos” para Arteta. Porque todo ello nos lleva a pensar que “yo no tengo cuerpo, mi cuerpo no es mío: yo soy mi cuerpo”.
  6. No siento miedo, sino respeto. Parte de una falacia: la cobardía no es lo mismo que la falta de ánimo o de valor. El miedo no puede culparnos de cualquier cosa, prevenir o precaver está bien. Todos los miedos no son iguales, sin embargo; y no es cierto tampoco eso de que “el miedo es libre”. El irracional no es libre sino necesario aunque nos esclaviza a un dios o a otros hombres, y la libertad precisamente empieza en el modo como afrontamos ese miedo. Y se apoya en las palabras de Chesterton: “La valentía no nace sino del miedo” y “Los fuertes no pueden ser valientes. Sólo los débiles puede ser valientes; y sin embargo, en la práctica, solo en los que son capaces de ser valientes se puede confiar, en momentos de duda, en que serán fuertes”. Y nos trae la recomendación de Günter Andrés: así, pues, al despertar te dirás: “¡no seas tan cobarde que temas tener miedo!”
  7. Cuidar, cambiar, vender la imagen. Esas autocomplacencias que volvemos a ver en “una imagen vale más que mil palabras”, y es que todo se convierte en la sociedad del espectáculo y la apariencia, como si esta fuera lo que comunica más y mejor. ¿Eso es la autenticidad?
  8. En el apartado titulado Eso es muy relativo, se habla de cómo cada uno, cada época y cada persona juzgan de una forma peculiar. Si “filosofar es esto, examinar y afianzar los cánones”, todo relativismo rechaza de antemano este examen. Cuando en realidad a veces hay cosas que tienen un valor intrínseco que difiere de lo que sintamos acerca de ellas, y aunque las emociones se basen en cierta racionalidad. El relativismo cultural es una forma de engañarse o de negarse al cambio, porque siempre hay que buscar jerarquías y no limitarse a los gustos. Hay que tener claro que una cosa es discutir una opinión y otras discutir con una persona.
  9. El tópico de Nadie es más que nadie estaría muy bien si no hubiera personas que fuera mejores que otras, aunque las comparaciones sean odiosas no tienen por qué ser falsas. Y lo diferente no quiere decir que sea plausible y que no se deba juzgar. El que no opina parece temer a las protestas. Machado decía que: Por mucho que un hombre valga, nunca tendrá valor más alto que el de ser hombre. Y es verdad, pero aunque sea innecesario imitar a otros, no lo es admirar a alguien. Si algo se admira es porque implica un valor positivo al que se aspira. Así que, ciñéndonos a este tópico, triunfa el ideal de lo mediocre frente al del héroe o el santo.
  10. También muchos dicen “guárdate tu compasión, no necesito tu piedad”, como desacreditándolas. Se tiende ahora a que ocupe su lugar la séptica empatía; pero, en realidad; cualquier sistema democrático precisamente por serlo se asienta en la convicción de que todos somos seres humanos iguales y por ello es más piadoso que cualquier sistema anterior.
  11. La vida es el valor supremo es otro de los tópicos. La vida humana se vuelve valiosa por ser específicamente humana, digna, libre, etc. Así, “la vida a secas no es un valor, sino un bien”.
  12. Es muy habitual el tópico Respeto sus ideas, pero no las comparto. Pero ojo, “A quien hay que respetar es al individuo, y con demasiada frecuencia a pesar de sus ideas”. Hay que tener en cuenta que aunque sean ideas de bombero o de majadero estas no delinquen penalmente, aunque a veces sí que pueden delinquir en el aspecto moral. No todas las ideas son respetables. Bajo el marchamo de la tolerancia, algunos encuentran un único mandamiento que puede llegar a ser perverso. No tenemos que entorpecer las creencias ajenas, pero tampoco tenemos por qué impedirnos objetar las conductas que nos parezcan reprobables. Esto sería caer en una “boba tolerancia” o “la tolerancia espuria que cultiva una democracia en la que todo es negociable, porque entonces todo es igual de tolerable”. ¿Dónde quedaría entonces el compromiso con las causas justas? Parece un descendiente del insensato dogma “prohibido prohibir” del 68 parisino.
  13. De ahí que muchos se pregunten ¿Quién eres tú para juzgar a nadie? Es el tópico de la incapacidad para juzgar a los demás. Y precisamente no juzgar proviene de no pensar. Porque juzgar no es más que juzgar las ideas o los actos particulares o el trayecto de alguien, no a la persona en sí. Renunciar a juzgar nos animaliza. “Hannah Arendt localiza la fuente de los peores males de la acción política en el rechazo a juzgar. Sin ejercicio del juicio, que por su propia naturaleza se dirige e invita al juicio de otro, no hay comunidad posible en el mundo común”, de ahí que Arteta considere que el ciudadano debe “iudicare sude ”, vamos, que debemos ser arte y parte del oficio de juzgar, lo que significaría algo así como: “atrévete a juzgar” (y, por supuesto, a ser juzgado).
  14. Relacionado con el anterior está el tópico de Todos tenemos alguna parte de verdad. De nuevo ese relativismo, como si todos nos halláramos a cierta equidistancia o nos asignáramos una posición centrada en cualquier situación. Pero, ¿y quién se pone del lado de las víctimas? ¿No es otro prejuicio que ser equidistante sea ser virtuoso, aunque siempre se haya creído que la virtud ocupa el término medio? ¿Es de verdad el medio la virtud o no es más que una falacia, la falacia del término medio? Según esta teoría, “Las posturas contrarias, al parecer igual de alejadas del punto central, representan posiciones igual de equivocadas respecto de la verdad, de la equidad o de lo conveniente”. Y nos recuerda que ya Dante reservó uno de los rincones más espantosos de su infierno para los neutrales en tiempos de crisis moral. A los neutrales, parece que Unamuno los llamaba “neutros”.
  15. Otro lugar común es el de Todos somos culpables, que alude a una culpa más metafísica que real. Colectivamente podemos ser culpables o responsables de algún daño público, pero es abusivo culparnos de cualquier hecho.
  16. Otro tópico es el de Yo no he hecho nada, que olvida que todos tenemos una obligación, que uno es responsable por omisión, que no hay que dejar de hacer lo que es debido, la indiferencia general no justifica el que uno de forma individual sea indiferente, eso es de pusilánimes.
  17. El No es nada personal antes de infligir daño no disminuye la culpa, volvemos a lo que tiene que ver con la responsabilidad y la cobardía por adherirse en privado a lo que no es capaz de defender en público. Lo mismo que el “solo cumplo con mi deber” o “cumplo órdenes” o “me dedico a hacer mi trabajo”, procedimiento con que uno se pone al margen de la responsabilidad al decir que obedece a alguien como si eso pudiera disculparlo. El Todos harían lo mismo es otra disculpa frecuente que delega en la masa lo que uno hace. Y en la misma línea está el Si no lo hago yo, lo hará otro, lo mismo que el de Mi intervención no serviría para nada, mera evasiva, diferentes formas de lavarse las manos como Pilatos, y tópicos todos que apoyan el no asumir responsabilidades. Debemos plantearnos siempre nuestra responsabilidad individual, que es muy distinta de la responsabilidad global solidaria. Esta no debe ser una coartada para no hacer nada.
  18. A veces también se dice No tengo madera de héroe “para justificar actos que no es que no sean heroicos o normales sino que son antiheroicos.

Aurelio Arteta

Abre el segundo apartado, Demócratas, pero no tanto, con una cita de Benjamín R. Barber: “Sin educación cívica la decisión democrática es poco más que la expresión de prejuicios privados”. En este encontramos tópicos como “una cosa es la teoría y otra la práctica “o “dejarse de teorías para ir al grano”. Con la referencia a lo concreto, alude a no quedarse en la teoría e ir a la praxis.

Denuncia que si la política y moral no están unidas o la política se relega como si solo fuera un asunto de los políticos “porque para eso les pagamos”, justificamos nuestra inacción y la sustentamos en más tópicos del tipo “todos los políticos son iguales” o “tenemos los políticos que nos merecemos” o “se han politizado muchas cosas”. Si fuéramos seres coherentes, todos deberíamos de alguna manera estar interesados en la política. Según el liberalismo, el hombre es un homo oeconómicous”, es decir, “un calculador de beneficios y costes”. Pero el individuo, como integrante de una sociedad, ¿debe regirse por una libertad que no infiera en la conducta de los otros?

  1. Conservar las tradiciones, asegurar que algo siempre ha sido así no legitima nada.
  2. Es también muy habitual aludir a que alguien desaprueba lo que dice otra persona, pero defiende su derecho a decirlo, tolerancia que se atribuyó a Voltaire: “No comparto lo que dices, pero defenderé hasta la muerte tu derecho a decirlo”. Pero ¿de qué lado está el volteriano en una contienda con víctimas y verdugos?, ¿qué dirían de la “ideología” de terroristas como los etarras? ¿Se puede conceder la razón o el derecho a opinar a los asesinos? Hay que distinguir entre razones y razones, no todas son igual de correctas.
  3. Otro tópico es el de Al enemigo ni agua, que tiene que ver con el sectarismo. A mí me recuerda a eso de “O estás conmigo o contra mí”. Como si no hubiera grises y se uniformara todo lo que es distinto.
  4. El tópico de No hay que sentar un mal precedente a menudo es resultado de carecer del valor para obrar.
  5. Con la violencia no se consigue nada o La violencia no conduce a nada es otro tópico. Cuando alguien dice condenamos la violencia, venga de donde venga “aparenta ser exquisitamente moral pero en realidad lo que hace es no discernir entre diferentes grados y tipos de violencia”. ¿Y si la violencia pública en un régimen democrático nos protegiese de otra?
  6. Luego está la falta de valentía (“algo habrá hecho”), capaz de justificar lo injustificable. Hay que tener en cuenta que el triunfo de un agresor con frecuencia proviene del miedo de la mayoría de los espectadores de sus actos. Según Zweig: “el empleo de la fuerza bruta produce sus frutos”, y una minoría con arrojo intimida a una gran mayoría.
  7. Otro tópico es el de Estoy en mi perfecto derecho. Lo que hay que ver es si ese proclamado “derecho” es ilegítimo o lícito. ¿Si no es lo correcto, por qué ha de ser amparado por la ley? Expresiones impersonales tales como se hace, se dice, se debe, amparan de que algo esté bien hecho. No confundamos la validez de la conducta u opinión con el valor, la valía o lo valioso… Por otra parte, “El derecho a su expresión deja a lo que se expresa igual de certero o de equivocado, defendible o no, democrático o autoritario”. Opinar, como comentar, poco compromete, resulta liviano. El hecho de que puedas opinar no quiere decir que tu opinión sea acertada o correcta, ya que toda opinión está sujeta a Y lalibertad de expresar difiere de la calidad de lo pensado. Por eso el tópico de que todas las opiniones son respetables resulta una falacia, una simpleza quizá fruto de la sinrazón de los ignorantes, el fanatismo, el nihilismo contemporáneo. No todas las opiniones son igual de validas. Chesterton habla del fanatismo de los indiferentes, aquellos que carentes de opiniones se resisten contra las ideas definidas porque a ellos todo les da igual. Y Camus opinaba que “un hombre a quien no se puede persuadir es un hombre que da miedo”.
  8. Existe otro tópico que ser el de No es ni mejor ni peor, sino simplemente distinto. Como si lo distinto fuese un valor en sí mismo.
  9. El de la mayoría es otro tópico, su dictamen no tiene por qué ser el más acertado. No siempre lo mayoritario o lo popular es lo más legítimo.
  10. La tendencia a democratizar todo (por ejemplo, la familia, una institución educativa), aunque lo que se trate de democratizar o igualar no esté en igualdad de condiciones, ¿no es un paso más en este farragoso mundo de las medias verdades y las medias mentiras, de los falsos argumentos y los tópicos imperantes?

 

Un lujo de ensayo. Te hará pensar y, tal vez, cambiar algunas de tus opiniones.

PARA SABER MÁS:

http://www.elboomeran.com/obra/1103/tantos-tontos-topicos/

http://www.fronterad.com/index.php?q=no-debemos-juzgar-a-nadie-2 (blog del propio autor).

https://www.ensayistas.org/antologia/XXE/catalan/inteligencia.htm (sobre el ensayo y la inteligencia).

Hablar por no callar

ALGUNAS CITAS DE LA GENERACIÓN DEL 27


acuarela-gil-roësset

Obra de Marga Gil Roësset

Rosa Chacel:

  • Es tan atroz lo que pienso de todos y de mí misma, que tal vez por eso me odian todos.
  • Sea como sea, coincidencias o plagios, ellos quedarán, sobrevivirán, y nosotros nos hundiremos.
  • ¡Por qué no seré de esas mujeres que hacen de su diario un confidente íntimo! Tal vez porque soy demasiado escritor.
  • Algo se había roto: un corazón se rompe más silenciosamente que un vaso de vidrio, no causa el estruendo con que se despide de la vida un objeto precioso: se va en silencio y deja silencio al desaparecer. Deja estupefacción porque no sólo ya no es lo que era, sino que ya no es lo que iba a ser…

 

Ernestina de Champourcín:

  • Eludir el camino que todos conocemos. Seguir hacia adelante ruta de los que intentan lo que nunca pensaron y se sienten felices porque hay algo distinto, porque se desvanece de pronto lo que sobra y no existe el vacío si queremos colmarlo.
  • Hay manos que triunfan al quedarse vacías y otras como puños que no conservan nada.
  • ¡Quiero escapar indemne del infierno que arde en la trama de tus besos sabios!
  • Los deseos se estrellan contra la inexorable inercia del silencio.

poema visual J de la Torre

Obra de Josefina de la Torre

María Zambrano:

  • Es posible llegar a destruir un orden y establecer otro, con la consiguiente aureola revolucionaria, en nombre de una tendencia conservadora.
  • El corazón es centro, porque es lo único de nuestro ser que da sonido.
  • Si se hubiera de definir la democracia podría hacerse diciendo que es la sociedad en la cual no sólo es permitido, sino exigido, el ser persona.
  • El arte parece ser el empeño por descifrar o perseguir la huella dejada por una forma perdida de existencia.
  • ¿Es de extrañar que el amor haya preferido casi siempre el derrotero poético al filosófico?
  • Si se hubiera de definir la democracia podría hacerse diciendo que es la sociedad en la cual no sólo es permitido, sino exigido, el ser persona.
  • La luz del pensamiento filosófico no es la luz viviente del sol, sino la claridad, principio de la vida según Platón, el teólogo de esta luz.
  • Amar es verse como otro ser nos ve.
  • Sólo en soledad se siente la sed de la verdad.
  • Un filósofo es el hombre en quien la intimidad se eleva a categoría racional; sus conflictos sentimentales, su encuentro con el mundo, se resuelve y se transforma en una teoría.
  • Escribir es defender la soledad en la que vivo.
  • No se pasa de lo posible a lo real, sino de lo imposible a lo verdadero.
  • Nadie enseña a nadie filosofía. El sistema es lo único que ofrece seguridad al angustiado, castillo de razones, muralla cerrada de pensamientos invulnerables frente al vacío. –
  • La luz ligera que envuelve las imágenes de los dioses ha prefigurado la luz impasible de la inteligencia.
  • Todo extremismo destruye lo que afirma
  • El que obtiene la unidad, lo obtiene todo
  • Si se hubiera de definir la democracia podría hacerse diciendo que es la sociedad en la cual no sólo es permitido, sino exigido, el ser persona.
  • Hay que dormirse arriba en la luz. Hay que estar despierto abajo en la oscuridad. Arriba en la luz, el corazón se abandona, se entrega. Se recoge.(…) pues se ha llegado allí, a esa luz, sin forzar ninguna puerta y aún sin abrirla, sin haber atravesado dinteles de luz y de sombra, sin esfuerzo y sin protección
  • Sólo en soledad se siente la sed de verdad
  • Un filósofo es el hombre en quien la intimidad se eleva a categoría racional; sus conflictos sentimentales, su encuentro con el mundo, se resuelve y se transforma en una teoría
  • Filosófico es el preguntar, y poético el hallazgo
  • Es posible llegar a destruir un orden y establecer otro, con la consiguiente aureola revolucionaria, en nombre de una tendencia conservadora.
  • La cultura es el despertar del hombre.
  • La razón como esperanza. Pero a costa de cuánta renuncia. Y quién le consolará al poeta del minuto que pasa, quién le persuadirá para que acepte la muerte de la rosa, de la frágil belleza de la tarde, del olor de los cabellos amados…
  • La primera realidad que al hombre se le oculta es él mismo
  • La luz del pensamiento filosófico no es la luz viviente del sol, sino la claridad, principio de la vida según Platón, el teólogo de esta luz.
  • Todo extremismo destruye lo que afirma.
  • La melancolía es una manera, por tanto, de tener; es la manera de tener no teniendo, de poseer las cosas por el palpitar del tiempo, por su envoltura temporal. Algo así como una posesión de su esencia, puesto que tenemos de ellas lo que nos falta.
  • No se pasa de lo posible a lo real, sino de lo imposible a lo verdadero.
  • La cultura es el despertar del hombre.
  • Hay que dormirse arriba en la luz. Hay que estar despierto abajo en la oscuridad. Arriba en la luz, el corazón se abandona, se entrega. Se recoge… pues se ha llegado allí, a esa luz, sin forzar ninguna puerta y aún sin abrirla, sin haber atravesado dint
  • El que obtiene la unidad, lo obtiene todo.
  • Las utopías nacen solamente dentro de aquellas culturas donde se encuentra claramente diseñada una edad feliz que desapareció.
  • La filosofía es una preparación para la muerte, y el filósofo el hombre que está maduro para ella.
  • Escribir es defender la soledad en la que vivo.
  • Si se hubiera de definir la democracia podría hacerse diciendo que es la sociedad en la cual no sólo es permitido, sino exigido, el ser persona.
  • El filósofo no se contenta con gustar de la vida, sino que quiere penetrar en ella, reduciéndola, haciéndola consciente, transparente a su razón.
  • Decir la verdad es imposible; o es nefanda o es inefable
  • La palabra de la poesía temblará siempre sobre el silencio y sólo la órbita de un ritmo podrá sostenerla.
  • Un filósofo es el hombre en quien la intimidad se eleva a categoría racional; sus conflictos sentimentales, su encuentro con el mundo, se resuelve y se transforma en una teoría.
  • Y la poesía pura fue a establecer, desde el lado opuesto del romanticismo pero con más profundidad, con más derecho, diríamos, el que la poesía lo es todo. Todo, entendamos, en relación con la metafísica; todo en cuanto al conocimiento…
  • ¿Es de extrañar que el amor haya preferido casi siempre el derrotero poético al filosófico?
  • La historia no es sino un diálogo, bastante dramático, por cierto, entre el hombre y el universo.
  • Filósofo es el que ya no se queja.

Gil Roësset

Obra de Marga Gil Roësset

María Teresa León:

  • Estoy cansada de no saber dónde morirme (durante su exilio).
  • Una patria, Señor, una patria pequeña, como un patio o como una grieta en un muro muy sólido. Una patria, para reemplazar a la que me arrancaron del alma de un sólo tirón.
  • Escribir es mi enfermedad incurable
  • Yo no quedaré (escribió en el último tramo del camino)Pero cuando yo no recuerde, recordad vosotros las veces que me levanté de la silla, el café que os hice, la indulgencia que tuve al veros devorar mi trabajo sin decirme nada, recordad nuestra pequeña alegría común, nuestra risa y las lágrimas que dolían o quemaban cuando nos sentíamos desamparados y solos.

 

Josefina de la Torre:

1)   ¡Mañana, horizonte en niebla,

fiel timón de mi fragata:

hace tiempo que me llegas

con las velas desplegadas!

 

2)     Me busco y no me encuentro.

Rondo por las oscuridades paredes de mí misma,

interrogo al silencio y este torpe vacío

y no acierto en el eco de mis incertidumbres.

No me encuentro a mí misma.

Y ahora voy como dormida en las tinieblas,

tanteando la noche de todas las esquinas.

3)  Qué desconsuelo escuchar

el corazón a destiempo:

unas veces tan deprisa

y otras, a veces, tan lento.

Yo no quisiera tener

el corazón tan incierto,

pues se me hace pequeñito

y se esconde muy adentro

como un reloj que no anda

y ándame loco en el pecho.

Mallo caligrafia

Pensamiento caligráfico de Maruja Mallo

Concha Méndez:

  • Y si miro hacia la sombra donde la luz se deshace, temo también deshacerme y entre la sombra quedarme confundida para siempre.
  • Como un último retrato, en nuestros ojos impresas lucirán nuestras miradas.
  • Eran verdes como un mar, con reflejos de alto cielo. ¡Qué bien sabían mirar! Unos ojos que recuerdo.
  • Tan sola no me has dejado, que estoy conmigo y me basta, igual que siempre lo he estado.
  • La vida es ciervo herido sin remedio, que las flechas le dan veneno y alas.
  • Quisiera tener varias sonrisas de recambio y un vasto repertorio de modos de expresarme.
  • Yo quisiera ¡y no puedo! Ser como son los otros, los que pueblan el mundo y se llaman humanos: siempre el beso en el labio, ocultando los hechos y al final… El lavarse tan tranquilos las manos.
  • Se repartió mi alma para formar tu alma. Y fueron nueve lunas y fue toda una angustia de días sin reposo y noches desveladas.
  • Mi corazón que es cuna que en secreto te guarda.
  • Ven a mí que vas herido que en este lecho de sueños podrás descansar conmigo.
  • El barco en que he de ir está en el puerto; a éste seguirá otro en que tú vayas. Te esperarán mis brazos, no sé en dónde… Tal vez en algún puerto… ¡En una playa!
  • Quisiera tener varias sonrisas de recambio y un vasto repertorio de modos de expresarme.
  • Yo quisiera ¡y no puedo! Ser como son los otros, los que pueblan el mundo y se llaman humanos: siempre el beso en el labio, ocultando los hechos y al final… El lavarse tan tranquilos las manos.
  • Brazos que te sujetaron para alejarte de mí, ¡a mí sí que me salvaron!

CARICATURA 27.jpg

Caricatura de los componentes de la generación del 27. ¿Dónde están las mujeres?

Federico García Lorca:

  • Poesía es la unión de dos palabras que uno nunca supuso que pudieran juntarse, y que forman algo así como un misterio.
  • Yo muchas veces me he perdido para buscar la quemadura que mantiene despiertas las cosas.
  • La poesía no quiere adeptos, quiere amantes.
  • Desechad tristezas y melancolías. La vida es amable, tiene pocos días y tan sólo ahora la hemos de gozar.
  • Como no me he preocupado de nacer, no me preocupo de morir.
  • Nada turba los siglos pasados. No podemos arrancar un suspiro de lo viejo.
  • La soledad es la gran talladora del espíritu.
  • Hay cosas encerradas dentro de los muros que, si salieran de pronto a la calle y gritaran, llenarían el mundo.
  • Los pueblos son libros. Las ciudades periódicos mentirosos
  • El teatro es poesía que se sale del libro para hacerse humana.
  • El español que no ha estado en América no sabe qué es España
  • He visto que las cosas cuando buscan su curso encuentran su vacío.

 

Gerardo Diego:

  • Como un guante famélico el día se me escapa de los dedos.
  • La guitarra es un pozo con viento en vez de agua.
  • Yo no soy responsable de que me atraigan simultáneamente el campo y la ciudad, la tradición y el futuro; de que me encante el arte nuevo y me extasíe el antiguo; de que me vuelva loco la retórica hecha, y me torne más loco el capricho de volver a hacérmela -nueva- para mi uso personal e intransferible.
  • Mis pensamientos son montes, mares, selvas, bloques de sal cegadora, flores lentas.
  • Y tantas mariposas distraídas han fallecido en tu mirada que las estrellas ya no alumbran nada.
  • Así te quiero, en límites pequeños, aquí y allá, fragmentos, lirio, rosa, y tu unidad después, luz de mis sueños.
  • La poesía es el lenguaje incorruptible.La sorpresa del trigo de Maruja Mallo.jpg
La sorpresa del trigo de Maruja Mallo

Jorge Guillén:

  • Nadie más. El resto es selva.
  • Cuando uno pierde la esperanza se vuelve reaccionario.
  • Tu soñar me envolvía, soñado me sentí.
  • Y los ojos prometen mientras la boca aguarda.
  • Dormías, los brazos me tendiste y por sorpresa rodeaste mi insomnio.
  • Calor, amor. La historia tras la puerta.
  • ¿Habrá un fin al saber? Nunca, nunca. Se está siempre al principio de una curiosidad inextinguible frente a infinita vida.
  • La caricia adormece, y a una región conduce más cercana a la tierra, a su silencio y sueño, bien tendidos, dichosos.
  • Ya te lo decía yo. Era imposible el olvido. Fuimos verdad. Y quedó.
  • Sus caricias son sueños, entreabren la muerte, son lunas accesibles, son la vida más alta.
  • ¡Qué alegría ser así dos historias en un cuento!.
  • La soledad no es tan triste. Ser es también no haber sido.
  • La memoria, malla a malla, me cubre armando su mundo. Interior, mi noche calla. En tu recuerdo me hundo.
  • La esperanza es el flujo de la vida. Cuando no hay lugar para la esperanza, es cuando surge la muerte.

Caretas maripos Mallo

Máscaras de Maruja Mallo

Rafael Alberti:

  • La libertad no la tienen los que no tienen su sed.
  • Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros y que hay puertas al mar que se abren con palabras.
  • (…) Fue cuando comprobé que murallas se quiebran con suspiros y que hay puertas al mar que se abren con palabras.
  • Y el mar fue y le dio un nombre y un apellido el viento y las nubes un cuerpo y un alma el fuego.
  • Tú no te irás, mi amor, y si te fueras, aún yéndote, mi amor, jamás te irías.
  • Seriamente, en tus ojos era la mar dos niños que me espiaban, temerosos de lazos y palabras duras.
  • Ciudades sin respuesta, ríos sin habla, cumbres sin ecos, mares mudos.
  • La vida es como un limón, que te tiren a la mar exprimido y seco.
  • La juventud es solo un momento, pero encierra una chispa que se lleva en el corazón para siempre.

+ 27

Luis Cernuda:

  • Allá, allá lejos; donde habite el olvido.
  • No es el amor quien muere, somos nosotros mismos.
  • Si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.
  • No hace al muerto la herida, hace tan sólo un cuerpo inerte.
  • Tú, verdad solitaria, transparente pasión, mi soledad de siempre, eres inmenso abrazo.
  • El mar es un olvido, una canción, un labio; el mar es un amante, fiel respuesta al deseo.
  • Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío.
  • Escucha el agua, escucha la lluvia, escucha la tormenta; esa es tu vida: líquido lamento fluyendo entre sombras iguales.
  • Todo lo que es hermoso tiene su instante, y pasa.
  • Porque en la vida no hay más realidades que éstas: un destello de sol, un aroma de rosa, el son de una voz; y aun así de vanas y efímeras son lo mejor del mundo, lo mejor del mundo para mí.
  • El deseo es una pregunta cuya respuesta no existe.

Pedro Salinas:

  • Tú vives siempre en tus actos.
  • Yo no necesito tiempo / para saber cómo eres: / conocerse es el relámpago. Qué alegría, vivir / sintiéndose vivido.
  • Lo que eres / me distrae de lo que dices.
  • Me haces falta en la vida / porque no eres el pan / nuestro de cada día.
  • Estimo en la poesía, sobre todo, la autenticidad. Luego, la belleza. Después, el ingenio.

Roësset

Obra de Marga Gil Roësset

Manuel Altolaguirre:

  • Era mi dolor tan alto que la puerta de la casa de donde salí llorando me llegaba a la cintura
  • Huyo del mal que me enoja buscando el bien que me falta. Más que las penas que tengo me duelen las esperanzas
  • En mis labios los recuerdos. En tus ojos la esperanza. No estoy tan solo sin ti. Tu soledad me acompaña
  • Mi soledad consciente mira las hermosuras inútiles del mundo
  • Yo y mi sombra, ángulo recto. Yo y mi sombra, libro abierto.
  • Déjame que sea tu noche, que enturbie tu transparencia. ¡Déjame ver tu hermosura!
  • La poesía es mi principal fuente de conocimiento. Me enseña el mundo, y en ella aprendo a conocerme a mí mismo. Ella nos hace unánimes, comunicativos.

 

Vicente Aleixandre:

  • Existir es vivir con ciencia a ciegas
  • Cuerpo feliz que fluye entre mis manos, rostro amado donde contemplo el mundo, donde graciosos pájaros se copian fugitivos, volando a la región donde nada se olvida».
  • La poesía es comunicación. Algo que sirve para hablar con los demás hombres.
  • Olvidar es morir.
  • Saber es alentar con los ojos abiertos. ¿Dudar? Quien duda existe. Sólo morir es ciencia.
  • La poesía tiene que ser humana, si no es humana, no es poesía.
  • Unas pocas palabras, mientras alguien callase; las del viento en las hojas, mientras beso tus labios.
  • Ni siquiera la prueba de lo absurdo de sus sospechas podrá consolar al celoso, porque los celos son la enfermedad de la imaginación.Maruja-Mallo-15.jpg

Emilio Prados:

  • Se levantan los muertos. Detrás la vida sigue. ¡Preparad la batalla!
  • La noche, perseguida, se entró por mi ventana y era a la noche misma, a quien yo perseguía.

Dámaso Alonso:

  • Tal vez sea verdad: que un corazón es lo que mueve el mundo
  • El estudio de la poesía -es decir, del arte verdadero- tiene que empezar por una intuición y terminar con una intuición.
  • Protesta, ¿Contra qué? Contra todo. Es inútil quererlo (referido al poemario Hijos de la ira) considerar como una protesta especial contra determinados hechos contemporáneos. Es mucho más amplia: es una protesta universal, cósmica, que incluye, claro está, todas esas iras parciales.

 

Las Sinsombrero 1

Las Sinsombrero

PARA SABER MÁS:   

Las Sinsombrero: las mujeres de la Generación del 27.

https://algundiaenalgunaparte.com/2015/10/20/las-sinsombrero

https://www.lassinsombrero.com/

http://syllabus.es/blog/tag/las-sinsombrero/

http://amotinadas.blogspot.com.es/2017/03/

 

LA HABITACIÓN DE NONA

La habitación de Nona de Cristina Fernández Cubas (autora también de Mi hermana Elba, Los altillos de Brumal, Parientes pobres del diablo y de la novela La puerta entreabierta) consta de seis relatos: el que da nombre a la colección, Hablar con viejas, Interno con figura, El final de Barbro, La nueva vida y Días entre los Wasi-Wano. En ellos una niña (Nona) envida a su hermana “especial”, una viejecita se convierte en lobo para una joven a punto de ser desahuciada, un cuadro es comentado por escolares mientras la narradora lo observa y cree que sale a la luz una historia oculta, tres huérfanas moralmente heridas se vengan a largo plazo, la pérdida de un ser querido y la vejez se alían para revivir el pasado como si se hubiera producido un salto en el tiempo, y una narradora protagonista relata en flashback las vivencias que junto a sus tíos más excéntricos vivió 40 años atrás. Cualquiera de ellos es una apuesta segura.

En La habitación de Nona la mirada a esa hermana “diferente” (eufemismo que no pasa inadvertido) y envidiada precisamente por sus particularidades, se subvierte en el desenlace, que  muestra que la naturaleza de los celos no tiene que ver con la realidad sino con la propia identidad, tras esa vuelta de tuerca que modifica los hechos. Porque cualquier nimiedad sin embargo, podía desembocar fatalmente en tragedia, porque la ruptura se puede producir por un hecho que en sí mismo no significaría nada si no nos remitiera a otros que en su momento sí significaron.

Adriano-Cecioni-Interno-con-figura-1868

Interno con figura parte de la descripción que la narradora hace de un cuadro de Adriano Cecioni (el de la cubierta del libro) para adentrarse en la propia capacidad de ficcionar (metaliteratura) y en la vida de una niña cuyo mundo tal vez se resquebraje, amenazada, falta de amor y que incomoda a los adultos a los que pone entre la espada y la pared con sus palabras, las cuales podrían ser confesiones inconscientes.

El final de Barbro nos adentra en las mezquindades familiares con total realismo, e indaga en la raíz de los cambios de opinión tras conocer a una persona, en cómo una primera impresión se desmonta con los sucesivos reencuentros. El narrador plural, las hermanas, parece enfrentarse a las directrices de Barbro a quien su técnica de psicología inversa se la vuelve en contra cuando a modo de justicia poética toman la decisión de ignorarla.

Una nueva vida entrelaza la relatividad de lo que acontece, la ficción como forma de madurar, el idioma como enclave al que acudir para conocerse, el pasado como detonador de los sentimientos, el tiempo y el espacio multidimensionales. Y todo, como se diría coloquialmente, sin despeinarse. En este relato una viuda se traslada a ciertas vivencias del pasado, revive desde la madurez lo que añora, pero lo efímero le devuelve la nostalgia. Autobiografía o pura ficción, por medio de ese tempus fugit aborda el tema de la llegada de la vejez.

Días entre los Wasi-Wano deambula entre lo que es realidad y lo que no sin solución de continuidad. Unos hermanos pasan un verano en un pueblecito extraviado con unos tíos hippies, Tristán y Valeria (a ojos de sus familiares “los insensatos, los estrambóticos, los irresponsables. Los viva la Virgen”, epítetos con que aluden a su existencia fuera de las reglas comunes). Como trasfondo, la antropología, la enfermedad del padre y la en su juventud guapa y cobarde -en la actualidad arisca- tía Berta. Pero el enredo viene de un teléfono que suena y calla, símbolo de una civilización enferma. Con estas hebras la muchacha protagonista atará cabos.

La magia de la autora está en que su estilo es de una llaneza extrema, íntima, que nos incluye en su propio modo de ver las cosas, en que fusiona originalidad y maestría en la construcción de los relatos y en la deconstrucción de las expectativas. La redención, la compensación, el sosiego de una historia… se quiebra por medio de una mirada de soslayo a una frase aparentemente inocente. A través de sus cuentos parece contemplarnos en nuestra mediocridad y nuestros miedos, la inquietud y lo onírico se deshacen de las reglas espacio-temporales y atisba los mundos paralelos.

Su mundo narrativo se hunde en lo real-maravilloso para nombrar sensaciones de todos conocidas: la infancia que incuba nuestros trastornos y características futuras, la sabiduría en los pequeños detalles, el miedo a la inseguridad, los terroríficos dobles y la conversión en otros seres que nos depara la madurez, el miedo al otro, los timos de la existencia, la cobardía, la envidia, los celos, lo desconocido pero próximo… Y sus sorprendentes giros finales o sus puntos de partida desveladores, de repente, nos traen de vuelta a una escena verosímil y olvidada. La ilusión persiste a lo largo de los relatos, el recuerdo se recrea, la memoria falsea la realidad, el idioma subvierte los hechos.

El mecanismo de relojería de un cuento bueno concentra en su brevedad miles de mundos posibles y alimenta el espíritu tanto como una novela o un poemario. A Cristina Fernández Cubas le caracterizan el uso de las voces femeninas, el mundo del hogar y la familia, la escasez de personajes y ese estilo natural que hace de lo siniestro una dimensión más de la realidad habitual, porque vemos venir los misterios sin que por ello dejemos de querer leer el desenlace, porque los detalles se dispersan y nos interesa agrupar las piezas del puzle. Sus temas repetidos son la infancia y la madurez, los secretos familiares, la soledad y el misterio que anida en lo cotidiano… Estos cuentos nos sorprenden con la sencillez de un susto y sentimos el mismo escalofrío que si tuviéramos la navaja de un barbero en el cuello y, de repente, nos diésemos cuenta de que este no es sino un asesino en serie al que estamos a merced.

La habitación de Nona es un libro que muestra la capacidad de la autora para hacer ficción a partir de ideas sencillas que mezclan lo cotidiano con lo fantástico, fórmula que la ha hecho merecedora del Premio Nacional de la Crítica y del Premio Nacional de Narrativa, y eso que ser mujer y cuentista no representa un saldo a favor.

CITAS QUE ME HAN GUSTADO:

  • A los enfermos se les compadece; a los locos se les termina perdonando (ninguna de las dos cosas que excusarían a Barbro a ojos de sus hijastras).
  • Emociones que creíamos olvidadas y para las que solo ahora encontramos la explicación que en su momento se nos resistía. Barbro no cometió contra nosotros ningún crimen legalmente punible. Pero ridiculizó lo que más queríamos, invadió nuestro terreno, nos robó los mejores recuerdos, se rio de todo lo que respetábamos y nos resarció con el más absoluto desprecio.
  • En La nueva vida aparecen las palabras de condolencia que Einstein dedicó a la viuda de un amigo: Su marido me ha precedido. Pero como físico usted sabrá que para mí no existe pasado ni presente. y otra cita de Einstein La realidad es simplemente una ilusión, aunque muy persistente.
  • La cobardía o el exceso de prudencia, querían hacer lo mismo, se vuelve contra el que la práctica. No lo olvides nunca (…) Y los celos. Tampoco lo olvides nunca.

PARA SABER MÁS:

http://www.fantifica.com/literatura/resenas/la-habitacion-de-nona/.

http://www.elsindromechejov.com/la-habitacion-de-nona-cristina-fernandez-cubas/.

http://loqueleolocuento.blogspot.com.es/2016/12/la-habitacion-de-nona-cristina.html.

PELÍCULAS RELACIONADAS:

  • Vive como quieras de Frank Capra.
  • Jennie, de William Dieterle.

 

LOS POLÍTICAMENTE INCORRECTOS

Hay personas que siempre van a contracorriente, como si su personalidad les encaminara a ir de continuo a la deriva.

 

Que unos consideran que cualquier subvención es solidaria (aunque a quien se subvencione llegue a fin de mes más holgado que cualquier otro), ellos a rebatir que dar por dar sea caridad, que ésta ha de ser inteligente y quien da a quien no necesita engaña al que obra de buena fe y a quien realmente no le sobra.

Si alguien con buen y tardío criterio mueve las conciencias contra el burka, detestable no sólo sino también en la esfera pública, se pregunta cuántas serán condenadas al más absoluto de los ostracismos si, además de tapadas hasta los dientes deben circunscribir su encierro a la jaula del hogar para no herir los sentimientos ajenos. Y sigue preguntándose por la oportunidad de la medida. ¿Por qué no antes? Y sigue pensando que la tibieza de la misma llega tarde o a deshora.

Que otro considera que los toros son una animalada, el otrora antitaurino por pavor a la sangre del animal y no menos por temor al sufrimiento relativamente escogido del torero en las cornadas respeta y recuerda cuántas grandes obras de arte lidiaron con el tema y cómo el idioma común se halla sembrado de metáforas de la llamada fiesta nacional y coge el toro por los cuernos de sus decisiones, aunque sea para dar su brazo a torcer y enumerar las razones por las que una aparente salvajada a veces no es tal o lo es en mucha menor medida que otras propiciadas por gobiernos (guerra preventiva), sacerdotes diabólicos (que abominan del pecado asustando con las penas de un infierno aún por ver), inquisidores de la progresía (eliminación de cualquier símbolo religioso previamente instaurado, no así de cualquier símbolo cultural aunque sea de nuevo cuño), personas de a pie (ensuciar de más y reciclar de menos, comprar lo innecesario y regalar lo inservible), etc.

Que los ánimos están caldeados por la futura huelga sindical, éste piensa que el desacuerdo se demuestra andando, y que todos los días son el apropiado para mostrar disensión con los poderosos.

Que medio mundo se paraliza por ver a todo color el mundial, algunos gritan como posesos y pintan con fosforitos tricolores la bandera de su selección en los rostros de sus hijos, el “imperfeccionista” (¿inconformista?) deja su alegría para cuestiones más íntimas o para logros mundiales impersonales (esos que abogan por los seres humanos en general y no por una persona en particular), y no se deja influir por lo que considera el nuevo opio del pueblo, una moderna cadena de producción que aborrega aludiendo a nuestro instinto más tribal y aplacando descontentos. Pero respeta. Mientras se está ante la televisión no se clama contra las injusticias ni se trabaja por ellas (ojo, no dice contra ellas). Y lo respeta. Incluso admite que algo de razón tendrán los otros si esos muchachos en calzones correteando tras una pelota con la que todos quieren hacerse provocan ese maremagnum de reacciones en cadena. Incluso piensa: “Mea culpa. Soy un bruto. No veo la vertiente de cultura general que proclaman que tiene quienes me lo venden”. Y se pregunta, él que no es daltónico, por qué ahora llaman “la roja” a la selección española (¿sentimiento de culpa mal digerida, de vergüenza inadmitida, de repudio sutil y bajo cuerda?).

Y sigue en sus trece. Sin levantar la voz contra los nuevos ídolos, porque todos necesitamos creer y cada cual se busca en qué. Sin levantar la voz, acobardado, porque teme exponer su opinión minoritaria en una época global y alienante, sería como tirar guijarros contra sus propios cristales.

Pero, haciendo acopio de una gran paciencia y un cierto complejo de inferioridad por no comprender lo que para la mayoría es diáfano, escribe esto ante una pantalla gigante en un bar en el que espera a alguien. Y oye la desilusión en los exabruptos que las oportunidades de gol que no se alcanzan pone en los labios de sus prójimos. Y se siente en un mundo ancho y ajeno, seguro de estar en la cuerda floja, que es lo mismo que decir equivocado. Y lo respeta pero no lo comparte. Y da gracias: al fin y al cabo eso es la democracia, pertenecer a la opinión minoritaria y poder expresarla, poder dejar que ondee como una bandera sin temor al destierro ni la cárcel ni la muerte (¿el vacío qué importa?, la indiferencia no hace mella igual); aunque eso sí: sintiéndose un individuo fuera de juego y tal vez etiquetado de “ignorante cabezota” por no saber lo que casi nadie ignora y  por no dejarse llevar por los que saben…

Dejemos la medicina para cuando estemos enfermos, la educación para los niños  de otros, la justicia para resolver los conflictos que no hemos provocado y la investigación para el día de mañana que hoy cerramos por cese de negocio.

OPINIONES AJENAS

PROS Y CONTRAS DE LOS LIBROS FRENTE A LOS DISPOSITIVOS ELECTRÓNICOS DE LECTURA:

Si queréis pasar un rato divertido, pinchad sobre este enlace que me ha enviado por e-mail una amiga; veréis una buena argumentación a favor de ese valioso objeto que se nos llena de polvo en las estanterías y nos ensancha las circunvalaciones del cerebro.
http://www.youtube.com/watch?v=iwPj0qgvfIs&feature=player_embedde

Ahora qué ¿eh?, ¿ book 1 /ebook 0? Bueno, es broma, lo cortés no quita lo valiente. Todo es valioso si tiene el mismo fin. Tanto monta, monta tanto en papel como en pantalla… El caso es leer. Os dejo con vuestras lecturas.

PDT.: Una de cal y otra de arena…

Si queréis asistir a la argumentación contraria, pinchad en el siguiente enlace (sobre las maravillas que un iPad -uno de estos “cacharros” del futuro- puede hacer con un libro, p. ej., Alicia en el País de las Maravillas):

http://www.marlexsystems.org/alicia-en-el-pais-de-las-maravillas-para-el-ipad/10154/

Hasta pronto

¿QUIÉN ENTIENDE HOY LA CARIDAD ?

 

Corría el final del anterior milenio (¡qué fuerte suena! ¿eh?) y me hacía una reflexión en voz baja y por escrito. Hoy la encuentro perdida entre los documentos dispersos de mi ordenador, ha pasado más de una década y nada ha cambiado. Bueno, algo irrelevante sí, las pesetillas ahora son los céntimos del euro, pero en el fondo todo sigue igual, ¿o no? Ojalá me equivocase…

Hoy en día, vivimos en una sociedad de dilatada conciencia y hacer atolondrado. Así, confraternizamos con personas de países lejanísimos y nos lavamos las manos con una caridad plausible, sí, si -además de aquéllos- la recibiesen quienes nos rodean a diario.

La limosna no es mala por sí misma, pero hay tantos desaprensivos que negocian con ella que ignoramos los destinos de las migajas de que nos desprendemos. ¿Llegarán esas pesetillas de las que prescindimos en nuestra vida anodina para aliviar sus males centenarios o no serán sino la propina con que acallar sus súplicas?

Aunque fuésemos indulgentes y pensásemos que nunca ha habido ni habrá indolencia ni malversación entre quienes dirigen, pongamos por caso, las ONGs, seamos implacables: ¿Las sobras del banquete de una minoría pueden llenar el estómago a las masas hambrientas del tercer mundo?

Es un juego peligroso éste de la caridad a gran escala. Nos la impone, sutil, quizá, el poder infame, ese que entrega por un lado lo que arrebata o hurta elevado a la enésima potencia por otro, porque detrás de toda mesa de despacho se sienta un hombre cuyo corazón una vez latió. ¿Qué significaría para un Estado que se precie o para cualquier multinacional, por muy denostada que esté, desprenderse del 0’7?

¿Y quién es el guapo que osa acusarlos de delinquir? Ya se sabe el refrán: “Quien hizo la ley hizo la trampa”. Y no siempre lo inmoral es ilegal. Saldría perdiendo el justiciero.

No es trivial la pregunta: ¿Por qué no les exigimos un 0’8, un 2’1 o un 20 % de nuestro producto interior bruto? Colonizadores, saqueadores, exportadores de plagas, los occidentales les curamos las heridas que nosotros mismos les infligimos con un remedio casero de nula calidad terapéutica, esa fatua caridad de la que nos pavoneamos.

Siento una congoja que me produce náuseas, mietras la cotización en bolsa de la empresa puntera del sector sigue en alza, al tiempo que las selvas pierden sus melenas y, casi calvas, empujan a otros seres vivos inermes, abatidos, sobrevivientes de una hedionda cloaca que antes fue su poblado, a buscarse la vida, el alimento, el agua, un hábitat humilde… y no pueden quejarse, si quiera, del precio estrangulador de una hipoteca.

No, no hay pretextos, la caridad siempre es poca y está inerme; hay tantos bandoleros, tantos traficantes, tantos hogazanes que, incluso, hoy aquí mismo, he detestado el silencio que nos envuelve y he sentido vergüenza de mi vecino, de mi compañero, de mí mismo… porque, sólo a dos metros, un niño lloraba sin consuelo y aquél tenía prisa; el segundo debió entregar a tiempo un documento y misteriosos contratiempos reiterados le impidieron una vez más abordarlo en el momento justo y del modo adecuado, aunque eso sí, un poco de jabón (buenas palabras e ineficaces acciones) y engatusó de nuevo a un jefe proclive a los halagos y no a los resultados ni a los hechos; y yo, porque sé que él no cumple y habla mucho, pero por no tener problemas cumplo cuanto puedo y callo con un corporativismo que detesto y le doy una coartada que no quise. Otra vez me cargo de un trabajo extra que ni una palabra ni un sobresueldo gratifican y entiendo por primera vez refranes viejos, que “la caridad empieza por uno mismo”, que “por la caridad entra la peste” o que “un santo triste es un triste santo”.

Y me siento tan inútilmente bueno como idiota y me doy pena y me dan pena; estoy triste, quizá sea triste, sé que su destino no lo cambiaremos individualmente y, sin embargo, en solitario y a diario cumplo y cumpliré lo mejor que pueda con mi trabajo como una ofrenda que les dedico a ellos, los que están tan lejos, usando como intermediarios a estos que sí que tengo al lado y que esperan que yo no los defraude.